Relaciones internacionales en la era del declive estadounidense: ortodoxia del conocimiento y política exterior obstructiva

por Greg Simmons para Russia in Global Affairs

Desde la creación del orden global unipolar liderado por Estados Unidos, este país ha disfrutado de los beneficios de la hegemonía. Sin embargo, el surgimiento de potencias no occidentales, dentro de un orden global multipolar que aún se está formando, ha provocado intentos por parte de Estados Unidos de limitar las fortalezas y oportunidades de esas potencias emergentes y, por lo tanto, retener un poder relativo y una ventaja de influencia.

Evolución del orden global

Estados Unidos y muchos países europeos se enfrentan a diversas crisis: declive económico, malestar social y desigualdad, legitimidad política, etc. Estos son a menudo el resultado de su propia creación, los estragos de décadas de “reformas” neoliberales y las “guerras sin fin” que se engendraron en el marco de la Guerra global contra el terrorismo. Un resultado obvio ha sido el declive del poder e influencia políticos, militares y económicos de Estados Unidos y Europa, que ha dado forma al orden mundial durante siglos.

Hay una transformación gradualmente más evidente y perceptible de la hegemonía del orden geopolítico global, desde un orden unipolar, centrado en Occidente y liderado por Estados Unidos, hacia una configuración multipolar no centrada en Occidente. Existe un acuerdo general de que el orden global se está transformando, pero existe un desacuerdo sobre si esto es reversible o irreversible, incluso entre los académicos liberales estadounidenses que ven favorablemente la hegemonía global estadounidense.

El ex asesor de seguridad nacional Zbigniew Brzezinski en 1997 habló de los imperativos estratégicos para Estados Unidos y su hegemonía global en el apogeo de su poder unipolar. Señaló que para consolidar y expandir su influencia y poder global, Estados Unidos necesitaba mantener el cumplimiento de sus estados “vasallos” y “clientes”, evitar la creación de coaliciones que puedan desafiar la supremacía estadounidense y evitar el surgimiento de poderosos estados desafiantes.

Ortodoxia del conocimiento

Para influir en la percepción de la audiencia objetivo del ámbito físico (en este caso, las relaciones internacionales y los actores), el uso de información simbólica e interpretativa selectiva se comunica a través del ámbito de la información para dar forma al ámbito cognitivo de las diversas audiencias. Esto es particularmente importante cuando la calidad de la información afecta la calidad de la toma de decisiones, tanto para bien como para mal.

En política exterior y relaciones internacionales, el uso de la lógica (logos), la ética (ethos) y la emoción (pathos) se puede lograr utilizando “apilamiento de cartas” (card stacking), “generalidades brillantes” (glittering generalities), “formación de caravanas” (band wagoning) y “afirmaciónes” (assertions). Se hace con la intención de ganar el dominio de la información, que es un medio de convertir el reino de la información en un arma para controlar los flujos de información sobre eventos, personas y procesos en el reino físico. El resultado deseado es controlar mejor las percepciones y opiniones de la audiencia sobre las “realidades” comunicadas que se pueden poner en práctica para crear mayores fortalezas y oportunidades, al tiempo que imponen debilidades y amenazas a las opciones operativas del oponente.

Estas consideraciones anteriores son el camino hacia lo que yo llamo la creación de una ortodoxia del conocimiento. Esto plantea las preguntas, ¿qué es la ortodoxia del conocimiento y por qué es importante en las relaciones internacionales y la política exterior? La ortodoxia del conocimiento ocurre cuando se da una interpretación particular del ámbito físico a través del ámbito de la información, lo que significa que esta información se vuelve “pegajosa” y domina otras interpretaciones y explicaciones del objeto o sujeto específico bajo escrutinio. En efecto, el resultado es reducir el discurso “permisible” porque el aspecto de la ortodoxia infiere y refuerza una interpretación bastante monolítica que limita las opciones operativas de algunos actores internacionales y amplía esas opciones para otros. Por ejemplo, la teoría de la paz democrática, que promovió la idea de que las democracias no luchan entre sí y estableció el contexto para una expansión mesiánica de la “democracia” a través de varias tipologías de guerra. Este proceso se refiere a la ingeniería de la percepción y la política basadas en el conocimiento mediante el dominio de la narrativa pública sobre la caracterización de un tema o actor.

Política exterior obstructiva

Una ortodoxia establecida del conocimiento puede operacionalizarse para servir a la base de una política exterior obstructiva. El objetivo de la política exterior obstructiva (de palabra y de hecho) es utilizar el ámbito de la información como un medio para politizar e influir en el ámbito cognitivo donde el iniciador de la comunicación busca crear un entorno diplomático hostil (incluida la diplomacia pública) que impone condiciones y restricciones en la toma de decisiones y la capacidad del país de destino para seleccionar o promulgar opciones apropiadas de política exterior que puedan atender efectivamente a los objetivos y metas de ese país. Al hacerlo, el país objetivo no es tan eficaz en la ejecución de su programa de política exterior y, por lo tanto, en la creación de un entorno de relaciones internacionales en el que Estados Unidos se las arregla para mantener una superioridad relativa sobre cualquier competidor individual.

Por ejemplo, crear la ortodoxia del conocimiento sobre la atribución de ciberataques, que crea la impresión de un Estados Unidos defensivo y unas China y Rusia ofensivas. Sin embargo, esto ignora una larga historia de operaciones de ataques a redes informáticas desde EE. UU., como la del Stuxnet. Esto también se aplica a las afirmaciones sobre la supuesta “invasión inminente” de China a Taiwán. La intención, junto con demandas y atención desproporcionadas (en nombre de ‘democracia’ o ‘seguridad’ o ‘paz’) es poner a China y Rusia a la defensiva para responder a las afirmaciones sin limitarse operacionalmente, ya que la atención se desvía de la mala conducta de Estados Unidos en asuntos internacionales.

Al intentar quemar puentes y evitar que se establezcan o mantengan dinámicas de relaciones positivas, EE. UU. espera crear la impresión de una falta de opciones de política exterior para Rusia y China y, por lo tanto, lógicamente se ven obligados a comprometerse con EE. UU. Esto se hace a menudo mediante el uso de “formación de caravanas” selectivas, generalidades brillantes y propaganda de apilamiento de cartas sobre las opciones de política exterior soberana de Rusia, y la aplicación de falsas lógicas y valores éticos a los programas geoeconómicos estratégicos de China, como la iniciativa de La Franja y la Ruta. Estos están destinados a actuar como grilletes cognitivos y restricciones sobre las fortalezas y oportunidades potenciales para la agenda de política exterior de los desafiantes en el orden multipolar emergente.

¿A donde nos dirigimos?

Dado el declive de la influencia global, el poder y el prestigio de Estados Unidos y el regreso de la política liberal del establishment dominante, es probable que haya un mayor nivel de tensiones y conflictos en todo el mundo a nivel local, regional y global. Joe Biden anunció abiertamente antes de las elecciones presidenciales el deseo de Estados Unidos de volver a liderar la agenda global. Sin embargo, esto se está haciendo en un momento de fragmentación política y social, declive económico y un ejército que se ha visto debilitado por décadas de Guerras Sin Fin. El declive de Estados Unidos es evidente para muchos observadores de todo el mundo, lo que limita la credibilidad y la viabilidad del intento de insertarse como líder del ‘mundo libre democrático’. El resultado es que hay una gran vacilación y cautela en las potencias emergentes que son cortejadas por Estados Unidos para que las sigan ciegamente al abismo con el fin de preservar un imperio que se desmorona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *