Perspectiva Latinoamericana | Un escenario abierto en Chile en el marco de una nueva Constituyente

por Florencia Tursi Colombo

El 21 de noviembre se llevarán a cabo elecciones en Chile para elegir presidente/a, diputados/as, senadores/as y consejeros/as regionales.

Ya se celebraron primarias en las agrupaciones Apruebo Dignidad y Chile Vamos y se definieron los candidatos. Aún falta la consulta ciudadana que definirá la candidatura de Unidad Constituyente.

Aunque hay alguna certeza sobre las listas y candidaturas, el escenario está abierto y es difícil adelantar que puede llegar a suceder en noviembre.

¿Quiénes son los/as candidatos/as? ¿Cuáles son sus propuestas? ¿Qué proyectan las encuestas? ¿Qué elementos se ponen en juego en la elección?

Nueva generación

Algunos/as hablan de “candidatos de nueva generación”, en referencia a la juventud de los/as candidatos/as. Estaríamos en presencia de una renovación en los dirigentes políticos que se expresa, en primer lugar, en la edad de los/as nuevos/as candidatos/as, pero también, en segundo lugar, en las propuestas y discursos ya que se hacen eco de las nuevas agendas y problemáticas que la juventud chilena ha puesto en escena los últimos años.

Por izquierda, quien encarna dicha renovación es Gabriel Boric, diputado y exlíder estudiantil. Por derecha, Sebastián Sichel, exministro de Desarrollo Social de Sebastián Piñera. Ambos casos son candidatos con experiencia política. Es decir, la crítica habitual a la juventud “que carecen de experiencia política”, no les cabe a dichos candidatos. Por el contrario, tanto Boric como Sichel han demostrado tener vocación y trayectoria.

Primarias

Boric se impuso en las primarias de Apruebo Dignidad, coalición que incluye a los partidos Frente Amplio, Partido Comunista y el Frente Regionalista Verde Social, con el 60,42% de los votos, frente a Daniel Jadue del Partido Comunista quien obtuvo el 39,58%. Jadue llegaba a las primarias como el favorito. Sin embargo, no pudo mantener dicho apoyo y se mostró incómodo en el debate realizado, hasta tuvo algunos cruces con los periodistas. En cambio, Boric hizo una buena campaña, se mantuvo más moderado que Jadue, y con una impronta que apelaba al voto joven. En el debate, pudo responder con claridad y señalando las propuestas concretas para cada temática.

Sichel se impuso en las primarias de Chile Vamos, coalición que incluye a los partidos Unión Demócrata Independiente, Renovación Nacional, Partido Regionalista Independiente Demócrata y Evópoli, con el 49,08% frente a Joaquín Lavín, exalcalde de Las Condes, quien obtuvo el 31,31%, más atrás en la interna quedaron Mario Desbordes e Ignacio Briones.

El próximo 21 de agosto se llevará a cabo una consulta ciudadana para definir la candidatura de Unidad Constituyente, una coalición que agrupa al Partido por la Democracia, el Partido Radical, el Partido Socialista, el Partido Demócrata Cristiano, el Partido Liberal, el Partido Progresista, Ciudadanos y Nuevo Trato. Una alianza de gobierno similar a la ex-Concertación. Los precandidatos son: Yasna Provoste, quien lleva la delantera, Paula Narváez, socialista y feminista, fue ministra de la Secretaría General de Gobierno de la segunda presidencia de Bachelet, y Carlos Maldonado, presidente del Partido Radical y ministro de Justicia durante el primer gobierno de Bachelet.

Candidatos/as

Gabriel Boric

Edad: 35

Partido: Apruebo Dignidad

Ideología: izquierda

Trayectoria: Estudió derecho en la Universidad de Chile. Inició como líder de las movilizaciones de estudiantes que se manifestaron en 2011 pidiendo educación gratuita y de calidad. En 2014 fue electo Diputado por la región sur de Chile, Puna Arenas. Desde el Congreso, mostró su apoyo a las manifestaciones que iniciaron en 2019 y fue uno de los diputados que firmó el acuerdo de paz para una nueva Constitución.

Propuestas: Boric basa su programa en tres ejes, los que define como: feminismo, transición ecológica justa y descentralización. Asimismo, identifica tres tareas fundamentales a resolver: la emergencia sanitaria y la crisis económica y social; un modelo socioeconómico que tenga al centro la sostenibilidad de la vida y el cuidado de las personas y comunidades y que apunte a la superación del neoliberalismo; y la profundización de la democracia en todos los ámbitos.

Edad: 43

Partido: Chile Vamos

Ideología: derecha

Trayectoria: Estudió derecho en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Fue ministro de Desarrollo Social del segundo gobierno de Sebastián Piñera, hasta el 2020 y luego presidente del Banco del Estado hasta diciembre pasado.

Propuestas: Sichel se proyecta como la continuación de Piñera. Sus propuestas hacen foco en las pymes para su reactivación y en el fomento del emprendimiento como motor económico.

Yasna Provoste

Edad: 51

Partido: Unidad Constituyente

Ideología: centro

Trayectoria: Es profesora de educación física y Magíster en Administración Educacional de la Universidad de Playa Ancha de Ciencias de la Educación (UPLA) de Valparaíso. Fue gobernadora de Huasco e intendenta de Atacama. También se desempeñó como ministra de Planificación en el gobierno de Lagos y ministra de Educación en el primer gobierno de Bachelet. Actualmente, es senadora por Atacama y presidenta del Senado.

Propuestas: Aún debe ganar la interna dentro de su coalición. Sin embargo ya se delinearon algunas líneas dentro de la propuesta que incluye: la necesidad de una reforma tributaria, una pensión básica universal y un sistema contributivo mixto, y fomentar el crecimiento económico desde una nueva relación entre el sector público y privado.

José Antonio Kast

Edad: 55

Partido: Partido Republicano

Ideología: extrema derecha

Trayectoria: Abogado por la Pontificia Universidad Católica de Chile. Fue diputado entre 2002 y 2018, y candidato a la presidencia en 2017 cuando obtuvo el 7,93% de los votos.

Propuestas: El programa de gobierno se centra en la seguridad como prioridad y en recuperar el Estado de Derecho con un liderazgo fuerte. Asimismo remarca el rol fundamental de las Fuerzas Armadas y del orden. Propone romper relaciones diplomáticas con Cuba y Venezuela. Quiere reducir el número de diputados y de senadores en el Congreso. Limitar la participación del Estado en la economía. Y se manifiesta en contra del aborto.

Encuestas

Aunque aún falta más de 3 meses para la elección, las encuestas de opinión empezaron a sondear la intención de voto.

Luego de las primarias el favorito era Boric, quien proyectaba una intención de voto del 30% según las encuestas, seguido por Sichel con un 25% de la intención de votos. Asimismo, en una posible segunda vuelta, Boric vencería a Sichel.

En la última encuesta de la consultora Cadem, del 12 de agosto, Sichel encabeza la intención de voto con el 24%, mientras que Boric, quien llevaba la delantera semanas atrás, bajó a 21%, y Provoste se mantiene en un 10%. Aunque, cerca del 30% de los encuestados aún no decidieron su voto.

Por otro lado, la encuesta de Criteria de la última semana indica un empate técnico entre Boric y Sichel, con una intención de voto del 25% para cada uno. En tercer lugar quedaría Provoste con un 11% y en cuarto lugar el candidato de la extrema derecha Kast con el 7%.

También, las encuestas han medido el nivel de aprobación o rechazo de la Asamblea Constituyente, encargada de redactar una nueva Constitución, que fue elegida por el voto popular en mayo pasado y que empezó a funcionar en julio. La encuesta de Criteria indica que el 30% de los/as consultados/as aprueba la labor de la Convención Constituyente, en cambio hay un 47% que la desaprueba ya que los avances se dan con “demasiada lentitud”. Quien se lleva la mayor imagen positiva dentro de la Asamblea, es su presidenta, la líder mapuche Elisa Loncón con un 21%.

Conclusiones

El contexto electoral es singular ya que al mismo tiempo que se desarrolla la campaña para elegir un/a nuevo/a presidente/a, está la Asamblea Constituyente conformada en julio de este año para redactar una nueva Constitución.

La Asamblea Constituyente fue el resultado de una lucha y movilizaciones que desde algunos años se venían llevando a cabo, cuestionando el “modelo chileno”. Un modelo que impuso Pinochet en dictadura (1973-1990) cuya Constitución es la que permanece.

Las últimas movilizaciones, que iniciaron en 2019, tomaron gran dimensión. Lo que inició como una protesta por el alza del pasaje del metro en Santiago, se terminó expandiendo en todo el país, a lo que le siguió la brutal represión de los carabineros haciendo que más sectores nacionales e internacionales se involucren y se solidaricen en denunciar los abusos y la brutalidad.

En ese contexto aparece la necesidad de una nueva Constitución. La frase: “no son 30 pesos son 30 años” condensa lo profundo de la protesta y la crítica al modelo.

Sin embargo, en dichas movilizaciones y reclamos no había un partido o líder político claramente identificado. Por el contrario, fueron movilizaciones transversales, de estudiantes y del movimiento obrero. Esto implica una complejidad para el proceso político-electoral que el país atraviesa hoy. ¿Cómo incorporar al movimiento político y social más grande del momento dentro de la elección? Sin dudas, la clara expresión de dicho movimiento es la Asamblea Constituyente votada en mayo pasado.

No obstante, los/as candidatos/as se encuentran ante un desafío. La imagen de la renovación política y de las nuevas generaciones integrando las listas es, tal vez, la expresión más contundente de que estamos ante un cambio de época en donde, de alguna manera, se demandan nuevos/as políticos/as que estén a la altura de dichos cambios.

El/la próximo/a presidente/a de Chile jurará en marzo del 2022 en el marco de una Constitución a la que le quedan pocos meses de funcionamiento. El o ella deberá asumir el compromiso de un nuevo marco constituyente que garantice democracia, igualdad y ampliación de derechos para los/as chilenos/as.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *