Brasil | La representación de las mujeres importa, y mucho en período electoral

Brasil | La representación de las mujeres importa, y mucho en período electoral

Escriben Danielle Gruneich e Iara Cordeiro | www.aliapolitica.com.br
Traducción Zoe Lázaro Arias

En el momento en que Brasil supera las 60 mil muertes por la Covid-19, un debate que se ha instalado en las noticias es sobre el aplazamiento de las elecciones. A cinco meses de las municipales, deberíamos estar discutiendo el cambio (o continuidad) de los gobiernos de las alcaldías de los 5.570 municipios y de las Municipalidades brasileñas, cómo fueron las gestiones y qué nuevas propuestas se debaten para el futuro del municipio. Mientras tanto, la pandemia nos hace mirar con mucho más cuidado la gestión, en particular la de los recursos de la salud; la economía y la renta y, en particular, el cuidado de las personas.

Discutir el aplazamiento de las elecciones en medio de una crisis sanitaria parece ser un asunto menor, pero no lo es. Pensar en la representación de las mujeres tampoco lo es. Las denuncias de violencia contra la mujer aumentaron en un 40% durante el aislamiento social, como muestran los datos del “Ligue 180” y un reciente informe de la ONU. Además del aumento de la violencia doméstica, más de siete millones de mujeres perdieron sus empleos en el período. Otro punto importante, referente al cuidado, muestra que no sólo aumentó la carga de trabajo doméstico de la mujer con el trabajo remoto, ya que las escuelas están paralizadas; sino que el cuidado de las personas enfermas también recae en las mujeres. Este cuidado de los enfermos por las mujeres se refleja también en los profesionales de la salud, ya que en la enfermería el 90% son mujeres, aunque sólo una cuarta parte de ellas sean jefas.

A partir de la votación de la promulgación de la Enmienda Constitucional nº 107/2020 y el aplazamiento de las elecciones, hay varios temas que todavía carecen de atención: cómo se dará la campaña en medio del aislamiento social; cómo mantener la protección de las personas que van a trabajar el día de las elecciones y también de las que van a votar; si el Fondo Electoral será o no destinado para la lucha contra la pandemia; si la propaganda electoral partidista gratuita (derogada en la reforma electoral de 2017) deberá volver, ya que en este aislamiento las personas están consumiendo mucho más el noticiero de la TV.

¿Y por qué importa la representatividad femenina en este debate? En primer lugar, porque la falta de representación se refleja en distorsiones sobre la participación democrática. Es necesario que las mujeres, como uno de los grupos más afectados por la pandemia, como muestran las cifras mencionadas anteriormente, participen en los debates y formen parte de la solución. Un ejemplo de ello fue la aprobación de la ayuda de emergencia, en la que el esfuerzo de la Bancada Femenina permitió traer luz sobre cómo la pandemia afectaba mucho más a las mujeres y con eso fue posible que madres terrestres pudieran recibir dos cuotas de la ayuda de emergencia.

Otro punto que merece atención es que los países liderados por mujeres han conseguido, en diferentes contextos, tener mejores respuestas en la lucha contra la pandemia. Se supone que esto se debe a que las mujeres en general son criadas en un ambiente cultural diferente de los hombres, más ligado al cuidado; además de tener que estar mucho más cualificadas que los hombres para asumir el mismo puesto, producto de las desventajas en el desarrollo de la carrera política. Eso de algún modo se imprime en su actuación política, pues las mujeres tienden a no priorizar la economía sobre vidas, confían en la ciencia y la tecnología y no temen escuchar y seguir expertos en el asunto. No por nada, los países que lideran los números de infectados y muertos son liderados por hombres que no poseen esas características.

Este será un período electoral atípico en Brasil, sin los eventos tradicionales de pre-campaña y de campaña, sin el cuerpo a cuerpo con el elector y en un momento en que se pone en la balanza lo que es prioritario o no. Este momento de incertidumbre, en el que ni los expertos logran proyectar el impacto final de la enfermedad en el país, es importante que las propuestas presentadas reflejen en soluciones para el municipio que motiven al elector a salir de casa, en plena pandemia, para depositar su voto de confianza y elegir a los representantes que mejor resuelvan estas cuestiones, en lugar de simplemente pagar la multa y “lavarse las manos”.

MERCOSUR… Cumbre y después…

MERCOSUR… Cumbre y después…

“Sur.. paredón y después…
Ya nunca alumbrará con las estrellas
Nuestra marcha sin querellas”

Homero Manzi

Escribe: Mariana Vázquez

El pasado jueves se realizó la 56 Cumbre de Jefes de Estado del MERCOSUR, el proceso de integración más importante del Cono Sur de América, que el año próximo cumplirá treinta años.

Esta Cumbre, en la cual la República del Paraguay entregó la presidencia pro tempore del bloque a la República Oriental del Uruguay, puso en evidencia desacuerdos profundos. Estos desacuerdos, que tiñeron el semestre, se centraron en dos cuestiones que son estructurantes a la hora de pensar en el presente y el futuro de nuestra región. En primer lugar, la economía política de la integración, que en gran parte se proyecta en el tipo de relaciones comerciales del bloque con terceros. Esto es, cuál es el proyecto económico  del MERCOSUR, qué tipo de integración económica se busca. Y, en segundo lugar, nada menos que la democracia y el Estado de derecho. La tensión con respecto a esta última cuestión tuvo su punto más alto, probablemente, cuando el presidente Alberto Fernandez decidió retirarse de la reunión al momento de hablar la presidenta de facto del Estado Plurinacional de Bolivia, Jeanine Añez. Pero veamos un poco más en detalle estas cuestiones.

¿Tercera posición?

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, precisó en esta Cumbre su particular visión geopolítica sobre el momento de transición que está experimentando el mundo. No es preciso elegir entre EEUU y China, precisó ¿Cuál sería entonces su versión de esta especie de tercera posición? Que el bloque firme de acuerdos de libre comercio con ambos. Esta posición no es nueva en el país vecino, más allá del cambio de gobierno, pero sí lo es su intensidad y su amplitud. Lo que sin dudas es novedoso, probablemente inédito en la historia de la integración bilateral desde la última restauración democrática, es la profundidad de las diferencias que separan a los dos países más grandes del bloque, Argentina y Brasil.

A la distancia política, se suma un desacuerdo profundo con respecto a la economía política de la integración, que es directamente proporcional al compromiso de una parte del gobierno de Bolsonaro con un nivel de apertura comercial sin precedentes en la historia del país vecino. En la mesa del MERCOSUR, esto se refleja en la propuesta de Brasil, reiterada por el propio jefe de Estado en la Cumbre, de bajar sustancialmente el arancel externo común del bloque, y de una agenda sumamente ambiciosa y exigente de negociaciones de acuerdos comerciales, en su mayoría profundamente asimétricos. La negativa de Argentina a acompañar esta agenda ha producido una gran tensión al interior del MERCOSUR en abril del 2020, y en forma incremental desde diciembre pasado.

En la pesada herencia del macrismo debe agregarse, a la carga del endeudamiento externo, la clausura de lo sustancial de la negociación de sendos acuerdos de libre comercio con la Unión Europea y con la Asociación Europea de libre comercio, hoy en proceso de revisión legal. Así como la aceptación, por parte de su gobierno, de aquella agenda externa del bloque, que incluye negociaciones con países como Corea, Singapur, Canadá, El Líbano, la India, etc. En caso de entrar en vigor cualquiera de aquellos acuerdos, o de concretarse las negociaciones en curso en los términos planteados, el daño sobre la industria, el empleo, el poder regulatorio del Estado, y las posibilidades de desarrollo del país, sería muy grande.

Triste Europa

Triste Europa, titulaban los analistas brasileños Deisy Ventura y Ricardo Seitenfus  a su nota en la que daban cuenta, allá por el 2008, del retroceso en términos de derechos de los migrantes que implicaba la aprobación, en el marco europeo, de la que muchos llamaron “Directiva de la Vergüenza”, y estos autores “una tenebrosa concepción jurídica de la inmigración a los Estados Miembros de la Unión Europea”.

Llamó la atención, a quien conoce la historia de las cumbres del MERCOSUR, la inédita presencia de Josep Borrell, Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores.

Apenas escasas horas pasaron de culminada la reunión de los Jefes de Estado del MERCOSUR para que la Unión Europea hiciera circular una propuesta de división del acuerdo negociado que, de manera también inédita en la historia de estos acuerdos, separaría el capítulo comercial de lo acordado en cuanto a diálogo político y cooperación. La Comisión Europea busca, de esta manera, un atajo al que se anticipa como difícil debate en el Consejo Europeo, que podría poner en riesgo el acuerdo. La política comercial, ya hace mucho tiempo comunitarizada, es su competencia y por ende insensible al veto de los Estados. De aprobarse esta propuesta, la entrada en vigor en el territorio europeo de este acuerdo sería, por ende, más fácil y rápida. Más allá de las reflexiones que sin duda sobrevendrán sobre el respeto o no del mandato negociador original de los Estados a la Comisión, u otras cuestiones que puedan surgir, está claro que el documento circulado no respeta lo acordado, ni la propia historia del proceso negociador que, más allá de que suele olvidarse, se montó sobre una supuesta historia de valores comunes que en algún momento llevaron a la Unión Europea a presentarse como una región diferente a su rival comercial, EEUU, que encabezaba por aquellos tiempos la propuesta del ALCA.

Triste Europa, decimos, si renunciando en este acuerdo a establecer un gran paraguas que teja lazos que  trasciendan lo meramente comercial, sólo deviene, una vez más, una potencia que busca un acuerdo asimétrico que, como señalamos arriba, de ninguna manera parecería contribuir con los objetivos del desarrollo y el bienestar levantados como bandera en otros foros por la misma Unión Europea.

Según cuentan los pasillos del MERCOSUR, y no es difícil deducirlo de  sus posicionamientos públicos, los gobiernos de Brasil, Paraguay y Uruguay no ven con malos ojos la propuesta europea. Ver más allá del libre comercio, y del corto plazo, no parece ser una virtud de las derechas de estos tiempos. Esperemos que el gobierno de la República Argentina, nuevamente, pueda parar la pelota y plantear una posición diferente en esta mesa.

Democracia, Estado de derecho y ciudadanía. Quo Vadis?

Por último, pero no por ello menos importante, no podemos dejar de recordar que el sendero que desde junio de 2012 fue tomando fuerza en el MERCOSUR, no abonado hoy por el actual gobierno argentino, es hijo de un importante retroceso democrático en Sudamérica. El golpe de Estado en Paraguay (2012), el golpe de Estado en Brasil (2016) y la  posterior inhabilitación de la candidatura de Lula da Silva, montada sobre el law fare, el golpe de Estado en Bolivia (2019), muestran que ciertos supuestos consensos sobre el destino de esta geografía no han sido construidos con legitimidad popular. En ese sentido, ningún esfuerzo es vano por la reconstrucción de un proyecto de región con anclaje popular que pueda darle a esta parte del mundo un lugar de nuevo polo de poder, profundamente democrático, en el escenario internacional.

Economía mundial y redistribución de la riqueza

Economía mundial y redistribución de la riqueza

El pasado 23 de Junio, desde el Observatorio del Sur Global realizamos el encuentro llamado “Economía mundial y redistribución de la riqueza. Una mirada desde el Sur global”. En esta ocasión contamos con la presencia de Cecilia Nahon, Haroldo Montagu y Marcos Cleri. La coordinación estuvo a cargo de Mariana Vazquez y Federico Montero.

A continuación una breve síntesis de los momentos más importantes de la charla:

Repasá el encuentro completo en nuestro canal de Youtube.

Desde el Observatorio organizamos este diálogo con el objetivo de poner en discusión colectiva los temas emergentes de la crisis económica desatada por el coronavirus, sin perder de vista las viejas desigualdades que esta coyuntura profundiza sobre todo a nivel regional y en otras latitudes “periféricas”. 

En lineas generales podemos señalar que las tres exposiciones nos alejan de la falsa dicótoma entre salud o economía que intentan instalar algunos discursos y nos invitan a pensar una salida articulada entre las distintas esferas de la sociedad teniendo como horizonte una redistribución más igualitaria de la riqueza. Frente a tanta incertidumbre, tenemos la certeza de que la crisis acentúa y expone desigualdades preexistentes y que debe ser un Estado presente el protagonista de un nuevo pacto económico-social.

A continuación, presentamos algunas líneas de análisis que quedaron como producto de cada una de las intervenciones para seguir pensando la economía actual y el futuro pospandemia.

Cecilia Nahón. Representante Argentina en el Banco Mundial.

Esta imagen tiene un atributo alt vacío; el nombre del archivo es nahon.bmp

La economista y doctora en ciencias Sociales nos brindó un panorama acerca de las desigualdades entre las economías más desarrolladas y las emergentes. El Banco Mundial proyecta una caída del 7,2% del PBI en América Latina que aparece como la región más afectada por esta crisis.

Los problemas estructurales de las economías más vulnerables no solo requieren soluciones internas, responsabilidad de cada gobierno, sino que es necesario una buena articulación internacional. Esto, por ejemplo, lo vemos en el problema de la deuda. El endeudamiento insostenible no responde únicamente a una mala gestión de los gobiernos sino que también influye la desregulación a nivel internacional.

Con la salida de la crisis del 2008, si bien hubo un intento de regular el flujo financiero, no fue suficiente y el contexto global facilitó la toma de deuda. Esto explica en parte por qué los países emergentes llegan a esta crisis con un 10% del PBI comprometido al pago de la deuda. Lo mismo podemos decir para el problema de la fuga de capitales, es un problema global que requiere de un multilateralismo puesto al servicio de la justicia social.

Para Nahón la pandemia nos brinda una oportunidad para redefinir y rediseñar el rol del Estado, abandonando mitos y viejos paradigmas. Ya no se duda de la importancia del Estado en el desarrollo económico. Son los estados con mayor inversión e intervención del sector público los que están respondiendo mejor en esta crisis.

Dejando de lado la dicotomía entre Estado grande o Estado chico, la pregunta ahora es cómo debe intervenir el Estado, cuál es la política más inteligente. Lo vemos en los países donde cerca del 20% del PBI se invierte en paquetes de ayuda, el debate pasa por cómo se distribuye. Esto nos deja claro que la salida de esta crisis debe ser una articulación entre la capacidad económica y estructural de los Estados, y las buenas decisiones políticas.

Haroldo Montagu. Secretario de Política Económica.

Esta imagen tiene un atributo alt vacío; el nombre del archivo es montagu.bmp

En su turno, Montagu explicó específicamente cómo está respondiendo el gobierno nacional argentino a esta crisis. En su exposición definió 4 grandes brechas estructurales que la pandemia acentuó: la brecha económica que condiciona el acceso a una buena calidad de vida; la laboral, que implica la desigualdad entre el trabajo informal y el formal; la digital relacionada con el acceso y la capacidad de acceder al teletrabajo; y, por último, la desigualdad género, particularmente lo vinculado a las tareas de cuidado que durante el aislamiento se acentuaron.

En segundo lugar también explicó los tres grandes principios que se tuvieron en cuenta a la hora de tomar decisiones políticas para atender esta crisis: la extensión del seguro de desempleo, el cuidado de los puestos de trabajo y capacidad productiva, y la transferencia monetaria a los sectores más vulnerables. Según el Ministerio de Economía, gracias al IFE se evitó que entre 3 y 4 millones de persona caigan en la pobreza. El gasto público por parte del Estado tiene un rol central a la hora de redistribuir el ingreso y atacar las desigualdades.

El Secretario de Política Económica cerró su intervención reafirmando que a pesar de la gran incertidumbre que caracteriza esta situación, está claro que de esta pandemia debemos salir con un Estado reforzado y más inteligente.

Marcos Cleri. Diputado Nacional por Santa Fe.

Esta imagen tiene un atributo alt vacío; el nombre del archivo es MARCOS-CLERI.bmp

En la ultima exposición, el docente universitario y legislador nacional nos remarcó la importancia de avanzar a un nuevo pacto económico y social, salir del pensamiento lineal y abandonar viejos paradigmas. Esto mismo postuló Alberto Fernández en el G20 donde también habló de la necesidad un fondo especial para asistir a la economía global, poniendo sobre la mesa la necesidad de una mayor solidaridad internacional.

Cleri coincidió con Nahón y Montagu en la importancia del Estado a la hora de planificar una salida a la crisis y sostuvo que esta situación demuestra que es necesario fortalecer las toma de decisiones políticas que tienen al ser humano como centro.

Advirtió que a pesar de la incertidumbre sobre cómo va a ser la salida de la crisis, está claro que la misma debe ser rápida, con una organización social que permita un nuevo entramado social y un nuevo sistema económico. Cleri ve como principal desafío coyuntural volver a construir un modelo armónico de desarrollo, una oportunidad para que generacionalmente asumamos el protagonismo.


Economía mundial y redistribución de la riqueza. Una mirada desde el Sur global

Economía mundial y redistribución de la riqueza. Una mirada desde el Sur global

Desde el Observatorio del Sur Global te invitamos a un diálogo con
Harolodo Montagu – Secretario de Política Económica
Cecilia Nahón – Representante de Argentina en el Banco Mundial
Marcos Cleri – Diputado Nacional por Santa Fé

La actividad contará con la coordinación de Mariana Vázquez y Federico Montero y será este martes 23 de junio a las 18 hs (horario Buenos Aires) a través de la Plataforma Zoom.
Para participar, inscribite abajo y te enviaremos el link de acceso

Para participar, tenés que completar este formulario y te enviaremos el link por correo:

Raíces del racismo en Estados Unidos

Raíces del racismo en Estados Unidos

“Nunca hemos llegado a un punto en que el racismo no sea una parte significativa de la vida de todos los habitantes de Estados Unidos” Rashawn Ray, sociólogo e investigador del Instituto Brookings.

Las protestas llevadas a cabo desde hace días en numerosas ciudades de los Estados Unidos, dejaron al descubierto la compleja realidad que viven la mayoría de los/as afroamericanos/as en el “país de la libertad”. Pero el asesinato de George Floyd en manos de la policía no es un caso aislado, es necesario entender el contexto actual. Y revisar el largo recorrido que lleva el racismo en la historia de Estados Unidos.

Un problema estructural 

Si bien fue la famosa Proclamación de Emancipación de 1863 la que dio a conocer la figura de Lincoln como “el fin de la esclavitud”, fue realmente dos años después que se promulgó la Enmienda XIII en la que se establecía que no habría ni esclavitud ni servidumbre involuntaria “excepto como un castigo de un crimen”, es importante detenernos acá y analizar dos cuestiones. La primera es entender a la esclavitud de la población negra como un instrumento fundamental para el desarrollo y consolidación del sistema económico y social del país en el que se necesitaba mano de obra barata (o directamente gratis) para sostener el modo de producción que se llevaba a cabo predominantemente en los Estados del sur.  La segunda, la combinación entre la excepción de la Enmienda XIII y los llamados Códigos Negros – negación al derecho al voto, imposibilidad de negociar condiciones laborales, restricción de la libre circulación a partir de los toques de queda y encarcelamientos por el hecho de ser desocupados – generó un gran aumento de la población carcelaria y una re-esclavización siendo sometidos a trabajos involuntarios y coactivos para pagar sus deudas. 

En la actualidad, la población carcelaria es en un 33% negra y en un 30% blanca. Sin embargo, los blancos representan el 60% de la población adulta del país y los negros el 12%. 

Leyes Jim Crow

Representación de Jim Crow

Jim Crown fue un personaje ficticio interpretado por un actor blanco pintado de negro, en el que se creaba un estereotipo denigrante de los afroamericanos y su cultura. Se le dio este nombre a las leyes de segregación racial bajo el lema “separados pero iguales” en las que se apuntó, como explicita su nombre, a separar a la población negra de la blanca en espacios privados pero también en lugares públicos

  • Asistían a escuelas e iglesias diferentes
  • Baños para gente negra y para gente blanca
  • Divididos en hoteles, restaurantes, etc
  • En el transporte público, las personas negras viajaban en la parte de atrás o en vehículos exclusivos para ellxs

El dispositivo cultural que se instaló, apelando al sentido común, en la sociedad norteamericana respecto a la comunidad afroamericana perdura hasta hoy en día en muchos lugares no solo de Estados Unidos, si no del mundo. 

Entre muchas idas y vueltas respecto a las libertades que podrían o no tener esta parte de la población, la realidad es que ningún presidente en este período histórico decidió tomar medidas contundentes y definitivas sobre el gran problema del racismo que se continuaba acrecentado. Si bien para 1866 se implementa la Ley de Derechos Civiles que les permitía elegir gobernantes en sus localidades, al año siguiente empieza a tener actividad pública el Ku Klux Klan apoyados por numerosas autoridades de diferentes municipios. 

La contracara a la persecución policial, el racismo institucionalizado y la gran criminalización de las personas negras es la organización que se fue moldeando a lo largo de los años con cada vez más lugar en la escena política levantando la bandera de los derechos humano

Si bien del siglo XIX al presente hubo avances en lo referido a derechos a personas afroamericanas, latinos e inmigrantes, la realidad para la mayoría de gente negra sigue siendo muy difícil ya que son doblemente oprimidos por su condición racial y su condición social teniendo en cuenta que la mayoría vive en barrios marginados de la grandes ciudades con trabajos informales o llevando a cabo actividades delictivas.  Situación que se agrava  – triplemente –  en las mujeres por su género

Política y pandemia en EEUU a 5 meses de las presidenciales

Política y pandemia en EEUU a 5 meses de las presidenciales

Aunque la cambiante coyuntura política norteamericana aparece en estos días sacudida por las intensas movilizaciones tras el asesinato del ciudadano George Floyd, a menos de 5 meses de las elecciones presidenciales, el panorama político-electoral de los Estados Unidos ha sufrido grandes cambios con respecto a lo que se esperaba el año pasado. La situación generada por el coronavirus provocó una crisis al interior del gobierno republicano y un escenario propicio para el resurgimiento de algunos temas que el partido demócrata viene planteando hace tiempo, como la infraestructura y la seguridad electoral.
El mes pasado Donald Trump despidió a cinco funcionarios encargados de vigilar y resguardar el Estado de derecho. Entre ellos se encuentran Christi Grimm, quien fue despedido tiempo después de publicar un informe donde detalla la escasez de suministros en hospitales que atienden casos de coronavirus, y Mitch Behm integrante del Comité de Responsabilidad de Respuesta ante Pandemias (PRAC), organismo que supervisa la implementación de paquetes de alivio aprobados por el congreso (que rondan los $2.4 billones de dólares). Mientras tanto, EE.UU. sigue encabezando la lista de los países con más muertes por el virus.

La economía de los Estados Unidos, al igual que el resto del mundo, se vió fuertemente afectada por la pandemia. En abril se registró una tasa de desempleo del 14,7% y se proyectaba que llegue al 20%, igualando los números de la Gran Depresión. A pesar de que en mayo bajó a un 13,3%,  innegablemente esta crisis se va a hacer sentir en las elecciones de noviembre. El FMI proyecta que este año el PBI de Estados Unidos caerá el 5,9%.  Ningún presidente consiguió la reelección en un contexto de crisis de esta magnitud.

Si recordamos que Donald Trump ganó las elecciones bajo el lema “Make America Great Again”, entendemos que el factor económico es decisivo a la hora de revisar su mandato. A comienzos de este año, EE.UU se encontraba en uno de los ciclos de expansión más largos de sus historia (128 meses hasta febrero) con el nivel más bajo de desempleo en 50 años (3,5%). Todo parecía asegurar la reelección del presidente republicano. Pero la subestimación al virus y la falta de medidas para enfrentar la crisis producto de la pandemia, parece inclinar la balanza a favor del opositor demócrata Joe Biden, quien supera a Trump en algunas encuestas. Diferentes analistas coinciden en señalar seis estados, en los que ganó Trump en el 2016, que hoy aparecen muy competitivos: Florida, Pennsylvania, Michigan, Carolina del Norte, Arizona y Wisconsin.

El abril pasado el ex vicepresidente de Obama, sostuvo que Trump intentará retrasar las elecciones. Frente a esta posibilidad, que favorece la reelección, el partido demócrata propuso la ampliación del sistema de votación por correo, gasto que debería incluirse en un nuevo paquete de alivio. El Presidente respondió que desconfía de este método. Algunos estados ya han retrasado las primarias y otros han promovido a la votación por correo. 

El senador republicano de Texas, John Cornyn sostiene que “si los votantes pueden ir al supermercado, pueden ir a votar” y afirmó que los demócratas quieren que el gobierno federal controle las elecciones cuando históricamente lo hacen los estados. En esta misma línea, el gobernador republicano de Missouri, Mike Parson, dijo que flexibilizar el acceso al voto en ausencia era un “problema político” y desestimó el miedo a contraer el virus como una razón válida para calificar al voto por correo. En marzo de este año, el Pew Research Center realizó una encuesta en la que un 63% de los votantes consideran que es necesario posponer las elecciones primarias.

Encuesta del Pew Research Center que muestra el porcentaje que cree que “posponer las elecciones primarias era necesario” y que “se sentiría incómodo si tuviera que ir a votar”. La columna gris indica porcentaje sobre el total, la roja porcentaje sobre voto republicano y la azul porcentaje sobre voto demócrata.

Como respuesta a su mal manejo de la crisis, Trump ha acentuado la rivalidad con China acusandola de no haber controlado el virus. El abandono de organismo multilaterales como la OMS por ser “pro-China”, debilita el liderazgo global que Trump prometía recuperar. Sin embargo, algunas encuestas muestran que un crecimiento en la mirada negativa sobre China por parte de los estadounidense y algunos estrategas republicanos creen que este discurso favorece la posibilidad de reelección. Por su parte, Joe Biden afirma que, frente al estallido social por la muerte de George Floyd, Trump busca fortalecerse fomentando la violencia y transformando a los Estados Unidos en un campo de batalla.

https://www.cbsnews.com/news/trump-inspectors-general-internal-watchdogs-fired-list/

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-52828966

https://www.politico.com/news/2020/04/05/vote-by-mail-election-coronavirus-164574

https://www.politico.com/news/2020/04/16/democrat-house-coronavirus-agenda-188721


Suscribite e informate a través de tu casilla de e-mail.

ELECCIONES EN ESTADOS UNIDOS
Toda la actualidad de las elecciones en el pais norteamericano

Reflexiones sobre la llegada de los barcos iraníes a Venezuela

Reflexiones sobre la llegada de los barcos iraníes a Venezuela

Así como la política no se detiene en el marco de la pandemia, la política internacional, menos. Hace unos días, se produjo un hecho singular: la llegada del primero de los varios buques petroleros iraníes al complejo de refinación “El Palito” en Carabobo, Venezuela, para abastecer a la industria venezolana.

Se hubiera tratado de una operación rutinaria de comercio internacional si no fuera por el contexto: tratándose de dos países sometidos a duras sanciones por parte de EEUU, la llegada de los barcos concentró la atención mundial tras las amenazas norteamericanas y la esperable réplica iraní y venezolana. Otro aspecto saliente del hecho es que ilumina la compleja realidad de la industria petrolera en la pandemia, que afecta en particular a Venezuela, tras varios años de crisis política, social y económica.

La injerencia por parte de los Estados Unidos en diversos espacios del mundo forma parte de la historia de la modernidad como algo casi constante. Para no perder la costumbre, desde el comienzo de la gestión de Donald Trump, los ataques a la República Bolivariana de Venezuela han crecido exponencialmente. Bloqueos económicos, financiamiento y apoyo a grupos armados, reconocimiento a Juan Guaidó, son algunas de las tantas medidas que ha tomado la Casa Blanca para con la nación latinoamericana en búsqueda de la caída del Presidente Nicolás Maduro.

Tanto Venezuela como Irán son países “sancionados” por la política norteamericana y sufren además la caída de los precios que afecta a la industria petrolera, que tuvo un pico a comienzos de año.

El Palito, situado en el estado norteño de Carabobo tiene capacidad para procesar 140.000 barriles diarios de gasolina, pero su producción se encuentra en crisis debido al colapso de la industria petrolera venezolana. Las razones de este colapso son múltiples. Tras la crisis de comienzos de marzo de 2020 entre Rusia y Arabia Saudita, la pandemia generó una abrupta caída del 30% en la demanda mundial de crudo, profundizando la debacle de precios.

Los buques “traen combustible, aditivos, repuestos, entre otros equipamientos, para levantar nuestra capacidad de refinación y producción petrolera”, anunció Tareck El Aissami. Viceministro de economía del presidente socialista Nicolás Maduro y sancionado y acusado de “narcotráfico” por Estados Unidos, El Aissami fue nombrado en ese cargo el 27 de abril con la misión de reestructurar la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

En un escenario de crisis de la industria petrolera y fuertes sanciones norteamericanas, el gobierno venezolano decidió profundizar en la construcción de vínculos con países no alineados a los Estados Unidos. Así es que se llega a una alianza comercial entre la República Islámica de Irán y Venezuela que generó en la última semana el envío de cinco buques petroleros cargados con 1,5 millones de barriles de combustible.

Escribe TeleSur: Ambas naciones han fortalecido sus relaciones políticas y comerciales, en medio de un ilegal bloqueo económico, financiero y comercial que padecen por parte de la administración Trump. https://www.telesurtv.net/news/conoce-buques-iranies-llegaran-venezuela-20200522-0045.html

Infografía Telesur

Destaquemos que si bien Venezuela es el país con más reservas de petróleo en su territorio, el bloqueo económico le impide obtener ciertos recursos para la extracción del mismo y su proceso de producción. 

Es así que desde el 26 de mayo durante algunos días arribaron los cinco buques petroleros. Partiendo desde Irán tuvieron que llegar hasta Venezuela, en el marco de fuertes presiones y pirotecnia verbal del gobierno estadounidense, que fue respondida por Teherán.

Twitter de Juan Manuel Karg

¿Qué significado tiene el episodio desde la perspectiva internacional?

El rol que supo construir los Estados Unidos como ordenador del mundo luego de la caída del Muro de Berlín está en un proceso de desgaste y transformación. Todavía es pronto para definir si este proceso generará una nueva bipolaridad donde la disputa sea con China o si nos estamos moviendo hacia un proceso multipolar, pero la situación marca un nuevo peldaño en la erosión del liderazgo norteamericano en el marco de la pandemia del Covid-19.

Es así que, ante todas estas problemáticas que atraviesa, las decisiones que toma ponen a los Estados Unidos cada vez más en evidencia ante otras naciones soberanas; mientras algunas de éstas priorizan la construcción de un orden de cooperación internacional como es el caso mencionado entre Irán y Venezuela pero también como lo es China y la ayuda humanitaria ante la pandemia del Covid-19. Se abre así una perspectiva diferente para un consenso “post pandemia“.
Con una política sanitaria errática que lo llevó a ser el país más golpeado por la pandemia, EEUU vive en estos días una ola de protestas tras la muerte de ciudadano George Floyd a manos de la policía que tiene pocos antecedentes. A esto se suma la revelación del intento de Trump de comprar una investigación avanzada que le permitiera cumplir la promesa de ser el primer país que lograra la vacuna del COVID19.

América se ha convertido en el epicentro de la pandemia de COVID-19

América se ha convertido en el epicentro de la pandemia de COVID-19

Mientras los casos globales superaron los 5 millones la semana pasada, América Latina superó a Europa y a Estados Unidos en el número diario reportado de infecciones por coronavirus, números que sospechamos son incluso más altos de lo que sabemos. Dos de los tres países con el mayor número de casos reportados se encuentran ahora en las Américas.

No hay duda: nuestra región se ha convertido en el epicentro de la pandemia de COVID-19″

Rueda de prensa semanal de la OPS
26 de mayo de 2020