Anticipando la COP26: ¿Por qué es tan importante la financiación climática?

Observatorio
Observatorio
17 Minutos Leídos

por Mehmet Emin Birpinar para Daily Sabah

Antes de que sea demasiado tarde, la comunidad internacional debe encontrar una forma de movilizarse para abordar la crisis climática. La COP26 en Glasgow podría ser un buen comienzo para ello.

Han pasado casi cinco años desde que entró en vigor el histórico Acuerdo de París, adoptado en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2015, o COP21. Una de las expectativas del acuerdo, que se convirtió en la pieza central de la política internacional de cambio climático, fue dirigir los flujos financieros en las áreas de reducción de emisiones y adaptación al cambio climático.

De hecho, el acuerdo estipulaba que los países desarrollados deberían continuar proporcionando financiamiento público a los países en desarrollo para reducir las emisiones y realizar inversiones en adaptación al cambio climático. También invitó a otros países a brindar apoyo de forma voluntaria.

A partir de 2020, los países en desarrollo hicieron hincapié en las obligaciones de los países desarrollados de proporcionar 100.000 millones de dólares anuales en el contexto de la financiación climática. Se decidió aumentar aún más esta cifra después de 2025. El acuerdo también acordó la distribución equilibrada de los recursos financieros climáticos entre la adaptación y la mitigación en el campo de la financiación de la adaptación.

Las conferencias climáticas pasadas generalmente han intentado crear regulaciones para monitorear las finanzas proporcionadas por los países desarrollados. Además, el acceso de los países en desarrollo a estas finanzas o la insuficiencia de las inversiones en adaptación ha sido a menudo un tema de discusión.

En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021, también conocida como COP26, que se celebrará en Glasgow en Escocia el 31 de octubre, se espera que los países discutan el objetivo de financiación climática después de 2025 y la posibilidad de aumentar las inversiones en adaptación.

A medida que se acerca la COP26, el tema del financiamiento climático pasa a un primer plano cada vez más en la agenda internacional. El informe de 2021 del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) mostró que si el aumento de la temperatura global se quiere mantener por debajo de 1,5 grados Celsius (2,7 grados Fahrenheit) en los próximos 20 años en comparación con la era preindustrial, se deben realizar conversiones estructurales a gran escala. La forma de realizar esta transformación es proporcionar suficientes recursos financieros y dirigir estos recursos financieros de la manera más adecuada.

Por lo tanto, los desarrollos globales en el contexto de la financiación climática deben abordarse durante las negociaciones de Glasgow, donde Turquía será parte por primera vez.

El objetivo anual de $ 100 mil millones

En 2010, los países desarrollados prometieron movilizar un recurso financiero anual de $ 100 mil millones para 2020 para ser transferidos a los países en desarrollo. Para ayudar a lograr este objetivo, se estableció el Fondo Verde para el Clima (FVC) en el ámbito de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y se preveía que se convertiría en el fondo más importante del mecanismo financiero de la CMNUCC.

En este punto, está claro que el FVC o el mecanismo financiero de la CMNUCC no deben evaluarse por sí solos para alcanzar la meta anual de $ 100 mil millones en la lucha contra el cambio climático. El sistema de financiamiento climático internacional consta de muchas estructuras y actores complejos e integrados, cada uno de los cuales tiene sus propias reglas y prioridades. De manera muy general, los mecanismos de este sistema contienen el mecanismo financiero de la CMNUCC, ayuda bilateral de países donantes, donaciones, préstamos y otras herramientas provistas por instituciones multilaterales de desarrollo.

Además, existe un apoyo directo del sector privado expresado en diversas plataformas. Todos estos actores y los países en desarrollo, que son los beneficiarios de estos fondos, constituyen el cuadro mencionado en la meta anual de $ 100 mil millones.

Según los datos proporcionados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la financiación climática total proporcionada y movilizada por los países desarrollados a los países en desarrollo en 2019 fue de 79.600 millones de dólares. En otras palabras, en 2020, se requerirá un aumento de más de $ 20 mil millones para alcanzar el objetivo de $ 100 mil millones. Los datos de 2020 aún no se han compartido. Teniendo en cuenta que los recursos financieros aumentaron en un 2% en 2019 en comparación con 2018, parece bastante discutible cuánto del aumento de $ 20 mil millones se puede lograr realmente.

En el mismo período, mientras que la financiación climática pública multilateral proporcionada por los países desarrollados creció en un 15%, la disminución de la financiación climática pública bilateral en un 10% es otra estadística notable.

Nos enfrentamos a una situación familiar entre la mitigación y la adaptación. Según los informes, la proporción de fondos proporcionados para la reducción de gases de efecto invernadero en 2019 fue del 64%, mientras que la participación asignada a las inversiones para el cumplimiento del acuerdo fue del 25% y la participación de los fondos que sirven a ambas áreas fue del 11%.

El papel de los bancos en la batalla

Los bancos multilaterales de desarrollo han decidido cambiar la composición del apoyo que brindan a los países, especialmente desde el acuerdo de París. En este contexto, anunciaron que realizarán sus inversiones en línea con el acuerdo. En otras palabras, en el próximo período, los bancos multilaterales de desarrollo dejarán de apoyar las inversiones basadas en combustibles fósiles y apoyarán las inversiones verdes y ambientalistas.

Estos bancos han comenzado a proporcionar informes completos sobre el progreso que han realizado. Los nueve bancos, incluidos el Banco Mundial, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), que compartieron su análisis de sus inversiones en 2020, anunciaron que contribuyeron con un total de 66 mil millones de dólares a la financiación climática en 2020, de los cuales 38 mil millones se destinaron a economías de ingresos bajos y medios.

Durante este período, el monto de financiamiento gastado en la reducción de gases de efecto invernadero fue de aproximadamente 50 mil millones de dólares, mientras que el monto asignado para la adaptación fue de  16 mil millones. Estas cifras nos muestran que el 76% del apoyo financiero brindado por los bancos multilaterales de desarrollo en 2020 se dirige a inversiones de reducción y el 24% restante a inversiones de adaptación.

El FVC, que se espera que sea el elemento principal de la financiación climática en el marco de la CMNUCC, ha desempeñado un papel en la financiación de 190 proyectos desde su establecimiento y ha creado un valor de 37.200 millones de dólares cuando se calcula junto con el cofinanciamiento.

Se ve que los países desarrollados y algunos países en desarrollo, que contribuyen voluntariamente, han hecho un compromiso de 10 mil millones de dólares en total para el FVC. De este monto, 6.1 mil millones se asignaron a proyectos actualmente en progreso y el fondo aprobó 13 nuevos proyectos en 2021. Si bien el 62% de dichas inversiones se realizaron con un enfoque de reducción, el 38% restante se gastó en inversiones de cumplimiento.

Debate en el horizonte

Cuando evaluamos todas estas cifras y hallazgos, surgen dos resultados principales. Primero, los recursos financieros climáticos son insuficientes en esta etapa en términos de alcanzar la meta anual de $ 100 mil millones y las inversiones en adaptación continúan a la zaga de las inversiones en mitigación.

Con frecuencia se menciona que los países del G-20 no cumplen con sus compromisos financieros con respecto a la insuficiencia del financiamiento climático. No reducen suficientemente sus inversiones basadas en combustibles fósiles. Basta pensar en el reciente aumento de los precios de la energía que ha impulsado la demanda de inversiones basadas en gas natural. Este mismo desarrollo también puede causar una disminución en la cantidad de fondos que se pueden asignar a inversiones ambientales. Al considerar esto, no es realista esperar que los países desarrollados tomen las medidas necesarias en un futuro próximo. Teniendo en cuenta el financiamiento climático bilateral de origen público, que disminuyó en un 10% incluso en 2019, cuando no se observó el impacto de la pandemia global, vemos el riesgo de una disminución en la participación de los presupuestos de los países para inversiones ambientales en el próximo período.

Los países en desarrollo, especialmente los menos desarrollados, necesitan apoyo para financiar inversiones en energía limpia debido a sus riesgos políticos o macroeconómicos. Los países en desarrollo claramente necesitan más ayuda, especialmente en el campo de la adaptación, donde es difícil atraer inversiones debido al creciente número de eventos climáticos adversos y desastres naturales causados ??por el cambio climático.

Por ejemplo, el Banco Mundial calculó que el costo del ciclón Idai, que devastó Malawi, Mozambique y Zimbabwe en 2019, fue de $ 2 mil millones. En el contexto de la reducción, la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) afirmó que se debe alcanzar un nivel de inversión anual de $ 5,7 billones para 2030 para que el sector energético alcance emisiones netas cero a escala global. La Comisión Europea reveló que se necesita una inversión adicional de $ 417 mil millones por año para alcanzar el objetivo climático de 2030.

A pesar de esta imagen pesimista, en la reciente reunión de la Asamblea General de la ONU (AGNU), el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, anunció que la participación del gobierno de los EE. UU. en la financiación climática aumentaría a 11.400 millones de dólares para 2024. O el presidente chino, Xi Jinping, dijo que Beijing pondría fin a los subsidios al carbón en el extranjero. En lo que respecta a la Unión Europea, el bloque tiene objetivos y compromisos ambiciosos para combatir el cambio climático. Estos ejemplos pueden definirse como desarrollos prometedores.

Es posible que se observe un impulso ascendente en la financiación climática a medida que los bancos multilaterales de desarrollo dejen de apoyar los combustibles fósiles y dirijan los fondos que asignarán en estas áreas a inversiones de conformidad con el Acuerdo de París.

En cuanto a la insuficiencia de las inversiones en adaptación, no se ha avanzado lo suficiente en la decisión tomada en el ámbito del Acuerdo de París, a pesar del tiempo transcurrido en cuanto al reparto equilibrado de fondos entre reducción y armonización. Especialmente en un momento en que han aumentado los eventos climáticos adversos y los desastres debido al cambio climático, este problema se ha convertido en una lucha por la supervivencia para muchos países subdesarrollados y pequeños estados insulares. En la composición de fondos de la ayuda bilateral y los bancos multilaterales de desarrollo, las inversiones en reducción dominan con mucho.

En este punto, sería útil abrir un paréntesis separado para el FVC. A pesar de su objetivo de crear una fuente de fondos para eliminar el desequilibrio entre la inversión y las inversiones de reducción, el FVC no puede lograr plenamente este objetivo. El mismo fondo es objeto de discusión en el momento de la aprobación de los proyectos. Como resultado de los conflictos políticos entre países desarrollados y en desarrollo en la junta directiva, los países en desarrollo se quejan de que los proyectos que necesitan no son aprobados por los países desarrollados por diversas excusas.

Responsabilidades de los estados desarrollados

En resumen, está claro que el objetivo de proporcionar financiación climática de 100.000 millones de dólares anuales a los países en desarrollo (lo prometieron los países desarrollados hace unos 11 años) todavía no se ha cumplido. Con esta promesa, aunque el mecanismo de financiamiento climático global se ha remodelado y ha ganado impulso con la aceptación del Acuerdo de París, es obvio que los países desarrollados con responsabilidades históricas deberían hacer más esfuerzos para cumplir con sus compromisos.

Los países subdesarrollados y los pequeños estados insulares, que necesitan importantes recursos financieros para realizar sus inversiones de adaptación, creían que algunos de los fondos gastados en inversiones de reducción con el Acuerdo de París podrían finalmente utilizarse para satisfacer estas necesidades. Sin embargo, a día de hoy, está claro que se necesita mucha más determinación a este respecto. La proporción de fondos para la mitigación en la financiación climática proporcionada tanto por la ayuda bilateral como por los bancos multilaterales de desarrollo es predominante, y esta brecha no se ha cerrado a pesar de los años.

El FVC juega un papel muy importante en el objetivo anual de $ 100 mil millones bajo la CMNUCC y se ha centrado en las discusiones dentro de sí mismo. Se ha impedido injustamente a Turquía beneficiarse de este importante fondo de la CMNUCC, y tampoco se ha incluido en ningún proyecto relacionado ya que no está clasificado como país en desarrollo.

Para concluir, la reciente Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York mostró cuánto se preocupan los líderes mundiales por el tema climático. Por lo tanto, sin lugar a dudas, la financiación climática estará a la cabeza de la agenda mundial. Es de esperar que todas las partes de las próximas negociaciones en Glasgow puedan actuar con responsabilidad y dar un paso histórico contra el cambio climático.

Compartir este artículo
Dejanos tu comentario