¿Pueden aprender? Otra derrota de EE. UU. en un juego de guerra

por Patrick Armstrong para Strategic Culture

(Nota: por tradición, volviendo al primer Kriegsspiel prusiano, tu lado es “Azul”, el otro lado es “Rojo”. Los soviéticos lo hicieron al revés).

Según David Halberstam, cuando Washington estaba considerando aumentar su presencia en Vietnam, se llevó a cabo un juego de guerra para probar opciones. Se colocaron más aviones bombarderos en aeródromos en Vietnam; Rojo atacó los aeródromos. Azul trajo más tropas para proteger los aeródromos; Rojo comenzó a atacar las líneas de suministro de esas tropas. Más tropas para proteger las líneas de suministro; más ataques a sus sistemas de apoyo. Y así sucesivamente: todo lo que pensó el lado estadounidense fue contrarrestado rápida y fácilmente por el equipo de Vietnam. Los resultados fueron ignorados: era sólo un juego, no realmente real.

Adelantemos a 2002,  a un ejercicio muy grande y complicado que simula un ataque de Estados Unidos contra – sin nombrarlo, pero obviamente – Irán. El general retirado del Cuerpo de Marines (USMC) que lideraba al Rojo, un soldado experimentado y sensato que no creía que la tecnología fuera la respuesta a todo (especialmente a las maravillas proyectadas que el juego de guerra le otorgaba al lado estadounidense), despreció las palabras de moda de la escuela de negocios como “centrado en la red” (network-centric) – pensó fuera de la caja y usó armamento de baja tecnología. Cuando la alta tecnología de EE. UU. eliminó sus comunicaciones, como sabía que harían, se quedó en silencio: sus comunicaciones eran a través de motociclistas, mensajes codificados en las oraciones de los viernes y técnicas similares de la vieja escuela. Disparó más misiles que el lado Azul pudo manejar, hundió a la mayor parte de la fuerza de invasión y acabó con el resto con enjambres de pequeñas embarcaciones. “Todo terminó en cinco, tal vez diez minutos”. La fuerza de invasión volvió a la vida, las reglas se modificaron para reducir las habilidades de los defensores – el comandante de la Fuerza Roja estaba a punto de destruir las fuerzas de desembarco reconstituidas – y el lado estadounidense “ganó”. El general se marchó cuando decidió que el juego estaba demasiado manipulado para que él se molestara en hacer algo; como dijo en un informe: “todo esto fue prostituido; era una farsa destinada a demostrar lo que querían demostrar ”.

Se suponía que cada uno de estos juegos de guerra era una experiencia de aprendizaje y prueba. El primero fue probar qué hacer y cómo hacerlo en Vietnam, el segundo, más ambicioso, se suponía que probaría todo el paquete del nuevo ejército estadounidense en todos los aspectos: se dice que ha costado 250.000 millones de dólares e involucró a 13.000 participantes. ¿Qué se aprendió de los dos? Ciertamente no se aprendió nada del juego de guerra de Vietnam. Washington siguió adelante y puso tropas – solo unas pocas al principio pero aumentando a la increíble cifra de 500.000 en su punto máximo y una cantidad fantástica de bombas; Se cruzaron ríos, se vio luz al final del túnel, pero todos sabían que era una causa perdida y nadie quería decirlo. El enemigo contrarrestó y aguantó todo y, al final, Estados Unidos se fue a casa derrotado. El juego de guerra resultó ser un predictor bastante preciso del futuro. Y tampoco parece que los militares estadounidenses hayan aprendido nada de la experiencia de 2002. Ciertamente, nada en el comportamiento de Washington hacia Irán da la impresión de que el liderazgo estadounidense imagina que podría ser derrotado si ataca a Irán.

Tampoco, ahora que lo pienso, hay evidencia de que haya aprendido mucho de la realidad de Vietnam. Afganistán fue, en muchos aspectos, una repetición de Vietnam: una fuerza decidida de baja tecnología contrarrestó todo lo que el ejército estadounidense pudo pensar. En 2018, Les Gelb, el compilador de los Papeles del Pentágono, dijo:

“Ya sabes, nos involucramos en estas guerras y no sabemos nada sobre esos países, la cultura, la historia, la política, la gente que está arriba o incluso abajo. Y, cielos, estas no son guerras como la Segunda Guerra Mundial y la Primera Guerra Mundial, donde hay batallones luchando contra batallones. Son guerras que dependen del conocimiento de quiénes son las personas, de cómo es la cultura. Y nos lanzamos sobre ellos sin saberlo. Ese es el maldito mensaje esencial de los Papeles del Pentágono”.

Y ahora avanzamos dos décadas. En octubre pasado, otro juego de guerra simuló una defensa estadounidense de Taiwán contra un ataque chino. Otra prueba de algún concepto de lucha bélica altisonante. (Uno podría preguntarse cuántos de estos conceptos son en realidad ideas de escuelas de negocios, dada la predilección de los generales estadounidenses por los MBAs. Probablemente la peor preparación imaginable para lo que nuestro comandante “iraní” del USMC llamó un “negocio terrible, incierto, caótico y sangriento”.) El general John Hyten, vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, informó sobre el juego de guerra:

“Sin exagerar el tema, [la Fuerza Azul] fracasó estrepitosamente. Un equipo rojo agresivo que había estado estudiando los Estados Unidos durante los últimos 20 años simplemente corrió a nuestro alrededor. Sabían exactamente lo que íbamos a hacer antes de que lo hiciéramos”.

Lo primero que salió mal para la Fuerza Azul fue que de repente perdió todas sus comunicaciones; como he estado diciendo (y los chinos y los rusos seguramente lo saben), una de las suposiciones fundamentales del estilo estadounidense en la lucha bélica son las comunicaciones constantes, confiables y  aseguradas. Todas sus armas “inteligentes” deben estar “hablando” con sus controladores todo el tiempo: dejan de “hablar” y se vuelven “estúpidas” de inmediato. Luego, la fuerza estadounidense fue golpeada con una ola tras otra de misiles. Y las zonas traseras fueron alcanzadas por oleadas de misiles. Y eso fue todo. Y en otro juego de guerra en 2020, Polonia fue aniquilada por los rusos: Varsovia fue rodeada en cinco días.

Lo que más me llamó la atención en la refrescante y honesta presentación de Hyten fue esto: “estudiando a los Estados Unidos durante los últimos 20 años”. Los funcionarios de Washington no se destacan por su capacidad para ver las cosas desde el punto de vista del otro lado, pero ciertamente acertó en eso. China (y Rusia e Irán) saben que están en la lista de blancos de Washington. Han estado viendo a Washington librar guerras durante dos o tres décadas (sin ganar ninguna de ellas, a pesar del bombo publicitario); saben cómo lucha Washington; conocen sus fortalezas y debilidades. Han pensado mucho en ello. También se podría observar que, mientras Washington libra sus guerras de manera segura en el extranjero, China, Rusia e Irán tienen muy fuertes recuerdos de las guerras libradas en su propio territorio. Esto les da, como siempre señala Andrei Martyanov, una visión bastante diferente de la guerra: no es un asunto de elección muy lejano, es un proceso horrible, mortal, sangriento e inmensamente destructivo en su propia casa.

“Estados Unidos tiene cero experiencia histórica en la defensa de los Estados Unidos propiamente dichos contra enemigos poderosos y brutales. Es una diferencia cultural, profunda y que se manifiesta en todo el espectro de actividades, no solo en los respectivos complejos militar-industriales. En otras palabras, los rusos DEBEN construir armamento de primera línea, porque la seguridad de Rusia depende de ello”.

Perder para ellos no es la forma estadounidense de perder. No hay que alejarse, dar explicaciones y olvidar: es vida o muerte. Se toman la guerra en serio y se esfuerzan por pensar en cómo defenderse de un ataque estadounidense. Saben que la superioridad aérea y las comunicaciones aseguradas son las necesidades del modo de guerra estadounidense; saben que las fuerzas armadas estadounidenses esperan acumular enormes fuerzas sin ser molestadas. No han usado estos años sin hacer nada; no esperarán a que los estadounidenses reúnan tranquilamente la fuerza para bombardearlos. Por eso se han concentrado en guerra electrónica y muchos misiles. Estados Unidos no tendrá comunicaciones seguras, espacio aéreo libre o bases seguras: Beijing, Moscú y Teherán, si tienen que luchar, lucharán para ganar. Y harán lo que sea necesario; ningún árbitro aparecerá para “señalar una falta” y volver a reflotar la flota.

En el mundo real, la jactancia de la “des-ocupación” de Ucrania fue silenciada en dos semanas por una enorme movilización rusa. Seguramente alguien en el Pentágono se dio cuenta de eso. La aventura del HMS Defender frente a Crimea (por cierto, el único de los seis barcos de su clase que realmente es apto para el mar, lo que no es en sí mismo una actuación muy impresionante) también puede haber enseñado algunas lecciones sobre las consecuencias de los gestos tontos.

No se aprendió nada de los juegos de guerra de Vietnam o Irán, ¿qué pasa con este? El general Hyten dijo que “los Estados Unidos han reevaluado el concepto de guerra conjunta”. Confirmó que la nueva estrategia que se está desarrollando,

“no es un enfoque desde una hoja en blanco, porque nunca puedes tomar una hoja de papel en blanco si quieres llegar entre ahora y 2030, debes comenzar con lo que tienes”.

Eso suena bien, “hoja en blanco”, pero sabes que nada cambiará realmente. Se suponía que Vietnam iba a dar una lección (y el ejército de los EE. UU. ciertamente mejoró) pero, esencialmente, hizo las mismas cosas de nuevo en Afganistán. Por el doble de tiempo. Dudo que este ejercicio provoque el cambio a gran escala del que está hablando. Probablemente volverá la complacencia.

Aun así, a uno le gustaría ser una mosca en la pared cuando los militares de alto rango de EE. UU. informan al presidente:
“Falló miserablemente”, derrota en Afganistán (próximamente en Irak y Siria), poder militar ruso y chino, misiles hipersónicos maniobrables, guerra electrónica, defensa aérea en capas. Las sesiones informativas no pueden ser demasiado optimistas, ¿verdad? ¿Será por eso que el gran ejercicio en el Mar Negro terminó tan silenciosamente? ¿Podría esto estar en el trasfondo de la decisión de dejar de intentar bloquear Nord Stream? ¿Podría ser esta una de las razones por las que Biden pidió reunirse con Putin? Los guerreros de sofá nunca entenderán esto, por supuesto, pero quizás uno pueda esperar que los generales lo hagan; Hyten parece haberlo hecho, pero, al igual que las guerras estadounidenses son una secuencia de guerras de un año porque cada comandante patea el fracaso para adelante para que su sucesor se preocupe, su sustituto puede volver a la complacencia de estar en la cima de “el ejército más grande de la historia del mundo”.

Pero uno puede esperar que aprendan un poco de humildad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *