Relaciones UE-Rusia: ¿Qué salió mal?

por Fyodor Lukyanov para Carnegie Moscow Center

La vergüenza diplomática sufrida por Josep Borrell, el jefe de política exterior de la UE, en Moscú a principios de Febrero desató pasiones en ambos lados de la relación UE-Rusia que se habían estado construyendo durante mucho tiempo y que estaban destinadas a desbordarse eventualmente.

Detrás de esta escaramuza, que fue precipitada por el envenenamiento y posterior encarcelamiento del activista opositor Alexei Navalny, se esconde una pregunta fundamental: ¿es realmente la UE la única opción para organizar el espacio político-económico de Europa y para actuar como un referente moral y político para su socios externos?

Las bases de las relaciones de Rusia con la UE se sentaron en la primera mitad de los años noventa con el Acuerdo de Asociación y Cooperación, que se firmó en 1994 y se ratificó en 1997. Conceptualmente, se basaba en un postulado que entonces se daba por sentado. El fin de la Guerra Fría había creado oportunidades para consolidar el Viejo Mundo, entendido liberalmente que se extendía lo más al este y al sur posible, sobre la base de las normas y reglas desarrolladas y refinadas en Europa Occidental durante la integración de la región, desde la década de 1950 hasta la década de 1990.

Muchos estados recientemente independientes fueron admitidos en la UE, que pasó de doce estados miembros en 1992 a veintiocho en 2015. El resto fue invitado a formar parte de una “Europa más amplia”, sin una tercera opción en oferta.

La perspectiva de que Rusia se uniera nunca estuvo en las cartas. Sin embargo, se creía que su transformación poscomunista seguiría el modelo europeo y haría al país más o menos compatible con la UE, con la que Rusia formaría una comunidad poco definida.

Moscú compartió esa perspectiva hasta finales de la década de 2000. Incluso después, intentó reconciliar esa expectativa con su divergencia cada vez más aparente con la UE, de ahí el intenso diálogo político de alto nivel en el que las dos partes participaron hasta 2014: un privilegio que la UE extendió solo a Rusia. Moscú solía insistir en celebrar dos cumbres al año, incluso cuando Bruselas celebraba solo una al año con sus socios más importantes.

La premisa de todo esto era que la integración europea no tenía competencia como medio para organizar el espacio político de Europa. Dejando a un lado su exitosa aplicación en Europa Occidental, encajaba idealmente con la noción, tan triunfante después de la Guerra Fría, del orden mundial liberal. De hecho, la falta de poder duro tradicional de Europa y su dependencia de otros instrumentos, el principal de ellos la expansión normativa y la condicionalidad, es decir, exigir a los socios que cambien sus prácticas a cambio del acceso a privilegios, no fue más que coherente con los principios liberales.

La evolución de las relaciones UE-Rusia, desde el esperanzador amanecer de principios de la década de 1990 hasta el desesperante ocaso de la década de 2010, es uno de los episodios más reveladores de la historia de la transformación global posterior a la Guerra Fría. Desde que la idea de una comunidad formalizada formada por Europa y Rusia perdió su relevancia (no se han tomado medidas prácticas con ese fin desde finales de la década de 2000), los principios originales de la relación no han tenido sentido.

El intento de asociación institucional representó la culminación de unos 200 años de esfuerzos de una escuela de pensamiento en Rusia para occidentalizar el país. Por primera vez, los occidentalizadores vieron la oportunidad de cambiar cualitativamente la naturaleza de las relaciones de Rusia con Occidente.

Esa oportunidad resultó ser traicionera. Los occidentalizadores de Rusia nunca tuvieron la intención de que su país se sometiera formalmente a las reglas y regulaciones de Europa, incluso cuando presionaron por la modernización, la cooperación activa con Europa y la emulación de sus costumbres. Sin embargo, eso fue precisamente lo que Europa pidió a Rusia después de 1992.

El experimento de Europa con su transformación en un sujeto políticamente consolidado, que proyectaba su marco normativo hacia afuera, presuponía relaciones jerárquicas entre la UE y sus vecinos directos. Desde el principio, se esperaba que Rusia no solo cooperara con la UE, sino que también desarrollara instituciones conjuntas. En sus relaciones con Rusia, Europa no toleraba retroceder en su insistencia en la transferencia de reglas.

Si Moscú hubiera decidido formar parte de esta “Europa más amplia”, las concesiones que se esperaba que hiciera se habrían justificado. Pero los occidentalizadores de Rusia no lograron persuadir al país de los méritos de limitar cualitativamente su propia soberanía en aras de seguir el modelo europeo.

Hoy en día, las dos partes se encuentran profundamente irritadas entre sí y sus relaciones políticas son efectivamente inexistentes. De hecho, el furor que siguió a la amenaza del ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergey Lavrov, de romper los lazos de Rusia con la UE no estaba realmente justificado, dado que no ha habido ninguno de los que hablar desde 2014. Sólo quedan las relaciones de Rusia con los estados miembros individuales de la UE.

Podría decirse que el asunto Navalny ha puesto al descubierto la contradicción central del conflicto de Rusia con la UE: la causa de todas las sanciones y tensiones políticas es la política interna de Rusia.

Si las instituciones europeas y sus representantes enfatizaran en sus críticas al tratamiento de Navalny el supuesto uso de Rusia de agentes de guerra química para envenenarlo, subrayando los peligros que plantea su circulación por personas desconocidas, el tema podría tratarse como un asunto de preocupación internacional.

Tal como están las cosas, las objeciones de Europa se relacionan principalmente con la violación de las normas, los derechos y las libertades democráticas dentro de Rusia, que la UE sostiene que no puede tolerar.

La postura de Bruselas es fácil de entender en términos de la lógica de una “Europa más amplia”. Pero esa lógica no ha tenido lugar durante mucho tiempo en las relaciones de Rusia con la UE. La realidad es que su diálogo político es una reliquia de una época pasada. Todo ha cambiado, desde Rusia y Europa hasta Occidente y el resto del mundo. El orden mundial liberal ya no existe.

La decisión de Moscú, en la forma en que ha respondido a los intentos de la UE de presionar a Rusia directamente sobre Navalny, habla de su confianza en que tiene poco que perder en sus relaciones con Europa.

Cada vez más cree que la UE está experimentando cambios irreversibles, como resultado de los cuales nunca volverá a tener la influencia que tenía hace quince o veinte años.

En aquel entonces, parecía que la UE se convertiría en un actor global, a la par con Estados Unidos y China, y llegaría a dar forma unilateral no solo a Europa sino también a gran parte de Eurasia. Ahora está claro que tal objetivo es inviable: no solo en Eurasia sino también en Europa, donde se ha hecho posible imaginar medios alternativos para organizar el espacio político-económico del continente.

En lo que respecta a las relaciones UE-Rusia, el antiguo marco no solo es obsoleto, sino que incluso puede resultar perjudicial, ya que corre el riesgo de provocar nuevos enfrentamientos. Una vez que la UE y Rusia estén preparadas, como finalmente lo estarán, aguarda un nuevo marco: uno que prometa un nuevo impulso a la cooperación UE-Rusia en el entendimiento de que una comunidad formal formada por las dos no es un resultado que valga la pena perseguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *