Conexión Brasil | La estrategia de Ciro Gomes es tratar al PT y a Lula como enemigos. ¿Tendrá éxito?

por Rogério Tomaz Jr. ¹

Militando en el séptimo partido en su extensa y tortuosa trayectoria de casi 40 años en la vida pública, Ciro Gomes es uno de los políticos más conocidos de Brasil – tiene mucho “recall”, en la jerga de los expertos en marketing. Aunque sea conocido por su carácter difícil e impredecible, sorprende su opción de atacar a Lula y al PT de forma sistemática y sin margen para diálogo. Sin embargo, antes de detallar su estrategia y la hipótesis que la orienta, vale la pena repasar su historial, para quienes no lo conozcan bien.Hoja de vida

Hoja de vida

Procedente de una familia oligárquica, el bisabuelo de Ciro, José Ferreira Gomes, fue el primer intendente de Sobral, en 1892. El hermano de Ciro, Ivo Ferreira Gomes, es el actual alcalde de la ciudad, base electoral de la familia. Sobral también fue comandada por otro hermano, Cid Ferreira Gomes (que fue gobernador de Ceará y llegó a ser, durante unos meses, ministro de Educación en el segundo mandato de Dilma Rousseff), por su padre, José Euclides Ferreira Gomes Júnior, por un tío abuelo, Vicente Antenor Ferreira Gomes, y por un tío bisabuelo, Vicente Cesário Ferreira Gomes.

Ciro fue diputado de estado en Ceará (1983-1986), diputado federal (2007-2010), alcalde de Fortaleza (1989-1990), gobernador del estado (1991-1994), ministro de gobierno de Itamar Franco (1994) y también del primero mandato del gobierno Lula (2003-2006).

Inició su militancia en uno de los partidos que apoyaban la dictadura, el Partido Democrático Social (PDS), heredero de la Alianza Renovadora Nacional (Arena). Luego pasó por el PMDB, el PSDB de Fernando Henrique Cardoso y Tasso Jereirssati, su amigo y padrino político desde los años 1980, por el ex PPS (ahora Ciudadanía), por el PSB y por el PROS, antes de incorporarse al PDT del caudillo gaúcho Leonel Brizola, en 2015.

En 1998 se postuló por primera vez al máximo cargo del país, por el PPS, ocupando el tercer lugar, con el 10,97% de los votos, teniendo el comunista arrepentido Roberto Freire como su compañero de fórmula. En 2002 volvió a postularse, esta vez por el PSB, ocupando el cuarto puesto y alcanzando el 11,97% de los votos.

En 2018 volvió a competir por la presidencia, llegando nuevamente en tercer lugar y logrando su mejor resultado: 12,47%. Sin embargo, lo que marcó su participación en esa elección fue el viaje que hizo a Europa justo al comienzo de la campaña para la segunda vuelta. Hasta el día de hoy, sigue siendo criticado por haber “viajado a París” en lugar de participar en la campaña de Fernando Haddad contra Jair Bolsonaro.

En campaña activa desde 2019, Ciro inauguró, a mediados de 2020, la estrategia de atacar al PT y a Lula, acusando al partido y al expresidente de traidores al pueblo, de corruptos y responsables por la victoria de Bolsonaro, ya que él cree que es el único candidato que podría haber derrotado al militar en el balotaje.

Hipótesis

Ciro y sus seguidores están muy convencidos de que es posible sacar a Bolsonaro de la segunda vuelta el próximo año. Así, la disputa sería entre él y Lula. De ahí la táctica de demarcar el espacio frente al PT y su candidato lo antes posible. El objetivo es mostrarse como un auténtico anti-PT, para así heredar los votos de la derecha para la batalla contra Lula.

El resultado hasta ahora es un rotundo fracaso. Ciro aparece en las encuestas con menos votos de los que tuvo en las tres elecciones a las que se presentó. El máximo que ha alcanzado hasta ahora es del 10%, pero en general aparece entre el 6 y el 8%. El creciente rechazo a Bolsonaro como presidente y como candidato no se ha convertido en apoyo al político del PDT. Al revés, varios partidarios de Ciro han expresado públicamente su repudio a la estrategia de surfear la ola de odio hacia el PT.

A medida que pasa el tiempo, Ciro Gomes se vuelve más desesperado y dedicado a seguir la estrategia al pie de la letra. El último blanco de las diatribas de Ciro fue la ex presidenta Dilma², quien respondió con dureza a los ataques del pedetista.

¿Tendrá éxito la estrategia? Es improbable. Incluso en la hipótesis cada vez más remota de la destitución de Bolsonaro del cargo de presidente y, por lo tanto, de la elección de 2022, Ciro Gomes parece no estar calificado para recibir un voto de confianza de la élite empresarial, y mucho menos del público más orgánicamente comprometido con la lucha contra el regreso de Lula y el PT al gobierno.

Varios simpatizantes y líderes del PDT criticaron la estrategia y algunos incluso indicaron que están dispuestos a apoyar a Lula y se han distanciado de la guerra creada por Ciro y su jefe de marketing, João Santana, quien trabajó en las campañas de Dilma Rousseff en 2010 y 2014.


¹ Periodista brasileño, residente en Argentina, cursando la Maestría en Estudios Latinoamericanos en la Universidad Nacional de Cuyo, en Mendoza. Trabajó durante 11 años en la Cámara de Diputados de Brasil. Twitter: @rogeriotomazjr

² Ciro dijo que Lula conspiró a favor del impeachment de Dilma: https://www.poder360.com.br/brasil/lula-conspirou-pelo-impeachment-de-dilma-diz-ciro-gomes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *