¿Cómo influyen Francia y Rusia en la rivalidad greco-turca?

por Andrew Korybko para OneWorld

Francia y Rusia están jugando un papel importante a la hora de influir en la competencia greco-turca en el Mediterráneo oriental. Ese segundo par de estados son miembros de la OTAN, pero se acusan mutuamente de provocaciones regionales relacionadas con sus respectivos reclamos territoriales. Grecia también cree que el acuerdo fronterizo marítimo de Turquía con Libia del año pasado infringe su soberanía. Las dos naciones vecinas también tienen enfoques opuestos para resolver el conflicto congelado del cercano Chipre. Es en este contexto tenso que Francia está mejorando sus relaciones militares con Grecia, mientras que Rusia hace lo mismo con Turquía.

Francia y Grecia firmaron un acuerdo de defensa naval de aproximadamente € 3 mil millones a principios de esta semana, para que París equipe a Atenas con tres fragatas. También hay una cláusula que obliga a los dos países a ayudarse mutuamente si son atacados. El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, dijo que no desea una carrera armamentista con Turquía, pero también expresó su preocupación sobre si la cláusula de defensa mutua del Artículo 5 de la OTAN se aplicaría si un miembro ataca al otro. Esto sugiere que el eje de defensa mutua franco-griego, explícitamente estipulado dentro de la OTAN, está impulsado en parte por los temores de que el líder estadounidense del bloque no se apresure a rescatar a Atenas si choca con Ankara.

Mientras esto sucedía, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se reunió con su homólogo ruso Vladimir Putin en Sochi. La transcripción oficial del Kremlin de las palabras de bienvenida, señala que ambos líderes elogiaron el excelente estado de las relaciones entre ellos. The New York Times luego publicó una entrevista con el líder turco, realizada la semana anterior, en la que defendió la adquisición de los sistemas de defensa aérea S-400 por parte de su país, que desencadenó sanciones estadounidenses. The Middle East Eye informó que el presidente Erdogan dijo a los periodistas en el vuelo de regreso de Sochi que su país trabajará en estrecha colaboración con Rusia en los ámbitos del  Espacio, motores a reacción, submarinos y buques de guerra.

La búsqueda de Turquía de una política exterior equilibrada entre sus socios tradicionales de la OTAN y Rusia está motivada por sus preocupaciones sobre el bloque liderado por Estados Unidos, que son algo similares a las de Grecia. El presidente Erdogan ha condenado a su aliado estadounidense en numerosas ocasiones por armar a grupos kurdos sirios que su gobierno considera terroristas. Los funcionarios turcos también insinuaron que Estados Unidos podría haber jugado un papel en el fallido intento de golpe de Estado del verano de 2016. Culpan a Fethullah Gulen por organizarlo y creen que no podría haberlo hecho sin que Estados Unidos, al menos, lo hubiera sabido de antemano desde que está radicado en ese país.

El denominador común que impulsa las asociaciones militares recientemente mejoradas de Francia y Rusia con sus rivales Grecia y Turquía, respectivamente, es, por lo tanto, las preocupaciones de esos dos países del Mediterráneo oriental sobre la confiabilidad de su aliado estadounidense. Aunque los ex presidentes de los Estados Unidos, Barack Obama y Donald Trump, parecían estar más cerca de Grecia que de Turquía, como parece estarlo el actual presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, Atenas todavía sospecha que Washington no lo defendería resueltamente si hubiera un enfrentamiento con Ankara, debido a la consecuencias geoestratégicas de gran alcance que podrían acompañar a ese escenario.

Desde la perspectiva opuesta, Turquía sospecha que Estados Unidos está tratando de socavar su seguridad financiera y nacional a través de medios económicos y armando a los grupos kurdos sirios para presionar al país para que revierta su política exterior cada vez más independiente. El anuncio del primer ministro Mitsotakis a principios de esta semana de que “Estamos a punto de firmar … un nuevo acuerdo de cooperación y defensa mutua de cinco años con Estados Unidos” sugiere que Estados Unidos podría apoyar seriamente a Grecia contra Turquía si esos dos chocan. Esto podría haber influido en Turquía para acelerar la mejora de los lazos con Rusia, especialmente en el ámbito militar.

Para concluir, la reciente falta de confiabilidad de Estados Unidos como aliado inspiró a Grecia y Turquía a buscar socios militares más confiables como Francia y Rusia, respectivamente, en un intento por restaurar el equilibrio estratégico regional entre ellos y protegerse contra el escenario de Estados Unidos apoyando a su rival en un futuro posible choque. Los pasos que Estados Unidos está considerando tomar con Grecia podrían inclinar la balanza contra Turquía y posiblemente incluso sentar las bases para reparar las relaciones con Francia que fueron dañadas inesperadamente por la alianza sorpresa AUKUS de mediados de septiembre. En respuesta, se espera que los lazos militares turco-rusos se expandan en paralelo para mantener el equilibrio regional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *