Mirada Multipolar | G20: Energía, finanzas y pandemia

Mirada Multipolar | G20: Energía, finanzas y pandemia

por Sebastián Tapia

El G20 vuelve a reunirse presencialmente tras la pandemia de COVID-19. La cita en Roma plantea cómo reorganizar las relaciones entre las grandes potencias mundiales en el escenario de pos-pandemia y favorece el contacto bilateral entre los asistentes. Energía, pandemia, finanzas e impuestos son los principales temas de la cumbre.

Todos los caminos conducen a Roma

Joseph Biden llegó a Roma unos días antes del comienzo de la reunión del G20, para poder encontrarse con el primer ministro de Italia y mantener un encuentro con el Papa Francisco. Biden es el segundo presidente católico de los Estados Unidos y se encuentra enfrentado con la Conferencia Episcopal estadounidense por su posición en favor del derecho al aborto. Más allá de resolver cuestiones religiosas personales, Biden trae a la mesa del G20 cuatro grandes temas: la provisión de energía a nivel mundial, la restauración de las cadenas de suministros globales, la relación con sus aliados europeos y el apoyo a la propuesta de un impuesto mundial a las grandes empresas.

En el primer día de reunión del G20, Joe Biden instó  a los principales países productores de energía del G20 con capacidad sobrante (Arabia Saudita en petróleo y Rusia en gas natural)  a aumentar la producción para garantizar una recuperación económica mundial. La presión sobre estos países se da en un momento en que el precio del gas europeo llega a un punto máximo – en medio de tensiones en el este de Ucrania, la falta de habilitación del gasoducto Nordstream II y la negativa de países europeos a negociar contratos a largo plazo – y mientras se negocia con la OPEP un aumento de la producción para lograr una baja del precio del petróleo.

En el segundo día, la propuesta de debate por parte de Estados Unidos es identificar y mejorar los puntos débiles de las cadenas de suministros globales, que fueron afectadas seriamente por la pandemia de COVID-19. Los problemas logísticos creados a partir de las cuarentenas y la falta de trabajadores en logística han creado cuellos de botella en los suministros de materias primas y de bienes de consumo. Lo cual se vuelve más serio ante el aumento de la demanda estacional por la época de fiestas navideñas y de fin de año.

En cuanto a mejorar la relación con los aliados estadounidenses, Biden recurrió a una serie de reuniones bilaterales. En su encuentro con el presidente francés, Emmanuel Macron, el presidente estadounidense se disculpó por la manera en la que se llevó adelante la negociación del AUKUS pero no dió un paso atrás con respecto a la construcción de submarinos para Australia:

“Lo que hicimos fue torpe. No se hizo con mucha gracia. Tenía la impresión de que habían sucedido cosas que no habían sucedido, pero quiero dejar claro que Francia es un socio extremadamente, extremadamente valorado. Extremadamente, es una potencia en sí misma”

La respuesta de Macron muestra que ambos países siguen manteniendo muchos intereses en común, más allá de lo que ellos definieron como una “puñalada en la espalda”:

“Para mí, lo importante es que en las últimas semanas hemos construido acciones muy concretas para reforzar la asociación en el Sahel. Se ha aclarado lo que significa la defensa europea y su total compatibilidad con la OTAN, pero también lo que significa la soberanía europea y su importancia para su seguridad global, y ésta es una aclaración extremadamente importante”.

Otro miembro de la OTAN con quien se había deteriorado la relación bilateral es Turquía. Biden se reunió con Erdogan para intentar recomponer la relación. Por un lado, Estados Unidos le pide un mayor respeto a los derechos humanos, cuestión que la semana pasada casi termina con la expulsión del embajador estadounidense y otros 9 embajadores occidentales. Por otro lado, Turquía requiere la compra de nuevos aviones F-16 con el excedente de la inversión que hizo en el programa F-35, del cual fue expulsada por haber comprado misiles antiaéreos a Rusia. Ambos temas fueron tratados en la reunión y quedaron en continuar la negociación.

En otra reunión al margen del G20, se emitió un comunicado entre Estados Unidos, Francia, Alemania y el Reino Unido, en el cual Biden se compromete a volver a la mesa de negociación del Acuerdo Nuclear con Irán. El nuevo compromiso estadounidense sería que no se retirarán del acuerdo, a menos que Teherán viole el pacto. Esto sucede dos días después que el principal negociador iraní anuncia que Irán estaría dispuesto a volver a negociar hacia finales de Noviembre.

Un impuesto global

Uno de los logros de la diplomacia estadounidense en este G20 fue lograr el apoyo de las otras naciones para el establecimiento de un impuesto mínimo global a las grandes empresas del 15%. La medida fue aprobada al finalizar el primer día del G20, pero entrará en vigencia lentamente hasta ser efectiva en 2023.

Si bien es un paso adelante para evitar la competencia desleal que las guaridas fiscales realizan contra los otros estados, el proyecto tiene algunas desventajas que ya hemos comentado antes. El porcentaje del 15% es muy cercano al que cobran estas guaridas fiscales y lejano de la mayoría de los estados, la recaudación de este impuesto favorece principalmente a las economías más grandes, entre otras.

La posición rusa

El presidente ruso, Vladimir Putin, no asistió personalmente al encuentro. En su lugar participó el canciller, Sergei Lavrov, quien mantuvo las reuniones bilaterales con otros estados. Sin embargo, Putin participó del plenario mediante videoconferencia.

En su mensaje, Putin realizó un análisis de la situación económica mundial, haciendo incapié en el aumento de los déficit presupuestarios durante la pandemia:

“Mientras que en 2017-2019, el déficit presupuestario promedio fue de alrededor del 3.8 por ciento del PIB, creció al 11.2 por ciento en 2020 en medio de la pandemia. Este año, aunque ligeramente más bajo, el déficit presupuestario sigue siendo bastante alto, con un 8,7 por ciento. Me gustaría señalar que Estados Unidos representará el 40 por ciento de los déficits presupuestarios de los países del G20 combinados en 2020-2021. Digo esto porque todos entendemos muy bien que el estado de la economía estadounidense es lo que determina el estado de la economía global.”

Putin identifica en estos déficits desorbitados, principalmente el estadounidense, la causa de la inflación que sufrimos a nivel mundial y el peor escollo para la reactivación post-pandemia:

“El estímulo excesivo se ha traducido en una falta generalizada de estabilidad, precios crecientes de bienes y activos financieros en ciertos mercados como energía, alimentos, etc. Una vez más, los importantes déficits presupuestarios de las economías desarrolladas son la principal causa de estos desarrollos. Con la persistencia de estos déficits, existe el riesgo de una alta inflación global en el mediano plazo, lo que no solo aumenta el riesgo de menor actividad empresarial sino que refuerza y ??exacerba la desigualdad que también se mencionó hoy.”

Como solución al problema del déficit no propuso austeridad, sino:

“normalizar las políticas presupuestarias y monetarias, mejorar la calidad de la gestión de la demanda en la economía y actualizar las prioridades económicas, y priorizar principalmente la superación de la desigualdad y el impulso del bienestar público.”

En cuanto a la pandemia, sostuvo que hay proteccionismo y una competencia deshonesta que impide que todo el mundo pueda acceder a las vacunas. Para mejorar la circulación y favorecer el restablecimiento de lazos comerciales y turísiticos propuso “instruir a los ministerios de salud del G20 para que aborden la cuestión del reconocimiento mutuo de los certificados nacionales de vacunación en el plazo más breve posible.”

En respuesta a la presión estadounidense y europea para aumentar el suministro de gas, Putin respondió que el mercado energético es un juego de a dos:

“Suministrar energía asequible a los consumidores es extremadamente importante y nuestros colegas acaban de hablar de ello. Me gustaría añadir que la estabilidad de los mercados energéticos mundiales depende directamente de la conducta responsable de todos los participantes del mercado, tanto los productores de energía como los consumidores de energía, teniendo debidamente en cuenta los intereses a largo plazo de cada una de las partes.”

Argentina: la deuda y la transición ecológica

El presidente argentino, Alberto Fernández, también participó personalmente de la reunión del G20 en Roma. Viajó acompañado por el ministro de Relaciones Exteriores, Santiago Cafiero,  y el de Economía, Martín Guzmán. Entre los tres llevaron adelante una serie de encuentros bilaterales con el objetivo de mejorar la posición de negociación argentina con el FMI, en cuanto a la deuda contraída por el gobierno anterior.

Fernández se reunió con la canciller alemana Angela Merkel, con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, con el presidente francés, Emmanuel Macron, con el presidente del Gobierno español Pedro Sánchez, con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen y mantuvo un encuentro virtual con Vladimir Putin, el presidente de Rusia. La estrategia es reunir la mayor cantidad de apoyo posible de los países europeos, que cuentan con una participación importante en el FMI. Sin embargo, no pudo realizar una bilateral con Joseph Biden, siendo que Estados Unidos es el principal accionista del FMI. Pero pudo lograr un encuentro casual donde expresaron su voluntad de una pronta reunión.

Con respecto al FMI, Fernández sostuvo una bilalteral con la Directora Gerenta del FMI, Kristalina Georgieva en la embajada argentina en Roma. La reunión fue considerada buena y continuará el diálogo el lunes Martín Guzmán, cuando se reuna con Julie Kozack, la vicedirectora para el Hemisferio Occidental del FMI.

El discurso de Alberto Fernández el primer día del G20 se enfocó en la deuda y de cómo debe mejorarse el sistema financiero internacional:

“La deuda externa que mi gobierno heredó con el Fondo Monetario Internacional y que hoy estamos afrontando es un claro ejemplo de lo que está mal: única en la historia por su monto y por sus condiciones de repago, aprobada para favorecer a un gobierno en la coyuntura, acaba condenando a generaciones que miran impávidas el destino que les ha sido impuesto”

En este caso, considera que la deuda también es un juego de a dos. No sólo es responsabilidad de quién pide el préstamo, sino también del organismo que lo autoriza e impone las condiciones de pago:

“son tan responsables los que se endeudaron sin atender las ruinosas consecuencias sobrevinientes, como los que dieron esos recursos para financiar la fuga de divisas en una economía desquiciada”

En el segundo día, Fernandez vinculó el tema del financiamiento internacional con el de la acción para evitar el cambio climático, una antesala a la reunión COP 26 a la que asistirá en Glasgow a partir del lunes.

“La justicia ambiental requiere justicia financiera global. Sin financiamiento sostenible no habrá desarrollo sostenible. Los recursos para la implementación del Acuerdo de París siguen siendo insuficientes, especialmente para los países más desfavorecidos.”

También resaltó la desigualdad con la que los países afrontan la transición a una economía más verde, marcando la diferencia entre los más desarrollados y los que están en desarrollo.

“Son los países desarrollados quienes más se beneficiaron del uso intensivo de los recursos ambientales del planeta durante los últimos siglos. Por eso es esencial el concepto de responsabilidades comunes pero diferenciadas. Los países que produjeron la mayor huella ambiental son los mismos que dominan las tecnologías que pueden reducir el impacto de la producción sobre el medio ambiente. Esta transición tendrá sobre ellos un efecto positivo, no solo en materia ambiental, sino sobre la producción y el empleo.”

Y destacó que los países de ingresos medios, como la Argentina, son quienes más tienen para perder en esta transición:

“Para nosotros el impacto de esta transición puede ser negativo en términos de cohesión social. Al mismo tiempo y dada la primarización de nuestras exportaciones, es imprescindible que las nuevas reglas ambientales estén respaldadas en evidencia científica para que no constituyan una barrera injustificada al comercio. El deterioro de la casa común reclama revisar sus cimientos. No es suficiente con una renovación cosmética.”

No parece haber un resultado claro de esta reunión del G20. El impuesto global mínimo a las grandes empresas es un acuerdo palpable, aunque de dudosa eficacia. Lo que deja en claro esta reunión en Roma es que todos los países, desarrollados o no, coinciden en identificar las amenazas globales. Pero el abordaje de estos problemas sigue siendo difícil a escala global si no se tiene en cuenta las asimetrías entre los distintos actores.

¿Cómo influyen Francia y Rusia en la rivalidad greco-turca?

¿Cómo influyen Francia y Rusia en la rivalidad greco-turca?

por Andrew Korybko para OneWorld

Francia y Rusia están jugando un papel importante a la hora de influir en la competencia greco-turca en el Mediterráneo oriental. Ese segundo par de estados son miembros de la OTAN, pero se acusan mutuamente de provocaciones regionales relacionadas con sus respectivos reclamos territoriales. Grecia también cree que el acuerdo fronterizo marítimo de Turquía con Libia del año pasado infringe su soberanía. Las dos naciones vecinas también tienen enfoques opuestos para resolver el conflicto congelado del cercano Chipre. Es en este contexto tenso que Francia está mejorando sus relaciones militares con Grecia, mientras que Rusia hace lo mismo con Turquía.

Francia y Grecia firmaron un acuerdo de defensa naval de aproximadamente € 3 mil millones a principios de esta semana, para que París equipe a Atenas con tres fragatas. También hay una cláusula que obliga a los dos países a ayudarse mutuamente si son atacados. El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, dijo que no desea una carrera armamentista con Turquía, pero también expresó su preocupación sobre si la cláusula de defensa mutua del Artículo 5 de la OTAN se aplicaría si un miembro ataca al otro. Esto sugiere que el eje de defensa mutua franco-griego, explícitamente estipulado dentro de la OTAN, está impulsado en parte por los temores de que el líder estadounidense del bloque no se apresure a rescatar a Atenas si choca con Ankara.

Mientras esto sucedía, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se reunió con su homólogo ruso Vladimir Putin en Sochi. La transcripción oficial del Kremlin de las palabras de bienvenida, señala que ambos líderes elogiaron el excelente estado de las relaciones entre ellos. The New York Times luego publicó una entrevista con el líder turco, realizada la semana anterior, en la que defendió la adquisición de los sistemas de defensa aérea S-400 por parte de su país, que desencadenó sanciones estadounidenses. The Middle East Eye informó que el presidente Erdogan dijo a los periodistas en el vuelo de regreso de Sochi que su país trabajará en estrecha colaboración con Rusia en los ámbitos del  Espacio, motores a reacción, submarinos y buques de guerra.

La búsqueda de Turquía de una política exterior equilibrada entre sus socios tradicionales de la OTAN y Rusia está motivada por sus preocupaciones sobre el bloque liderado por Estados Unidos, que son algo similares a las de Grecia. El presidente Erdogan ha condenado a su aliado estadounidense en numerosas ocasiones por armar a grupos kurdos sirios que su gobierno considera terroristas. Los funcionarios turcos también insinuaron que Estados Unidos podría haber jugado un papel en el fallido intento de golpe de Estado del verano de 2016. Culpan a Fethullah Gulen por organizarlo y creen que no podría haberlo hecho sin que Estados Unidos, al menos, lo hubiera sabido de antemano desde que está radicado en ese país.

El denominador común que impulsa las asociaciones militares recientemente mejoradas de Francia y Rusia con sus rivales Grecia y Turquía, respectivamente, es, por lo tanto, las preocupaciones de esos dos países del Mediterráneo oriental sobre la confiabilidad de su aliado estadounidense. Aunque los ex presidentes de los Estados Unidos, Barack Obama y Donald Trump, parecían estar más cerca de Grecia que de Turquía, como parece estarlo el actual presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, Atenas todavía sospecha que Washington no lo defendería resueltamente si hubiera un enfrentamiento con Ankara, debido a la consecuencias geoestratégicas de gran alcance que podrían acompañar a ese escenario.

Desde la perspectiva opuesta, Turquía sospecha que Estados Unidos está tratando de socavar su seguridad financiera y nacional a través de medios económicos y armando a los grupos kurdos sirios para presionar al país para que revierta su política exterior cada vez más independiente. El anuncio del primer ministro Mitsotakis a principios de esta semana de que “Estamos a punto de firmar … un nuevo acuerdo de cooperación y defensa mutua de cinco años con Estados Unidos” sugiere que Estados Unidos podría apoyar seriamente a Grecia contra Turquía si esos dos chocan. Esto podría haber influido en Turquía para acelerar la mejora de los lazos con Rusia, especialmente en el ámbito militar.

Para concluir, la reciente falta de confiabilidad de Estados Unidos como aliado inspiró a Grecia y Turquía a buscar socios militares más confiables como Francia y Rusia, respectivamente, en un intento por restaurar el equilibrio estratégico regional entre ellos y protegerse contra el escenario de Estados Unidos apoyando a su rival en un futuro posible choque. Los pasos que Estados Unidos está considerando tomar con Grecia podrían inclinar la balanza contra Turquía y posiblemente incluso sentar las bases para reparar las relaciones con Francia que fueron dañadas inesperadamente por la alianza sorpresa AUKUS de mediados de septiembre. En respuesta, se espera que los lazos militares turco-rusos se expandan en paralelo para mantener el equilibrio regional.

Rusia Unida se juega la mayoría parlamentaria

Rusia Unida se juega la mayoría parlamentaria

por Sebastián Tapia

Este fin de semana Rusia acude a las urnas para conformar su Duma Estatal, el parlamento nacional. Si bien el favorito sigue siendo el partido de gobierno, Rusia Unida, se espera que tenga una performance menor a la de 2016. Son muchos cargos los que están en disputa, pero siempre el apoyo a la presidencia de Putin es un factor importante a tener en cuenta.

¿Qué se vota?

La jornada única de votación engloba varias elecciones en una, de tres días de duración. Entre el 17 y el 19 de Septiembre se elegirán los 450 diputados nacionales de la Duma, los legisladores que componen los parlamentos de 39 de los 85 sujetos federales de Rusia y 12 gobernadores de región.

Los diputados nacionales se eligen de dos maneras distintas: el 50% (225 bancas)  son elegidos en circunscripciones uninominales por mayoría simple y el otro 50% en listas cerradas con todo el país como una sola circunscripción y con un umbral electoral del 5%.

Si bien el sistema político está hegemonizado por el partido de gobierno, Rusia Unida, seguido en menor grado por el Partido Comunista de la Federación Rusa y el Partido Liberal-Democrático (LDPR), el sistema de partidos ruso cuenta con 14 partidos que se presentarán a elección:

  1. Alternativa Verde
  2. Comunistas de Rusia
  3. Gente Nueva
  4. Los Verdes
  5. Partido Comunista de la Federación de Rusia
  6. Partido del Crecimiento
  7. Partido de los Jubilados
  8. Partido Liberal-Democrático (LDPR)
  9. Partido Ruso por la Libertad y la Justicia
  10. Patria
  11. Plataforma Civil
  12. Rusia Justa – Por la Verdad
  13. Rusia Unida
  14. Yabloko 

Nuevos mecanismos

La novedad en esta elección pasa por la manera de votar. Tanto la pandemia del COVID-19 como la digitalización de los servicios del estado han llevado al mantenimiento de tres formas distintas de votar: el voto presencial en el centro electoral, el voto desde el hogar o el voto en línea.

El voto presencial en el centro electoral es la manera tradicional, acudiendo a la escuela del barrio donde se encuentran las urnas. Uno puede ver con antelación el lugar a donde le corresponde ir a través de una página web o puede anotarse antes de la fecha de votación para cambiar ese lugar si uno sabe que no se va a encontrar en su barrio en la fecha del comicio.

En caso de no poder acudir a un centro de votación, debido a una enfermedad, discapacidad o porque se encuentra asistiendo a un familiar a tiempo completo, uno puede anotarse para que la comisión electoral envíe la urna, boletas  y las autoridades correspondientes a su domicilio para poder sufragar.

La tercer manera de votar es a través de internet. Uno puede anotarse, en los días previos al comicio, en un registro que le permite acceder a una página web especial para votar. Esta página corrobora la identidad del votante a través del sistema de servicios electrónicos del Estado, de la misma manera en que se identifica a los ciudadanos para otros trámites. Esta novedosa manera de votar, criticada por la oposición por la falta de transparencia hacia aquellos partidos fuera del gobierno, fue la que eligió el presidente Vladimir Putin para emitir su voto. Actualmente, Putin se encuentra aislado en su domicilio debido a que es un contacto estrecho de casos positivos de COVID-19.

El sistema de voto a través de internet está disponible sólo en algunas regiones de Rusia: las regiones de Kursk, Moscú, Murmansk, Nizhny Novgorod, Rostov, Yaroslavl o Sebastopol.

Sin embargo, este sistema electrónico es un claro objetivo para la intervención extranjera. El gobierno ruso denunció que en el primer día de elecciones el sistema recibió dos ciberataques coordinados con 5 minutos de distancia. El 50% de las solicitudes a los servidores procedieron de Estados Unidos, el 25% de Alemania y el 5% de Ucrania. Esto parece una respuesta del supuesto hackeo de las elecciones estadounidenses por agentes rusos, pero va en contra de lo acordado entre Biden y Putin en la cumbre de Ginebra.

La comisión central electoral anunció que recibirá a 249 observadores internacionales de 55 países, los cuales podrán recorrer los centros de votación y asistir a los centros de monitoreo. En estos centros se pueden observar las cámaras que vigilan todos los centros de votación de todo el país en vivo, para controlar a distancia el proceso.

Rusia Unida no es Putin

Si bien el partido asociado a estos 20 años de gobierno del presidente Vladimir Putin es Rusia Unida, él no está afiliado al partido y su base electoral es mucho más amplia. En las elecciones parlamentarias anteriores, en 2016, Rusia Unida obtuvo 55,23% de los votos y 343 escaños. Esto le permitió tener una mayoría calificada en la Duma y promover incluso cambios constitucionales. Aún así, el apoyo popular a Putin es mayor que al partido. En las elecciones presidenciales de 2018 obtuvo 76,69% de los votos.

De acuerdo a las encuestas realizadas antes de las elecciones, se espera que Rusia Unida pierda esa mayoría calificada. Hay una gran dispersión en el porcentaje en el cual se maneja la intención de voto, entre el 25% y el 35%, pero es claramente inferior al 55% del 2016. Gran parte de la caída en la preferencia por Rusia Unida viene de mitades de 2018, desde que se aumentó la edad de jubilación. La oposición a esa medida antipopular fue capitalizada por el Partido Comunista de la Federación Rusa quien viene ascendiendo en las encuestas, aunque igualmente está a más de 10% de distancia.

 

Mirada Multipolar | Eurasia se consolida como un espacio integrado

Mirada Multipolar | Eurasia se consolida como un espacio integrado

por Sebastián Tapia

Dos avances en la integración euroasiática tuvieron lugar esta semana. Por un lado, se anunció un tratado de cooperación entre la Unión Económica Euroasiática y la Organización de Cooperación de Shangai. Por otro, se adoptaron nuevos programas de integración económica entre Rusia y Belarús en el marco de su Estado de la Unión.

Acuerdo entre organizaciones

Sobre el cierre del Foro Económico Oriental, en la ciudad de Vladivostok, el responsable de Integración y Macroeconomía de la Comisión Económica Euroasiática, Sergei Glazyev, anunció que en pocos días se firmará un acuerdo de colaboración entre la Unión Económica Euroasiática (UEE) y la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS).

La cooperación entre ambas permitirá un mayor intercambio económico y la incorporación de dos estados más occidentales, Belarús y Armenia, a la lógica de la integración del Asia central. A la vez, la UEE ya cuenta con acuerdos de libre comercio con Vietnam y Singapur, además de estar negociando uno con Irán. Si a esto sumamos el proyecto chino de la Franja y la Ruta, pronto se verá en todo el espacio eurasiático un nivel de integración económica no visto anteriormente en la región.

Se consolida el Estado de la Unión

Los presidentes Vladimir Putin y Alexandr Lukashenko cerraron el jueves un acuerdo de integración económica entre Rusia y Bielorrusia en el marco de su Unión Estatal. El viernes, los 28 programas que incluye el acuerdo fueron revisados y aprobados por el Consejo de la Unión de Rusia y Belarús, que reúne a los ministros de gobierno de ambos países.

Los programas avanzan sobre la integración económica entre ambos países, principalmente en la coordinación de política macroeconómica en la armonización de cuestiones legales. En este case se trabajó sobre el procedimiento en los casos de bancarrotas y las legislaciones para luchar contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo.

Rusia y Belarús acordaron unificar sus sistemas de pagos y plataformas de comunicaciones financieras, además de la regulación de las monedas nacionales. También están trabajando en un acuerdo para recaudar impuestos indirectos y establecer un sistema para administrar estos impuestos dentro de la Unión.

En cuanto a una de las medidas más discutidas para el Estados de la Unión, la presidenta del Banco Central de Rusia, Elvira Nabiúllina, explicó que “la creación de una moneda única para ambos estados es aún prematura”. La posibilidad de renunciar a una política monetaria inquieta tanto a Minsk como a Moscú, especialmente por el ejemplo que ven en sus vecinos de la Unión Europea. En palabras del presidente Putin:

“En una determinada situación podrían usar la devaluación pero no pueden, no tienen una moneda nacional, mientras que el euro es una moneda fuerte. Eso es todo, ¿y qué deberían hacer? Solo hay una forma: es subir los precios de todo, y esto está plagado de dificultades sociales, consecuencias (…) Es por eso que debemos actuar con mucho cuidado, analizar los pros y los contras, los aspectos positivos de nuestros vecinos y los ejemplos negativos. Estamos tratando de hacer esto”

Con respecto a la integración política, la creación de un parlamento común está pensada para una fase posterior de la integración. Putin lo explica así:

“hará falta antes crear una base económica y avanzar en las cuestiones de ámbito político (…) para dotarnos de un Parlamento común se necesitará todavía crecer”.

Además del acuerdo, se anunció que Moscú concederá a Minsk créditos a entregar en 2022 por valor de más de 600 millones de euros, lo que será beneficioso para Lukashenko ante la continua imposición de sanciones por parte de la Unión Europea.

Los dos gobiernos se dieron tiempo para establecer hasta julio de 2022 los principios para el funcionamiento de un mercado único de gas. Además se comprometieron a suscribir un convenio para unificar sus mercados de petróleo y sus derivados, entre otras medidas. Esto le permitirá acceder a un precio menor del gas ruso, reduciendo aún más el costo de producción de las fábricas bielorrusas. La conformación de este mercado único de gas ayudará a redefinir el mercado de gas europeo, junto con la inauguración del gasoducto Nord Stream 2, que acaba de terminar su construcción.

La seguridad en el frente occidental

En paralelo con los acuerdos económicos y políticos entre Rusia y Belarús, ambos países han comenzado una maniobras militares conjuntas, los ejercicios Západ 2021, en los que participan unos 200.000 militares, mas de 80 aviones y helicópteros y 760 vehículos, incluyendo 290 tanques, 240 sistemas de artillería y 15 navíos. A los ejercicios también fueron invitados contingentes de Armenia, India, Kazajistán, Kirguistán y Mongolia.

Ambos países encuentran más amenazas a su supervivencia en su flanco occidental que en el oriental, principalmente por la ampliación que ha sostenido la OTAN en las últimas décadas y el aumento de tensión que se dió en Ucrania, a principios de año, y con los vecinos de Belarús tras las elecciones del año pasado.

Y la tensión en la región no se reduce. Actualmente, las fronteras con Polonia y con Letonia y Lituania han sido militarizadas, debido a una crisis migratoria de refugiados afganos, iraquíes y sirios. Mientras que el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, declaró este viernes que Ucrania está lista para ser miembro de la OTAN. Sostiene que Ucrania se ha vuelto necesaria para occidente:

“Creo que sin Ucrania la OTAN saldría perdiendo, creo que sin Ucrania la UE se iría debilitando poco a poco”

Ante el aumento de la tensión en su frontera occidental, es lógico que ambos países, Rusia y Belarús, se esfuercen por integrarse entre ellos y con sus vecinos orientales. La idea de una “Casa Común Europea”, como soñaba Gorbachov o de una “Europa unida desde Lisboa a Vladivostok”, como promovía Vladimir Putin años atrás deberá esperar un tiempo más. Mientras tanto, China se presenta como un socio confiable para trabajar con toda la región euroasiática.

Mirada Multipolar | El Oriente ahora es más atractivo para Rusia

Mirada Multipolar | El Oriente ahora es más atractivo para Rusia

por Sebastián Tapia

Rusia aprovecha las buenas condiciones climáticas estivales para promover la inversión extranjera y el desarrollo regional. El verano comienza con el Foro Económico Internacional de San Petersburgo y termina con el El Foro Económico Oriental, en la ciudad de Vladivostok. Este último tuvo lugar del 2 al 4 de Septiembre y atrajo a varios líderes de la región para discutir el desarrollo económico y social del Asia-Pacífico, así como temas de cooperación regional.

El foro tiene lugar en los terrenos de la Universidad Federal del Lejano Oriente, donde se realiza cada año desde 2015, y concentra muchas mesas de debate y promoción de proyectos gubernamentales y privados en diferentes áreas económicas de la región. El 3 de Septiembre tuvo lugar la sesión plenaria, de la cual participaron el presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, el presidente de la República de Kazajstán, Kassym-Jomart Tokayev, y el presidente de Mongolia, Ukhnaagiin Khurelsukh, en vivo aunque a través de videoconferencia. El presidente de la República Popular China, Xi Jinping, el primer ministro de la República de la India, Narendra Modi, y el primer ministro del Reino de Tailandia, Prayut Chan-o-cha, enviaron mensajes grabados en video.

Desarrollando el Lejano Oriente

Putin comenzó su exposición nombrando los esfuerzos que se están realizando para mejorar las condiciones de inversión y producción en el este de Rusia. En sus palabras:

El volumen de inversión extranjera directa acumulada en el Lejano Oriente ruso casi se ha duplicado en los últimos seis años, alcanzando los 80.000 millones de dólares. El crecimiento industrial de la región superó el promedio nacional. Durante el mismo período, la producción industrial en la región ha mostrado una tasa de crecimiento de alrededor del 20 por ciento, o el doble de la tasa nacional. Los nuevos mecanismos especiales para apoyar la inversión de capital han permitido que más de 2.500 residentes se registren en los territorios de desarrollo prioritario y el puerto libre de Vladivostok. Se han creado 68.000 puestos de trabajo modernos. Se han lanzado proyectos globales en aviación, construcción naval, industria química, procesamiento de gas y logística en las regiones del Lejano Oriente, como la región de Amur, el territorio de Khabarovsk y el territorio de Primorye.

Se refirió al establecimiento de ventajas impositivas en una zona muy especial del Lejano Oriente, las islas Kuriles:

“Estamos planeando crear un paquete sin precedentes de beneficios e incentivos en las Islas Kuriles. Liberaremos a las empresas de muchos impuestos: impuestos sobre las ganancias, la propiedad, la tierra y el transporte durante un largo período de diez años. (…) Además, estableceremos una zona franca de aduanas en todo el territorio de las Kuriles. Será más fácil importar productos básicos y equipos y exportar productos terminados. No se cobrará IVA dentro de esta zona antes de que las mercancías salgan de las Kuriles.”

Esta zona es especial porque su soberanía es discutida por Japón, que perdió posesión de las islas tras la Segunda Guerra Mundial y ahora reclama 2 de las 4 islas, y es el principal impedimento para establecer un tratado de paz entre Rusia y Japón. Sobre esto, Putin recordó que hay fuertes inversiones japonesas en la región y dijo:

“Creemos que la ausencia del tratado de paz en nuestras relaciones es absurda. Además, tanto Rusia como Japón están interesados en la normalización completa y absoluta de las relaciones, considerando nuestro mutuo interés estratégico en desarrollar la cooperación.”

El presidente ruso también destacó que las inversiones se van a concentrar en la capacidad logística de la región, principalmente en la renovación de la línea férrea Baikal-Amur, que celebra su 50° aniversario, así como mejoras en los puertos de la región como Nakhodka y Vladivostok.

Pero no todas las inversiones son sólo en infraestructura. El gran problema de la región es la expulsión de la población adulta. Para eso se han tomado medidas para promover el crecimiento de la población desde 2019: beneficios de capital de maternidad en el nacimiento de un segundo hijo, pagos de suma global en el nacimiento del primer hijo y beneficios de pago mensual en el nacimiento de un tercer hijo y los hijos posteriores. También se busca mejorar los servicios públicos en la región, con una inversión de más de 70 mil millones de rublos en salud, una reconstrucción del sistema postal y sus establecimientos, la renovación de más de mil escuelas e hipotecas a baja tasa de interés para la mejora de las condiciones de vivienda.

Nuevos caminos

El objetivo de desarrollar la presencia rusa en el Lejano Oriente es aprovechar su posición geográfica para promover el control de lo que podrá ser una futura revolución en el sistema logístico mundial: la apertura de la Ruta Marítima del Norte, o Ruta Ártica.

Esta ruta busca comunicar la producción asiática con los mercados europeos, y norteamericanos también, a través de la navegación por el círculo polar ártico. Esto reduciría la navegación en varias semanas. La mayoría del recorrido se realiza por aguas territoriales rusas en el ártico, las cuales cada vez son más navegables debido al calentamiento global.

De acuerdo al presidente ruso:

Literalmente antes de la sesión plenaria, acabo de ver a nuestros colegas, los moderadores de las sesiones que se están llevando a cabo como parte del foro, se hizo una propuesta para lanzar una línea de transporte de contenedores a lo largo de la Ruta Marítima del Norte con regularidad durante todo el año. Ya he expresado mi opinión allí, y aquí también repasaré varias cosas: es necesario evaluar cuidadosamente, pero sin demora, las perspectivas de este corredor de transporte. Esto es vital y definitivamente debemos hacerlo; y lo haremos, pero tenemos que trabajar en la parte técnica. Necesitamos desarrollar la infraestructura portuaria, garantizar la seguridad, etc. Pero, sin duda, depara el futuro para los envíos globales desde Asia a Europa y viceversa.

La apertura de esta ruta no es una necesidad sólo de Rusia. Incluso Narendra Modi, en su discuso, se sumó al esfuerzo:

“Hoy me complace que uno de los astilleros más grandes de la India, Mazagon Docks Limited, se asocie con Zvezda para la construcción de algunos de los barcos comerciales más importantes del mundo. India y Rusia son socios en la exploración espacial a través del programa Gaganyaan. India y Rusia también serán socios en la apertura de la Ruta Marítima del Norte para el comercio internacional.”

Putin remarcó que el objetivo de esta nueva ruta es que esté abierta a todos los países que deseen usarla:

“Estamos bien con esto. Nos complace señalar que el paso por la Ruta Marítima del Norte más seguro y económicamente beneficioso es a través de las aguas territoriales rusas, nuestros mares internos. ¿Qué objeciones podríamos tener a esto? Estamos bien con eso. Y cuanto más utilicen todas las partes interesadas esta ruta, mejor. Agradecemos el interés de India, China y otros países asiáticos y europeos en esta cooperación. Creo que volveremos repetidamente a este tema en el Consejo Ártico, que mencioné y que estamos presidiendo actualmente.”

Un futuro más amigable con el medio ambiente

Todos los participantes expusieron sus esfuerzos por adoptar tecnologías más verdes y reducir su impronta de carbono. Vladimir Putin nombró algunos de los proyectos que se están llevando adelante en la región del Lejano Oriente:

“Las fuentes de energía fiables y respetuosas con el medio ambiente, incluidas las autónomas, son vitales para el Lejano Oriente con su vasto territorio y ciudades remotas. Estos proyectos ya se están implementando. Una central nuclear termoeléctrica flotante, la unidad de energía Akademik Lomonosov, ya está funcionando en Chukotka; en Buriatia se puso en marcha la planta de energía solar Toreyskaya con una capacidad de 90 MW; Se planean plantas de metanol en Nakhodka y la región de Amur, y el metanol puede usarse no solo como materia prima para la producción química, sino también como combustible de próxima generación, principalmente para el transporte marítimo. Pido al Gobierno ya las autoridades regionales que brinden la máxima asistencia en la implementación de estos proyectos.”

Tokayev, el presidente de Kazajistán, habló de su plan nacional para reducir sus emisiones:

“En cuanto a Kazajstán, el carbón representa más del 70 por ciento de nuestro balance energético. Por eso nos interesan las tecnologías limpias. (…) Creo que Kazajstán anunció una estrategia lo suficientemente racional para lograr la neutralidad de carbono para 2060. Este período es lo suficientemente largo como para permitirnos modernizar todos los equipos relevantes y cambiar a nuevas tecnologías. Solo Dios sabe lo que pasará en 30 años, pero Dios ayuda a quienes se ayudan a sí mismos. Por eso debemos trabajar muy duro.”

Por su parte, el presidente de Mongolia, Ukhnaagiin Khürelsükh dijo:

“El clima y los ecosistemas cambiantes son nuestro problema común. Creo que este no es un problema de ningún país en particular, sino un problema global. Hoy, la pandemia de coronavirus es una prueba más de que hemos maltratado la naturaleza y el ecosistema. Es mi opinion personal. Es por esto que el desarrollo del sector de energía eléctrica renovable es una prioridad para la economía de nuestro país. Tenemos amplias oportunidades para todo esto, así como un gran potencial para desarrollar la producción de energía eólica y solar. Por esta razón, nuestros planes son elevar el nivel de producción de energía renovable al 20 por ciento del total para 2025 y alcanzar el 30 por ciento para 2030. También es muy importante tener interdependencia e interacción para la cooperación del sector energético en el noreste de Asia. (…) Proteger la Tierra es nuestro objetivo y trabajo común, así como el propósito de nuestra cooperación. Por ejemplo, el programa 100,000 Yurtas Solares se ha implementado en Mongolia desde 2005. Este programa proporciona energía a las familias nómadas; 100.000 familias nómadas utilizan paneles solares y eólicos móviles. Es de gran importancia para la preservación del ecosistema en nuestro país.”

Está claro que la región busca invertir en nuevos proyectos de desarrollo económico, pero sin abandonar su preocupación por el estado del medio ambiente. Muchos de los proyectos anunciados en esta región rica en recursos naturales son de carácter extractivo, pero a la vez se ha anunciado que se trata de implementar los métodos menos dañinos para eso. Si el objetivo es facilitar el establecimiento de población en la región y sus condiciones de vida, la situación ambiental debe ser respetada.

Seguridad regional

El tema que no podía quedar fuera del foro es el de la seguridad regional, a partir de la crisis en Afganistán tras la salida de los ejércitos occidentales y la toma del poder por el Talibán.

El presidente kazajo sintetizó la situación regional de manera breve:

Primero, definitivamente Afganistán no será el Afganistán que solía ser. Allí tienen un nuevo gobierno y es muy probable que el régimen haya venido para quedarse. (…) Tomamos nota de las declaraciones pacíficas, notamos que los líderes talibanes dicen que les gustaría tener relaciones amistosas con todos los países. Evidentemente, también afecta a los estados de Asia Central. En cualquier caso, me gustaría volver a la tesis inicial de que nosotros, los estados de Asia Central, especialmente aquellos que son parte de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, debemos mantenernos unidos porque los desarrollos son impredecibles.”

Sobre esa unidad regional aclaró específicamente:

“Me complace decir que sobre estas cuestiones tan delicadas tenemos una posición común con la Federación de Rusia y los miembros de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC). Recientemente, hubo una conferencia o cumbre de la OTSC a iniciativa del presidente de Rusia. Tuvimos una discusión detallada y significativa de todos los temas relacionados con Afganistán y decidimos adoptar una posición consolidada sobre los riesgos que emanan de ese país.”

Tokayev recordó que Kazajistán tiene un vínculo tradicional con Afganistán a través de la venta de alimentos, especialmente de trigo, por lo que cree que las relaciones económicas continuarán con quien sea que gobierne el país. Pero el reconocimiento del gobierno talibán dependerá primero de que Naciones Unidas deje de considerarlo como un movimiento terrorista.

Sobre esto, Putin reconoció que es necesario tener a alguien con quién negociar e influeciar, en este caso, el gobierno talibán:

“Rusia no está interesada en la desintegración de Afganistán y, si ocurre, no habrá nadie con quien hablar. Si este es el caso, debemos darnos cuenta de que cuanto antes se unan los talibanes a la familia de naciones civilizadas, más fácil será comunicarse con ellos e influir en ellos, hacer ciertas preguntas y sugerir, si no exigir, que observen ciertas reglas civilizadas. en el marco de estas relaciones civilizadas. En caso de desintegración, no habrá nadie con quien hablar. Existe el Movimiento Islámico de Uzbekistán y muchos otros en Afganistán y todo esto amenaza a nuestros aliados y vecinos. Teniendo en cuenta que no tenemos restricciones de visado y que el movimiento a través de las fronteras es libre, esto es muy importante para nosotros, para garantizar la seguridad de Rusia. Todos debemos aunar nuestros esfuerzos ahora para hacer frente juntos a estos problemas.”

 

El Foro Económico Oriental es una muestra más del alto nivel de coordinación política que se está construyendo entre las naciones asiáticas. No sólo a nivel de seguridad, sino también en lo económico – principalmente en cuanto a inversiones productivas. Hay que reconocer que China además prevee un aumento en las inversiones financieras en la región, por lo que anunció la apertura de una bolsa de valores en Beijing, que se suman a la de Shangai y Hong Kong. Rusia ahora prefiere enfocarse al futuro, al Este, y esperar a que Occidente reflexione y pueda volver a presentarse como un socio creíble a la hora de brindar estabilidad a la región y al mundo.

Mirada Multipolar | El orden post-pandemia se discute en San Petersburgo

Mirada Multipolar | El orden post-pandemia se discute en San Petersburgo

por Sebastián Tapia

El Foro Económico Internacional de San Petersburgo dejó unas cuantas novedades sobre el futuro de la política exterior y la economía rusa. Las decisiones anunciadas allí marcan la posición tomada por Rusia con respecto a qué mundo se busca organizar tras la pandemia, un par de semanas antes del encuentro entre Biden y Putin. Además, en esta edición, la Argentina fue invitada especial en dos ocasiones, en la sesión plenaria y en un panel entre inversores y productores de la vacuna Sputnik. El foro sirvió para mostrar el avance en la alianza estratégica integral firmada entre ambos países en 2015.

El foro de San Petersburgo

Todos los veranos rusos, desde 1997, se realiza el Foro Económico Internacional en la ciudad de San Petersburgo. Sirve como vitrina de los avances tecnológicos y productivos rusos, así como un punto de encuentro para los inversores interesados en su economía. Con el paso del tiempo se convirtió en una reunión obligada para discutir hacia dónde va la economía de los países emergentes, especialmente los euroasiáticos. Fue creado originalmente por privados, pero en 2006 pasó a estar auspiciado por la Presidencia de la Federación Rusa. Desde entonces, la visita y discurso presidencial es una constante.

El éxito del foro sirvió de ejemplo para la creación de otro similar, pero enfocado en el desarrollo del Lejano Oriente. El Foro Económico Oriental se creó en 2015 por decreto presidencial y se realiza en Septiembre en la ciudad de Vladivostok, del otro lado de Rusia. Ambos foros forman parte de una misma política de promoción de la inversión y desarrollo regional, como el águila bicéfala que mira al Este y al Oeste al mismo tiempo.

Anuncios importantes

En las reuniones paralelas al foro principal, se dieron importantes anuncios sobre la economía rusa. Una declaración interesante llegó en una reunión entre los movimientos juveniles y el primer vice-primer ministro, Andrei Belousov quien comentó:

“La deuda externa nacional es menos de $ 80 mil millones ahora, que es alrededor del 5% del PBI y eso es muy pequeño. Por lo general, nos dicen que pidamos prestado más. No lo haremos. Sin embargo, la deuda corporativa totaliza alrededor de $ 380 mil millones”

Lo que es un buen indicador de la sanidad de la economía pública rusa, no tan así de la privada. De todas maneras, es una relación de deuda/PBI bastante bajo.

Por otro lado, un anuncio económico que refleja el estado de las relaciones exteriores de Rusia llegó por parte del ministro de finanzas, Anton Siluanov, con respecto al Fondo Nacional de Bienestar. Este fondo sirve para complementar el presupuesto de la seguridad social de Rusia y ayuda a financiar tanto el sistema público de pensiones como el de ahorro voluntario de pensiones privado. El ministro se refirió a la nueva composición del fondo:

“Nosotros, al igual que el Banco Central, hemos decidido reducir los fondos del FNB invertidos en activos en dólares. La estructura actual tiene alrededor del 35% de los fondos del FNB invertidos en dólares. Hemos decidido retirarnos completamente de los activos en dólares, reemplazando las inversiones en dólares por un aumento en el euro, en oro, (…) [Las inversiones] en dólares equivaldrán al 0%; en euros llegarán al 40%; en yuanes ascenderán al 30%; en oro al 20%; y en libras y yenes  5% cada uno. Hemos sustituido dólares con un aumento del 5% en euros, oro y yuanes “

Era de esperar este tipo de desinversión en dólares por parte de Rusia. Ya hace un par de años que viene desechando sus inversiones en dólares por parte del Banco Central y la posibilidad de sufrir nuevas sanciones que dificulten el ingreso de dólares, o incluso de ser suspendida del sistema SWIFT, es continuamente contemplada por las autoridades.

Sobre la relación con Estados Unidos, Putin la describió de manera sincera:

“Rusia no tiene ningún desacuerdo con EE.UU. Ellos sí tienen uno: quieren frenar nuestro desarrollo, y lo dicen públicamente. Todo lo demás deriva de esta posición, tanto las restricciones económicas como los intentos de injerir en los procesos políticos internos de nuestro país (…) las relaciones entre los dos países se han convertido en gran medida en rehenes de la política interna de EE.UU. Esperemos que esto llegue a su fin en algún momento”

Sin embargo, se mostró optimista en cuanto al futuro encuentro con Biden:

“Espero un resultado positivo. Espero que se establezcan las condiciones para dar los siguientes pasos para normalizar las relaciones ruso-estadounidenses y resolver tales cuestiones que afrontan nuestros países”

Al día siguiente, Biden publicó una nota de opinión en el Washington Post donde muestra su posición ideológica irreductible con respecto a la relación bilateral:

“Estamos unidos para abordar los desafíos de Rusia a la seguridad europea, comenzando por su agresión en Ucrania, y no habrá dudas sobre la determinación de los Estados Unidos de defender nuestros valores democráticos, que no podemos separar de nuestros intereses (…) Estados Unidos no busca el conflicto. Queremos una relación estable y predecible en la que podamos trabajar con Rusia en cuestiones como la estabilidad estratégica y el control de armamentos. (…) Al mismo tiempo, también he impuesto consecuencias significativas por comportamientos que violan la soberanía de Estados Unidos, incluida la interferencia en nuestras elecciones democráticas.”

Tal vez tras leer esta nota de opinión, el canciller chino, Wang Yi, se comunicó telefónicamente con el canciller ruso, Sergei Lavrov y le dejó una recomendación para la reunión con Biden. Según el comunicado de la cancillería china:

“Wang Yi dijo que Estados Unidos se ha buscado una camarilla bajo el disfraz de la democracia, se ha entrometido en los asuntos internos de otros países con el pretexto de los derechos humanos y ha seguido un camino de unilateralismo en nombre del multilateralismo. Como países importantes responsables y miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), China y Rusia deben trabajar juntos para exponer y oponerse a estas prácticas perversas.”

Reflexiones económicas sobre la pandemia

En esta ocasión el evento principal del Foro Económico Internacional de San Petersburgo, la sesión plenaria, contó con el discurso del presidente Vladimir Putin y con cuatro mandatarios invitados: el presidente de Austria, Sebastian Kurz, y el Emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Thani, asistieron personalmente, mientras que los presidentes Jair Bolsonaro, de Brasil, y Alberto Fernández, de Argentina, enviaron su participación mediante un video pregrabado.

En su discurso, Vladimir Putin se mostró optimista en cuanto a la recuperación económica mundial tras la pandemia, gracias a la implementación de políticas económicas heterodoxas:

“También estamos presenciando las mismas tendencias económicas globales positivas. A pesar de la caída total de 2020 que, según los expertos, fue la mayor desde la Segunda Guerra Mundial, ya se puede decir con seguridad que la economía global está volviendo a la normalidad. Se espera que el PIB mundial registre tasas de crecimiento inusualmente altas este año, el mayor aumento desde la década de 1970. Como saben, los expertos hablan de un crecimiento del seis por ciento.

Por cierto, la práctica mostró que las medidas tradicionales de política monetaria no serían suficientes para superar la crisis actual. La política presupuestaria que fue apoyada activamente por los bancos centrales de los países en desarrollo por primera vez ha jugado un papel clave en la rápida recuperación económica.

En 2020, los déficits presupuestarios de los países industriales aumentaron en un promedio del diez por ciento de su PIB, mientras que en los países en desarrollo, el crecimiento fue de alrededor del cinco por ciento. Y sabemos que estos déficits presupuestarios financian en gran medida medidas anticrisis.”

Como motor de este desarrollo económico post-pandemia, Putin promovió los proyectos que se implementarán en Rusia: promoción de la inversión en diferentes regiones del país, créditos para la construcción y el desarrollo de infraestructura, la transición hacia tecnologías que reduzcan el impacto ecológico y el desarrollo de proyectos de infraestructura multinacionales.

Destacó principalmente la función de estos últimos al anunciar que se terminó de colocar el primero de las dos líneas que conforman el gasoducto Nordstream 2, proyecto que fue resistido ampliamente por Estados Unidos, Polonia y Ucrania, pero que conecta directamente a Rusia con Alemania.

Los proyectos multilaterales son principalmente capaces de reactivar y desarrollar la economía global y estamos agradecidos a nuestros socios por la cooperación que continúa durante la epidemia y a pesar de la difícil situación en las relaciones internacionales.

Me gustaría decirles a este respecto que el tendido de la primera línea del gasoducto Nord Stream 2 se completó hoy, hace dos horas y media. Continúa el trabajo en su segunda línea.

Estamos dispuestos a implementar proyectos similares de alta tecnología con nuestros socios europeos y otros en el futuro, y esperamos que la lógica del beneficio mutuo y el beneficio mutuo prevalezca inevitablemente sobre todo tipo de barreras artificiales en el entorno político actual.”

También destacó a la cooperación internacional en la lucha contra la pandemia y la construcción del orden internacional tras ella:

“Como dije anteriormente, la cooperación internacional debe ser fundamental para superar las consecuencias socioeconómicas de la pandemia. Es de suma importancia para nosotros aunar nuestros esfuerzos frente a desafíos comunes, sistémicos y de largo plazo que no dependen de la situación del mercado o de las disputas y configuraciones políticas, sino que determinan el futuro de sociedades enteras de manera decisiva.”

Aquí se puede ver una plena coincidencia con el discurso de Alberto Fernández en esa misma sesión plenaria:

“Yo diría que ya tenemos respuestas: el mundo se había organizado sobre bases, definitivamente débiles, tan débiles, que un ser imperceptible a la vista humana como es el virus del COVID-19, fue capaz, no solamente de arrastrar vidas y la salud de millones de habitantes del mundo, sino también a las economías centrales del mundo. (…) En la pandemia hemos aprendido que nadie se salva solo, que todos necesitamos del otro y que si juntos encaramos el esfuerzo de un mejor futuro es más fácil y más posible alcanzarlo. (…) Es hora de entender que el capitalismo, tal como lo conocimos hasta la pandemia, no ha dado buenos resultados: ha generado desigualdad e injusticia. Y que si vamos a construir otro capitalismo, tiene que ser un capitalismo que no olvide el concepto de solidaridad.”

Putin también remarcó que el Estado es el principal precursor de la recuperación económica en la crisis, y que esa es su función natural:

“La participación del Estado está creciendo en todo el mundo, en todos los países, durante una época de crisis. Sucede en todas partes, solo mira y observa. Tan pronto como la situación se estabiliza, crece el número de empresas privadas, tanto el número de empresas como su facturación. Aquí no hay nada nuevo para Rusia.”

La diplomacia de las vacunas

Un apartado especial tuvo el esfuerzo que está llevando Rusia adelante para facilitar el acceso a las vacunas desarrolladas en su país al resto del mundo. El Foro tuvo una mesa de discusión en la cual se reunieron inversores de 16 países con la red de 14 países que acordaron la producción local de la vacuna Sputnik V. Dentro de estos países que fabricarán la vacuna rusa se encuentra Brasil, que esa misma tarde la agencia reguladora nacional (ANVISA) autorizaría la utilización y producción local, a pesar de haberla negado hace un mes.

Dos presidentes, además de Vladimir Putin, fueron invitados a participar de la mesa: Aleksandar Vucic, de Serbia y Alberto Fernández, de Argentina. Estos países ya contaban con la autorización para el uso de la vacuna  y los centros de producción ya fueron revisados y aprobados por el Instituto Gamaleya, quien desarrolló originariamente la vacuna.

En el discurso, Vladimir Putin llamó a aunar esfuerzos internacionales en la lucha contra la COVID-19, evitando las interferencias políticas en el proceso:

“Lo que quiero resaltar aquí es que los desacuerdos políticos y de otro tipo deben dejarse de lado cuando se trata de preservar la salud y la vida de las personas. Es por eso que las acciones de algunos de nuestros socios parecen extrañas y contraproducentes, por decirlo suavemente, ya que están tratando abiertamente de todas las formas posibles de prevenir y restringir el uso de la vacuna rusa. Permítanme reiterar, la experiencia ha demostrado que su eficacia del 97,6 por ciento se encuentra entre las mejores del mundo.

Todos debemos darnos cuenta de que una respuesta eficaz al coronavirus solo es posible mediante esfuerzos globales conjuntos. Este es el enfoque de principios de Rusia y estamos abiertos a la cooperación en seguridad epidemiológica con todas las naciones.”

Como parte de aumentar ese esfuerzo internacional, en el discurso de la sesión plenaria, Putin ordenó a su gobierno para que trabaje en permitir la vacunación de los trabajadores migrantes y de los turistas que visiten Rusia y así lo quieran hacer.

Por su parte, Alberto Fernández destacó la oportunidad que brindó la pandemia para el avance de la relación estratégica bilateral:

“Argentina y Rusia tienen una historia común, que ya cuenta con 136 años de amistad, pero hace 6 años Rusia y Argentina tienen un vínculo estratégico para poder desarrollarse mejor y combinar el esfuerzo de ambos países en la búsqueda del desarrollo de nuestros pueblos. Y en eso – la verdad – la pandemia nos ha dado una gran oportunidad para que ese encuentro de la comunidad rusa y de la comunidad argentina, del Gobierno ruso y del Gobierno argentino se profundice y se afiance mejor que nunca.”

También remarcó cómo se sintió la ayuda rusa para conseguir las vacunas, en un momento en que Estados Unidos se cerró en sí mismo para salvarse antes que colaborar con el resto, o que la Unión Europea colaborara con las vacunas que no deseaba:

“Decimos, en la Argentina, que los amigos se conocen en los momentos difíciles y cuando pasamos un momento difícil, el Gobierno de Rusia, el Fondo Soberano de Rusia, y el Instituto Gamaleya estuvo al lado de los argentinos ayudándonos a conseguir las vacunas, que el mundo no nos estaba dando.”

Alberto también señaló el rol fundamental que cumple la Argentina como parte de la relación entre Rusia y América Latina. No sólo somos un socio importante, sino que funcionamos como enlace con el resto de los países de la región:

“El día domingo – si Dios quiere – un avión estará partiendo de Moscú, trayendo el principio activo para que empiece, de inmediato, la producción, en la Argentina, principio activo que el Instituto Gamaleya nos proveerá, y junto con ese principio activo vendrán vacunas para Argentina y también traeremos vacunas para el Paraguay, del mismo modo, que – en su momento – trajimos vacunas para Bolivia, y del mismo modo que tratamos de acercar a México y a Rusia para que encuentren un acuerdo para que la vacuna de Gamaleya, la vacuna Sputnik V termine llegando también al pueblo mexicano.”

Esta edición del Foro Económico Internacional de San Petersburgo se ha presentado como un momento en el cual comienza a discutirse el orden mundial post-pandemia. La Argentina está decidida a jugar una parte fundamental en la recuperación, a través de una función de puente entre Rusia y América Latina. Pero este orden post-pandémico no se define sólo en la en esa ciudad, sino que habrá que estar pendiente de las próximas reuniones del G7, la OTAN y la reunión entre Biden y Putin en Ginebra.

Mirada Multipolar | Más vale disidente en mano…

Mirada Multipolar | Más vale disidente en mano…

por Sebastian Tapia

El vuelo FR4978 de Ryanair que une Atenas, Grecia, con Vilnus, Lituania, alteró su rumbo el 23 de Mayo para aterrizar en Minsk, Belarús. Arriba del avión se encontraba Roman Protasevich, un periodista opositor al gobierno de Lukashenko, quien fue arrestado durante la parada en Minsk. La Unión Europea no tardó en considerar el incidente como “piratería” y ahora prohíbe que sus vuelos pasen por el espacio aéreo bielorruso. ¿Pero es realmente un caso de piratería? ¿Por qué se detiene al avión? ¿Quién es Protasevich? ¿Vale la pena el costo político de esta acción?

El caso

El aterrizaje forzoso del vuelo de Ryanair está siendo investigado por una comisión del Departamento de Aviación del ministerio de Transporte y Comunicaciones bielorruso, el cual invitó a otros organismos internacionales a participar. El director del departamento, Artiom Sikorski dijo:

“Nos dirigimos a la Organización de Aviación Civil Internacional, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, la Agencia Europea de Seguridad Aérea y a los representantes de las administraciones de aviación interesados a que participen en una investigación imparcial del suceso, estamos dispuestos a proporcionar toda la información objetiva necesaria, sobre todo los materiales de las conversaciones ‘controlador-piloto”

De acuerdo a la descripción que hace el gobierno bielorruso del incidente, el aeropuerto de Minsk recibió el 23 de Mayo un e-mail desde una dirección anónima del servicio protonmail.com, con la siguiente amenaza:

“Nosotros, soldados de Hamas, exigimos que Israel cese el fuego en la Franja de Gaza. Exigimos que la Unión Europea deje de apoyar a Israel en esta guerra. Sabemos que los participantes del Foro Económico Delfi regresan a casa a bordo del vuelo FR4978. Se ha colocado una bomba en el avión. Si no se cumplen nuestras demandas, la bomba explotará sobre Vilnius el 23 de mayo “

De lo que se sabe por la publicación de la desgrabación de la conversación entre el vuelo y el control de tráfico aéreo, es que se le comunica a los pilotos de la amenaza y se les sugiere aterrizar en Minsk, el aeropuerto más grande y cercano, en tanto entraban en el espacio aéreo bielorruso. Los pilotos piden seguir en ruta, consultan con su compañía y, justo antes de ingresar al espacio aéreo lituano, giran en U y comienzan su acercamiento al aeropuerto de Minsk. Mientras tanto, son escoltados por cazas Mig-29, como se suele hacer en los casos de secuestros o amenazas a vuelos internacionales.  Una vez aterrizado, el vuelo es revisado, pero no se encuentra ninguna bomba. Los 120 pasajeros vuelven a abordar el vuelo, salvo Protasevich y su novia que son detenidos debido a que contaban con una orden de captura por la justicia bielorrusa.

El incidente sucedió un día antes de la reunión del Consejo Europeo. No sólo se votó por aplicar una tercer tanda de sanciones económicas al gobierno y empresas bielorrusas, sino que también se le pidió a las aerolíneas europeas que no sobrevuelen el territorio de Belarús y se le prohibió a las compañías aéreas bielorrusas volar en el espacio aéreo de la Unión o aterrizar en sus aeropuertos.  

 

Diferentes hipótesis

Tal como se viene presentando la investigación, hay dos grandes hipótesis sobre el incidente. La primera, la hipótesis europea, es que Lukashenko, “el último dictador de Europa”, hizo descender al avión por la fuerza o por engaño para arrestar al inocente periodista Protasevich. Esta es la hipótesis más difundida, poco explicada por su “obviedad” y en concordancia con el relato europeo sobre las relaciones con Bielorrusia y el resultado de las elecciones de agosto del 2020.

La segunda hipótesis, la bielorrusa, sostiene que fue un evento externo, la amenaza de bomba, que obliga al avión a aterrizar, y eso casualmente permite el arresto de Protasevich.

La desgrabación de la comunicación entre el control de tráfico aéreo y el avión parece sostener la segunda hipótesis. Ante la amenaza de bomba, se toman las medidas correspondientes y los pilotos deciden libremente descender en Minsk. Los pilotos al principio prefieren continuar el rumbo y piden comunicarse con la empresa, hasta que terminan decidiendo por el aeropuerto bielorruso. La falta de publicación de la comunicación del avión con la empresa o con el aeropuerto de Vilnus, hace más creíble esta hipótesis.

Tal vez la mayor debilidad de la hipótesis bielorrusa es que el movimiento Hamas negó haber realizado ninguna amenaza. No sólo ya se encontraba vigente el alto al fuego en Palestina, sino que Hamas dice sólo enfrentarse al ocupador israelí, por lo que la amenaza no serviría de nada para sus fines. En ese caso, la hipótesis europea cobraría más fuerza, haciendo de la amenaza de bomba sólo una excusa del gobierno bielorruso para capturar el avión.

Pero, si la amenaza de bomba fuera un invento del mismo gobierno bielorruso, entonces la comisión investigadora no hubiera pedido ayuda a Suiza, lugar desde el que opera el servicio de correo protonmail.com, para investigar el origen de ese mensaje anónimo.

Por otro lado, se duda que haya sido una “casualidad” que el gobierno bielorruso se encuentre con Protasevich en el vuelo que fue desviado, ya que la compañía Ryanair sostiene que sólo dos personas fueron arrestadas pero 5 no volvieron a subir al vuelo cuando se reanudó hacia Vilnus. Estas tres personas podrían ser agentes del servicio de seguridad bielorruso (KGB) que lo estarían siguiendo a Protasevich.

Esto abre la posibilidad a una tercer hipótesis, en la que Protasevich fue utilizado de carnada para justificar más sanciones económicas a Bielorrusia y justificar su aislamiento de Europa. Sabiendo que el periodista estaba siendo seguido por la KGB, se realiza la amenaza de bomba de manera anónima. Esto le presenta al gobierno bielorruso la oportunidad de evitar una desgracia y arrestar a un opositor buscado por la justicia. Y esa generosa oportunidad no es más que el escenario perfecto para justificar las sanciones de la UE.

Antecedentes

Si la captura del avión fue planeada por el gobierno bielorruso o sólo una simple oportunidad del momento, igualmente no es extraña al accionar de otras potencias mundiales. Algunas en un pasado más remoto, pero otras mucho más cercanas. Y ninguna obtuvo la condena internacional como se le presenta a Belarús.

En 1954, Israel captura un avión de línea sirio para obtener rehenes para intercambiar por soldados israelíes. En 1956, cazas franceses obligan a descender en Argel a un vuelo que iba de Rabat a Túnez porque entre sus pasajeros se encontraba Ahmed ben Bella, quien era uno de los principales lideres de la rebelión argelina y sería luego el primer presidente del pais. En 2010, Estados Unidos le negó el espacio aéreo a un vuelo de Aeroméxico que unía París con México, desviándose hacia Montreal, Canadá. Allí fue arrestada una persona por tener orden de captura en Estados Unidos, motivo por el cual se le negó el sobrevuelo.  En 2012, un par de F-16 turcos forzaron el aterrizaje en Estambul de un vuelo de línea sirio que iba de Moscú a Damasco, bajo la sospecha de que transportaba armas. Ninguna fue encontrada abordo.

Tal vez el caso más recordado fue el de 2013, en el que el avión presidencial de Bolivia fue forzado a aterrizar en Austria porque el resto de los países europeos le cerraron el espacio aéreo. En el avión, Evo Morales buscaba regresar a Bolivia tras una vista a Moscú, pero ante el rumor que Edward Snowden se encontraba en ese avión, los países europeos le impidieron volar por pedido de los Estados Unidos. El avión, que contaba con inmunidad diplomática, fue revisado en Austria. Luego se le permitió continuar cuando se confirmó que Snowden no estaba allí. Este y otros casos fueron recordados por la portavoz de la cancillería rusa, Maria Zakharova en su perfil de Facebook, marcando que Occidente no es extraño a este tipo de acciones. En cambio, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, se negó a comparar los casos y dijo que “ellos trabajan con sus socios en todas partes del mundo”. Es decir, que la vara es diferente para medir a los aliados que a los enemigos.

El ¿periodista? Protasevich

Más allá de si el aterrizaje fue forzado o voluntario, la pregunta es si valió la pena para Lukashenko volver a enemistarse con Europa por la detención de este joven. Todo parece indicar que Protasevich no es sólo un periodista.

La imagen que trata de presentar la prensa europea sobre Roman Protasevich es la de un periodista cuyo único crimen era tener un canal de Telegram contrario al dictador Lukashenko. Pero la trama es un poco más oscura que eso.

Protasevich efectivamente era el redactor en jefe del canal Nexta de Telegram. Este canal sirvió como aglutinador y organizador de las protestas tras las elecciones de Agosto del 2020, no siempre con información verificada. La dirección del canal no se hizo desde Belarús, sino desde Polonia en un principio y luego desde Lituania, donde radica el gobierno bielorruso paralelo creado por Svetlana Tikhanovskaya tras perder las elecciones.

La imposibilidad del gobierno bielorruso de controlar o censurar el canal de Telegram, debido a su cifrado y a su manejo desde el exterior, hizo que  la justicia presentara cargos por incitación a la violencia y al desorden público que podrían otorgarle más de 15 años de cárcel. La KGB lo incluyó en su lista de terroristas buscados, algo que pareció tomar con humor en su twitter, tal vez porque no pensaba en volver a Belarús. En  videos publicados en estos días, tanto él como su novia confiesan haber realizado estos cargos, pero la familia sospecha que estas confesiones han sido obtenidas por la fuerza.

Pero Protasevich no es sólo eso. También trabajó como fotógrafo de Tikhanovskaya, lo que marca su cercanía con el gobierno paralelo que radica en Lituania. Y cuenta con un pasado que no lo define como demócrata, sino como una amenaza al Estado Bielorruso.

En 2014 participó en la manifestación del Euromaidán junto al grupo de extrema derecha Right Sector y luego en 2015 en la Guerra del Donbás, en Ucrania, fue parte del servicio de prensa del Batallón Azov, una milicia de extrema derecha incorporada al ejército.  Incluso, su padre sostiene que no fue sólo como periodista, sino como combatiente.

Luego comenzó su carrera en los medios, de la mano del financiamiento extranjero. En 2017, tras cubrir las protestas contra Lukashenko desde la óptica de los movimientos neonazis, obtuvo la beca Vaclav Havel dada por el gobierno checo y Radio Europa Libre. En 2018 visitó el Departamento de Estado de los EEUU y comenzó a trabajar para Euroradio, una emisora que no oculta ser financiada por la USAID. Finalmente, en 2019, comenzó su trabajo como redactor en jefe de Nexta.

Este historial lo transforma a Protasevich en un elemento clave en la desestabilización del gobierno bielorruso. Desde iniciadas las protestas tras las elecciones de Agosto de 2020, Lukashenko siempre sostuvo que las movilizaciones fueron instigadas y alimentadas desde el exterior. Algo incluso revelado la semana pasada por miembros del National Endowment for Democracy (NED) de los Estados Unidos, a través de una conversación con humoristas rusos que se hicieron pasar por líderes de la oposición bielorrusa.

No es extraño que hayan aprovechado la oportunidad para arrestar al Protasevich, especialmente teniendo en cuenta que en Abril la KGB desarmó un grupo terrorista que planeaba asesinar a Lukashenko.

Otra pérdida de balance

Lamentablemente, esta crisis llega en un momento en que parecía haber cierta distensión entre Rusia y los Estados Unidos. La reunión del 20 de Mayo entre el canciller ruso, Sergei Lavrov, y el Secretario de Estado, Antony Blinken, en Reikiavik, Islandia, al margen del Consejo Ártico, fue un paso positivo para la relación bilateral. Ambos acordaron intentar mejorar su relación, y el primer paso fue dado por el gobierno de Biden que anunció que no instaurará sanciones económicas a las empresas que están construyendo el gasoducto Nordstream II, entre Rusia y Alemania. La señal fue bien vista por el Kremlin, que terminó por aceptar la invitación a un encuentro presidencial en un tercer país. Finalmente se anunció que Putin y Biden se encontrarán en Ginebra el 16 de Junio.

La crisis desatada por la detención de Protasevich, aumentando la tensión entre Europa y el principal aliado ruso, podría peligrar este encuentro y acercamiento entre Rusia y Estados Unidos. Si la situación fue generada por fuera de Bielorrusia, incluso pudo tener la intensión de desestabilizar este proceso y buscar aumentar la tensión en la frontera de Rusia.

Lukashenko advirtió sobre lo crítico que puede ser una desestabilización total del país. “Si algo estalla aquí, significará una guerra mundial”, declaró a la agencia BelTA. Pero por ahora puede contar con su aliado ruso. Ambos presidentes se reunieron el viernes 28 y sábado 29 en Sochi, Rusia, para discutir temas de agenda bilateral y el combate a la pandemia de COVID-19. Las declaraciones del portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dejaron en claro que Rusia confía en la explicación bielorrusa y apoya una investigación profunda de las causas del incidente.

A medida que avance la investigación será más claro qué hipótesis es la verdadera. Pero si Rusia y Estados Unidos buscan reducir la tensión en su relación, deberán tener que lograr que los países europeos reduzcan su injerencia en los asuntos internos bielorrusos.

 

Los líderes del mundo mejor valorados son los proponen un Estado presente frente a la pandemia

Los líderes del mundo mejor valorados son los proponen un Estado presente frente a la pandemia

En un mundo en el cual la política está fuertemente personalizada, los discursos de los líderes mundiales tienen un peso específico considerable sobre la formación de la opinión pública. Sus intervenciones se dan además en el marco de una vertiginosa y dramática cantidad de datos y discursos que emanan de distintas fuentes, a veces de dudosa autoridad. Sin embargo, no siempre los líderes buscan aportar claridad sino que contribuyen a generar una mayor confusión informativa. Tomando en cuenta este escenario, el estudio “La Argentina ante un mundo en pandemia” seleccionó un set de cuatro políticos globales para evaluar qué grado de conocimiento y cómo estos son percibidos en el Área Metropolitana de Buenos Aires en medio de la pandemia. Se trata de un intento por medir el impacto de la matriz comunicacional que ataca las políticas sanitarias de cuidado.

Este reciente estudio impulsado por el Observatorio del Sur Global en conjunto con la consultora Analogías, indaga específicamente sobre la imagen de cuatro líderes mundiales; Vladimir Putin, Donald Trump, Jair Bolsonaro y Joe Biden, a la luz de sus intervenciones y acciones para paliar los efectos del Covid19 en sus respectivos países, pero que tienen, a su vez, efectos sobre otros puntos del globo.

En la valoración que manifestaron los encuestados sobre los cuatro líderes es determinante el modo en que estos se han posicionado ante la situación de doble crisis sanitaria y económica derivada de la pandemia. En términos generales se percibe una valoración positiva entre los consultados con respecto a la imagen de aquellos líderes que han enunciado un discurso orientado a un Estado fuerte en políticas de cuidado y reactivación económica frente a la pandemia, y una tendencia contraria entre quienes desalentaron ese tipo de medidas.

Puntualmente, la valoración de los cuatro líderes es destacada en los casos de Joe Biden y Putin, contrariamente a la estimación negativa de Bolsonaro y Trump. Así, quien goza de mejor imagen es Biden, que a pesar de tener un conocimiento menor, cuenta con una evaluación muy positiva del 71,3%. En gran medida se explica por contraposición a Trump y por la trascendencia del paquete de reactivación económica que impulsa quien es hoy el 46° presidente de Estados Unidos. Por su parte, Vladimir Putin también logra que esta valoración sea superior a las consideraciones negativas, ya que el 57,7% de los encuestados tiene una opinión positiva sobre el líder ruso. Los índices a favor de Putin sin dudas son coincidentes con la percepción positiva de la colaboración de la Federación Rusa en el suministro de la Vacuna Sptunik V y el posterior acuerdo para su fabricación en el país.

Mientras tanto, Bolsonaro y Trump, dos presidentes que asumieron discursos contrarios a las principales medidas de cuidado durante la pandemia -como el uso de máscaras, el distanciamiento y aislamiento social, o incluso respecto a la vacunación-, y avanzaron con posiciones críticas respecto a la intervención del Estado como actor clave para paliar sus efectos, superan las evaluaciones negativas por sobre la positiva. En primer lugar se ubica el presidente de Brasil con un 75.5% de imagen negativa y luego el expresidente norteamericano con 72,7%.

En términos de nivel de conocimiento de los cuatro líderes, los encuestados manifestaron conocer más al expresidente norteamericano Donald Trump, quien tras cuatro años de mandato en los Estados Unidos, es muy conocido por los consultados (86,8%). A Trump lo secunda de muy cerca el actual presidente de Brasil, Jair Mesía Bolsonaro, quien es ampliamente conocido (84,1%) por los encuestados. En tercer lugar se ubica el presidente de Rusia, Vladimir Putin (71,4%), y luego, en la última posición, está el presidente estadounidense, Joe Biden (62,7%), que si bien tiene presencia en la escena pública por ocupado cargos -desde Senador hasta la vicepresidencia de Barack Obama- su mayor grado de exposición se dio a partir de su asunción el pasado 20 de enero.

En todos los casos, como es habitual, los niveles de conocimiento crecen entre los encuestados de mayor nivel de instrucción y tendencialmente entre los más jóvenes. También hay un leve incremento del conocimiento entre hombres por sobre las mujeres y entre quienes viven en la Ciudad de Buenos Aires por sobre la provincia. Más precisamente, de la encuesta se desprende que los cuatro líderes tienen un nivel mayor de conocimiento entre los hombres consultados que entre las mujeres (de 5 a 8 puntos porcentuales de diferencia según el caso); más entre los jóvenes que entre los adultos mayores (entre 14 y 20 puntos porcentuales de diferencia); son más conocidos por los universitarios que por los que tienen primario completo (entre 20 y 30 puntos porcentuales de diferencia); y en términos territoriales, son más conocidos en la CABA que en el GBA (entre 5 y 14 puntos porcentuales de distancia).

En síntesis, la matriz comunicacional que ataca las políticas sanitarias de cuidado es una tendencia mundial y es el sustento de la derecha política. En Argentina se manifiesta es instigada por poderes económicos concentrados y articulada con una ingente prédica en determinados medios de comunicación, atentando abiertamente contra los esfuerzos por contener los efectos de la pandemia. Sin embargo, a partir de este estudio, se observa que la mayor parte de los consultados tienen una valoración positiva de aquellos líderes que sí han alentado políticas de cuidado frente a los que las han desalentado desde el primer momento. Es posible concluir que los consultados no necesariamente han asumido esa matriz informativa por completo y persiste un sentido crítico a la comunicación que ha buscado el descrédito a las vacunas, la insistencia con el malestar lógico que generan las medidas de aislamiento, la no utilización de barbijos, hasta la promoción de noticias falsas sobre aspectos sensibles buscaron mellar la confianza sobre las medidas sanitarias.

La Argentina ante un mundo en Pandemia

La Argentina ante un mundo en Pandemia

El Observatorio del Sur Global junto a la consultora Analogías presentan este estudio de la percepción de la opinión pública argentina sobre la situación de la Argentina, las políticas de cuidado y el posicionamiento internacional. El mismo fue realizado en 24 partidos del Gran Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires entre el 25 y 26 de abril de 2021.

A diferencia de las pandemias ocurridas en el pasado hay una gran cantidad de información en tiempo real a disposición de las sociedades respecto de la situación epidemiológica, los planes de vacunación y las medidas de prevención, que en distintas medidas forma parte de la conversación social.

Por ello, este estudio busca analizar las percepciones que tiene la sociedad sobre el nuevo mundo que surge a partir de la pandemia, las relaciones prioritarias que debería construir el país y la valoración que se hace sobre los liderazgos a nivel global que hoy, principalmente, se encuentran avalados o cuestionados en virtud de su respuesta a la pandemia.

El objetivo del estudio es obtener información sobre cómo impacta en el cuadro de opinión pública del Area Metropolitana de Buenos Aires esta vertiginosa y dramática cantidad de datos, opiniones y discursos que emanan de distintas fuentes de variada y a veces dudosa autoridad.

En particular, se buscó medir el impacto en la Argentina de la matriz comunicacional que ataca las políticas sanitarias de cuidado. Esta tendencia mundial, que es el sustento de la derecha política, se manifiesta en nuestro país instigada por poderes económicos concentrados y articulada con una ingente prédica en determinados medios de comunicación, atentando abiertamente contra los esfuerzos por contener los efectos de la pandemia.

Desde el descrédito a las vacunas, la insidiosa insistencia con el malestar lógico que generan las medidas de aislamiento, hasta la promoción de noticias falsas sobre aspectos sensibles hay toda una retahíla de informaciones y análisis cuyo efecto en la opinión publica intentamos captar, desde una perspectiva sencilla, apoyada en premisas comprobadas en el contexto de la ética y las prácticas del cuidado.

Principales Resultados

  • Alrededor del 80% de los encuestados consideró que la Pandemia que enfrenta la Humanidad es la principal tragedia de las últimas décadas y que en ese contexto las vacunas deben contar con patentes liberadas para su despliegue masivo (79%).
  • El apoyo de la Federación Rusa a la Argentina, expresado en la disposición de la vacuna SPUTNIK V fue ponderado de manera notoria por los encuestados. Un 42% opina que Rusia es el país que más ha colaborado con Argentina, seguido por EEUU (7,6%). En el mismo sentido, la imagen positiva de Vladimir Putin se destaca frente a otros líderes mundiales.
  • Dos terceras partes de los que opinaron conocen la gestión productiva de la vacuna de OXFORD ASTRAZENECA de la que participa con capacidades productivas y articulación actores argentinos con socios mejicanos.
  • Respecto a la gestión de la pandemia, más del 80% se mostró informado sobre qué hicieron los países que lograron controlar la circulación viral, respecto a la restricción en la circulación y la presencialidad escolar. Dentro de ese conjunto informado, sendas mayorías de 65% y 57% respectivamente, consideraron que se fueron MUCHO O BASTANTE efectivas a esos fines las medidas de restricción de movilidad y presencialidad educativa.
  • Ante la pregunta sobre cómo está la Argentina comparativamente respecto del promedio de Sudamérica, aparece un plus de demanda. A pesar de que los datos y la información oficial indican lo contrario, un grupo de entre 43 % y 45 % considera que nuestro país está peor en materia sanitaria y respecto al plan de vacunación.
  • Respecto a la opinión sobre cuatro líderes mundiales por los que consultamos – Vladimir Putin, Donald Trump, Jair Bolsonaro y Joe Biden – los encuestados valoraron positivamente la imagen de aquellos que han enunciado un discurso orientado a un Estado fuerte en políticas de cuidado y reactivación económica frente a la pandemia. Se destacó la imagen positiva de Putin (57,7%) y Biden (52%) frente a la valoración negativa de Bolsonaro (75,5%) y Trump (72,6%).
  • Aunque por un pequeño margen, la mayor parte de los entrevistados consideran que el país más poderoso es China (30,7%) frente a EEUU (29,3%). Sin embargo, el 44% considera que en 10 años China será el más poderoso. El 70,1% de los encuestados le otorga Mucha o Bastante importancia al reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas.
  • Respecto del posicionamiento exterior de la Argentina, la mayor parte de los encuestados creen que debe priorizarse la relación con América Latina (29,8%), frente a la UE (21,3%) y EEUU (17,2%). Respecto de la situación de crisis en Venezuela, la mayor parte de los encuestados cree que la Argentina debe sostener una actitud no intervencionista o fomentar el diálogo, opciones que sumadas reúnen un 49,2%, frente a una minoría del 20,9% que opina que Argentina debe apoyar a Juan Guaidó.

Mirada Multipolar | ¿Quién decide de qué hablamos?

Mirada Multipolar | ¿Quién decide de qué hablamos?

por Sebastián Tapia

Mucho se ha escrito sobre el poder de las grandes compañías informáticas (Big Tech) en el control de la información que recibimos, especialmente tras la suspensión de la cuenta de Twitter de Donald Trump. Los hechos desatados hacia el final del mandato del presidente Trump reiniciaron un largo debate sobre quién debe controlar el discurso público, los Estados o las empresas.

Censura digital

Tras la toma del Capitolio por parte de una turba de simpatizantes de Trump, Twitter decidió suspender la cuenta del presidente estadounidense, que en ese momento contaba con más de 90 millones de seguidores, por miedo a que pudiera hacer llamados a la violencia. Es curioso que la empresa consideró violento el discurso de Trump sólo en las últimas dos semanas, y no en cuatro años de gobierno.

Por primera vez, la empresa iba contra el principal líder político de su país. No contra un político menor del tercer mundo, sino contra el mismísimo ocupante de la Casa Blanca. Pero no es la primera vez que los medios dejan sin hablar a Donald Trump. Tras las elecciones del 3 de Noviembre, las principales cadenas de televisión estadounidenses (ABC, CBS y NBC) se fueron a comerciales en medio de un discurso de Trump, donde denunciaba un posible fraude en las elecciones. Su deber ya no era transmitir la palabra oficial, sino garantizar el consenso sobre unas elecciones inmaculadas.

No es tampoco una cuestión de política interna, o de problema personal con Trump. Casi al mismo tiempo, Twitter suspendió la cuenta de la embajada China en Washington para proteger el relato del Departamento de Estado sobre las acusaciones estadounidenses de genocidio en la provincia de Xinjiang.

El poder de estas compañías reside en la Sección 230 de la Ley de Decencia en la Comunicación. Esta sección permite que aquellas plataformas que transmiten contenido no puedan ser penadas por el contenido publicado por sus usuarios. Esto permitió que las compañías en internet crezcan a partir del contenido generado por usuarios, sin necesidad de producción propia, y desligando su responsabilidad.

Sin embargo, con el tiempo, estas plataformas comenzaron a ejercer un control editorial sobre las publicaciones con respecto a ciertos límites morales. Siguiendo con el caso de Twitter, en 2012 comenzó con su sistema de censura dependiente de las denuncias realizadas en cada país sobre el contenido afectado por cada legislación local.  Con la llegada de la COVID-19, el sistema se amplió para evitar la desinformación sobre la enfermedad. Estas medidas llevaron al primer enfrentamiento con Trump, cuando tanto Facebook, Twitter y Youtube eliminaron una entrevista a Donald Trump donde decía que los niños eran “casi completamente” inmunes a la enfermedad” .

La respuesta de Trump llegó con un decreto en el cual ordenal al gobierno revisar la sección 230 y pensar en su posible eliminación. Con el correr de la campaña electoral, la amenaza establecida en el decreto quedó en la nada.

Al mismo tiempo, Twitter comenzó a etiquetar a las cuentas de medios públicos extranjeros. La empresa decide si estos medios tienen libertad editorial o no, entonces las etiqueta y les prohíbe hacer publicidad en su plataforma.

En el 2021, Twitter lanzó su Birdwatch, una especie de policía política a la que cualquier usuario puede denunciar a otro sobre la veracidad del contenido publicado. Por otro lado, en vez de confiar en la comunidad como Twitter, Facebook lanzó en Octubre de 2020 un “Consejo asesor de contenido” que revisa las acciones de censura de esta red social. Está conformado por juristas y defensores de los derechos humanos y la libertad de expresión. Pero su funcionamiento está limitado, de las 150.000 quejas elevadas al Consejo, sólo ha resuelto 5. Lo interesante es que de esos 5 casos, en 4 ha fallado en contra de la empresa. Es decir, la censura en Facebook ni siquiera cumple sus propios estándares.

Guardianes del discurso

La inmunidad ante el contenido generado y la libertad de editarlo a su voluntad, le otorga a estas redes sociales un poder más que importante para el control del discurso público. No sólo en los Estados Unidos, sino en todo país en el que se encuentran.  Esto es fundamental en tiempos de campaña electoral. Ya no desde el punto de vista de los anuncios, lejos quedó la época de Cambridge Analytica, sino desde qué se discute durante la campaña.

Un buen ejemplo se dió en medio de la campaña presidencial en los Estados Unidos. Cuando se hizo público el contenido de un laptop de Hunter Biden, el hijo del entonces candidato a presidente, donde se encuentran emails de sus negocios en Ucrania más fotos personales, Twitter y Facebook restringieron al mínimo la circulación del artículo del New York Post. Esto no sólo limitó el debate sobre la política exterior de Biden y los negocios con Ucrania, sino que el debate sobre la censura acaparó la atención pública.

La posición dominante de estas empresas no sólo les da control sobre el contenido, sino también control sobre el mercado de esos contenidos. Tras la suspensión de la cuenta de Trump en Twitter, muchos usuarios migraron a una red similar llamada Parler. Esta red sostenía la libertad de expresión y no llevaba adelante moderación alguna. Al no plegarse a los sistemas de moderación de contenido que promueven las Big Tech, ellas se encargaron de que esta red no funcione más. Por empezar, Amazon la desconectó de sus servidores, a los que Parler alquilaba. Ante una acción de amparo, regresó al funcionamiento, sólo para ver como Google, Apple y Amazon la eliminaban de sus tiendas virtuales. Finalmente, Amazon la volvió a quitar de sus servidores por no integrar la moderación de contenido. De esta manera, los usuarios perdieron el acceso a ella.

Este ejemplo fue tomado por la “Coalición para una red segura” que presentó una demanda en California para forzar a Google y Apple a tomar las mismas medidas que tomó con Parler, ahora con Telegram. El sistema de mensajería ruso recibió muchos usuarios que migraron desde que Whatsapp cambió sus términos de protección de datos. El objetivo de la demanda es que remuevan la aplicación de las tiendas virtuales para que aquellos partidarios de Trump que se quedaron sin Twitter ni Parler puedan conversarn en Telegram.

El mismo tipo de control pudo verse este mes en el mercado de acciones, donde la plataforma Robinhood restringe la compra de acciones de algunas empresas (Gamestop, AMC, Blackberry, etc) para proteger a fondos de inversión que apostaban a la desvalorización de esas empresas.

Política y Big Tech

Basados en declaraciones de Biden, algunos sotienen que el nuevo gobierno eliminará la sección 230. Sin embargo, es poco probable que un gobierno conformado por las Big Tech vaya en contra de sus propios intereses. Dentro del gabinete y los asesores de Joe Biden se encuentran al menos 14  personas que provienen de estas compañías. Google y Microsoft fueron unos de los principales donantes para la realización del acto de investidura de Biden. Si además tenemos en cuenta la ayuda sobre el caso de Hunter Biden durante la campaña, es poco posible que las Big Tech salgan perdiendo en una nueva legislación.

Donde sí es posible que estas empresas tengan algún tipo de problema es con las demandas antimonopolio, debido a sus prácticas comerciales. Y es justo en este punto donde China se presenta como garante de la preeminencia del Estado por sobre las empresas. Las leyes antimonopolio le permiten al gobierno chino regular el accionar de las empresas informáticas y evitar el crecimiento desmedido de una sobre el resto.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, incluso no tuvo reparos en llamar la atención sobre el peligro que estas empresas ejercen sobre las comunidades políticas. En su discurso en el Foro Económico Mundial dijo:

En opinión de estas empresas, su monopolio es óptimo para organizar procesos tecnológicos y comerciales. Tal vez sea así, pero la sociedad se pregunta si tal monopolio responde a los intereses públicos. ¿Dónde está la frontera entre los negocios globales exitosos, los servicios en demanda y la consolidación de big data y los intentos de administrar la sociedad a su propia discreción y de manera dura, reemplazar las instituciones democráticas legales y esencialmente usurpar o restringir el derecho natural de las personas a decidir por ellos mismos cómo vivir, qué elegir y qué posición expresarse libremente?

No son los únicos

Mas allá del tremendo poder que han concentrado las empresas de redes sociales sobre el discurso público, los Estados todavía mantienen herramientas para censurar voces contrarias a sus intereses. Pero lo que supuestamente es una característica de un estado totalitario y represivo, ahora es accionar común de supuestos gobiernos liberales.

El pasado 3 de Febrero, el gobierno de Ucrania impuso sanciones económicas y la eliminación de las licencias de transmisión a tres canales de TV opositores a su gobierno: el canal 112, NewsOne y ZIK. El motivo de las sanciones, “frenar la propaganda financiada por un país agresor” (Rusia), según el propio presidente Zelenski.

Por otro lado, el 4 de Febrero la agencia estatal británica Ofcom retiró la licencia de transmisión del canal chino CGTN por lo que no podrá ser visto en el Reino Unido. La excusa es que la empresa local licenciataria no tiene control editorial del contenido, sino que lo tiene China. Algo que queda claro desde el comienzo de las transmisiones del canal en 2002, por lo que la empresa supone que es una acción políticamente motivada por la compentencia comercial con China.

En un período de transición hegemónica y competencia entre dos grandes bloques, el atlántico y el euroasiático, la arena de discusión global no es más que uno de los escenarios de este enfrentamiento. Y en este compiten tanto empresas como Estados, a veces en conjunto, otras como rivales.