Mirada Multipolar | Abriendo nuevas rutas

por Sebastián Tapia

El estrangulamiento del Canal de Suez creado por el portacontenedores “Ever Given” marca la debilidad del transporte marítimo en ciertos puntos estratégicos del globo. La creación de rutas alternativas para mantener el flujo del comercio mundial es una necesidad, pero confronta con intereses establecidos hace siglos.

Tapón en Suez

El pasado 23 de Marzo, el buque portacontenedores “Ever Given” encalló mientras comenzaba su paso por el Canal de Suez. Su posición bloquea completamente el paso del canal, creando un atascamiento de más de 150 buques de todo tipo esperando pasar. El “Ever Given” es un buque de bandera taiwanesa y armador japonés, de enorme tamaño – 400 metros de eslora – y una capacidad de transporte de 224.000 toneladas, que llevaba productos de China a los Paises Bajos.

El costo de este embotellamiento es altísimo. Egipto, que controla el paso del Canal, pierde 16 millones de dólares por día sólo en peajes no cobrados.  Normalmente transitan bienes por unos 9.600 millones de dólares diarios por el Canal, que ahora no llegan a destino. El costo calculado por hora de perdidas por este tapón es de 400 millones de dólares. Si bien el 10% del petróleo es transportado por Suez, hasta ahora no ha repercutido en el precio. Pero esto depende de cuánto dure el desabastecimiento.

El hecho llamó la atención por ser tan gráfico para describir la debilidad que tiene el sistema mundial de transporte marítimo para depender de algunos puntos estratégicos: el Canal de Suez en Egipto, el estrecho de Ormuz entre Irán y Omán, el estrecho de Malaca entre Malasia e Indonesia, el estrecho de Mandeb entre Yemén y Yibuti o el Canal de Panamá.

El cierre del estrecho de Ormuz, en caso de un conflicto armado con Irán, o el de Mandeb, en caso de aumentar el conflicto en Yemén, podrían causar pérdidas mucho más graves en cuanto al tránsito de petróleo.

La dependencia del comercio mundial en el transporte marítimo, que provee un costo menor en flete, lleva a la construcción de barcos cada vez más grandes y difíciles de maniobrar. Esta pudo ser la verdadera causa de este accidente, más allá de la razón que dió la compañía: una ráfaga de viento durante una tormenta de arena.

Rutas alternativas

Para reducir la dependencia de estas rutas, el proyecto chino de “la Franja y la Ruta” busca invertir en infraestructura que le permita transportar la producción china a otros mercados (Europa principalmente). Dos grandes ejemplos de estas rutas alterntativas son el tren que une China con el Reino Unido, utilizando la red ferroviaria rusa y europea, y el tren que une Turquía con China

Otra ruta que comienza a presentarse como una alternativa válida a las que transitan por el Océano Índico es la Ruta del Ártico. Para conectar los puertos chinos del sudeste con Rotterdam, Países Bajos, es una ruta más corta que la que pasa por el Canal de Suez. Debido al aumento de las temperaturas promedio, gracias al calentamiento global, la ruta es más transitable que antes. Su principal característica es que casi la totalidad del trayecto transcurre en el mar territorial ruso.

Procesos de estabilidad en Asia

Pero el éxito de la Franja y la Ruta depende de lograr cierta paz y estabilidad en Eurasia. Dos grandes focos de tensión en el centro de Asia están siendo pacificados. Por un lado, el conflicto de Cachemira, entre India, Pakistán y China que el año pasado llevó a incidentes fronterizos graves, y por otro la guerra en Afganistán.

Desde que comenzó la desmovilización de tropas chinas e indias de la frontera,  acordada entre las partes, y el alto al fuego entre India y Pakistán, ambos en Febrero, se redujo la tensión en la región.  Sólo la participación de India en el Quad, una alianza de países que busca contener el avance de la influencia china en la región y en el resto del mundo, mantiene la tensión con Beijing y la aleja de la relación que solían mantener como socios del BRICS. Pero eso podría cambiar pronto, si la presión estadounidense sobre India para evitar la compra de misiles antiaéreos rusos S-400 convence a Modi de buscar una política exterior más independiente de Washington.

En cuanto a Afganistán, el proceso de paz avanza. El gobierno reconocido del país, heredero de la ocupación estadounidense, declaró que está dispuesto a ir a elecciones anticipadas junto al movimiento Talibán como parte de un acuerdo político que de por terminada la guerra.  El único escollo para la paz es la presencia de tropas estadounideses. Biden aseguró que es difícil cumplir con el retiro de sus tropas para el 1° de Mayo, lo que hace peligrar todo el proceso de paz.

Respuesta coordenada a Occidente

La reunión entre el canciller ruso, Sergei Lavrov, y su par chino, Wang Yi, resaltó la importancia que cada parte le da a la relación bilateral. La reunión se realizó tras el regreso de Yi de su tenso encuentro con el Secretario de Estado, Antony Blinken, en Alaska.

El principal punto que acordaron los cancilleres ruso y chino fue el de trabajar en conjunto frente al establecimiento de sanciones unilaterales, sin acuerdo de Naciones Unidas, por parte de la Unión Europea y los Estados Unidos.

China también firmó esta semana un acuerdo de cooperación estratégica por 25 años con Irán, que también es sujeto de sanciones unilaterales. 

La confusión europea

Un actor que debería estar interesado en promover la estabilidad que le garantice el acceso a los productos chinos es la Unión Europea. Sin embargo, coincide con Estados Unidos en el establecimiento de sanciones económicas unilaterales contra China y Rusia, pero a la vez busca acercarse económicamente.

En la última reunión de cancilleres de miembros de la OTAN, Antony Blinken estableció como prioritario sacrificar dos iniciativas que afectan la economía europea en aras de la “seguridad estratégica” de la Alianza: cancelar la construcción del gasoducto Nordstream II y evitar la firma del Acuerdo Integral de Inversiones entre China y la UE.

El Nordstream II es promovido por Alemania, la cual sería la principal receptora del gas ruso, tal como lo fue con el Nordstream original. El gasoducto está a punto de ser terminado, pero la amenzas de sanciones económicas por parte de Estados Unidos a las empresas que participen en la construcción y puesta en funcionamiento hizo que compañias aseguradoras y certificadoras se bajaran del proyecto.

Para el Secretario del Estado, el proyecto es una mala idea porque permite a Rusia ejercer influencia en Europa Central. Claro que la alternativa al gas ruso barato que llega en el gasoducto es gas de esquisto transportado en barco, mucho más caro, desde los Estados Unidos.

En cuanto al Acuerdo Integral de Inversiones, Blinken se opone a la firma por considerar que China lo impone por la fuerza a Europa. Dijo que “Estados Unidos no va a forzar a sus aliados a elegir entre ‘ellos o nostros’ con China”, pero recordó las sanciones impuestas por China a miembros del Parlamento Europeo. Por supuesto, evitó explicar que esas sanciones son respuestas a las sanciones económicas impuestas por el Parlamento Europeo a funcionarios chinos, basadas en las acusaciones estadounidenses sobre un supuesto genocidio en Xinjiang (donde la población igualmente crece). La reaccion europea fue la suspensión de la reunión con funcionarios chinos en la que se trataría la firma del acuerdo.

La creación de un nuevo sistema económico mundial, con centro en Asia, será más difícil y más violento, mientras las tensiones ideológicas se impongan sobre los intereses nacionales. Europa debe decidir si mantendrá su alineamiento automático con Washington, con el costo económico que implica, o si busca acercarse a este nuevo mundo asiático. No podrá mantenerse a flote mucho tiempo en esta tormenta, al igual que el “Ever Given”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *