¿Qué tan grave es el desacuerdo turco-talibán sobre el aeropuerto de Kabul?

por Andrew Korybko para The Express Tribune

Los talibanes solicitaron recientemente la salida de las tropas turcas de Afganistán para el 11 de septiembre junto con sus aliados de la OTAN como parte del acuerdo que Estados Unidos alcanzó con el grupo. Sin embargo, Ankara tiene como objetivo el control militar del aeropuerto de Kabul, lo que garantizaría el acceso continuo de Estados Unidos al país. Sin esa instalación en buenas manos, Estados Unidos no podrá mantener de manera confiable ningún tipo de presencia allí, ni siquiera diplomática. Por lo tanto, es de suma importancia para Washington que Ankara pueda llevar a cabo sus planes, aunque no está claro si podrá hacerlo teniendo en cuenta el fuerte desacuerdo de los talibanes con esto.

Se requiere una mayor elaboración para comprender mejor la dinámica estratégica. Turquía quiere hacerse más valiosa para la alianza a fin de reparar parcialmente sus relaciones dañadas con Estados Unidos, según Vladimir Danilov en su artículo para la revista en línea New Eastern Outlook de Rusia. El experto también cree que puede confiar en lo que describió como el “grupo talibán pro-Qatar” cultivado por sus aliados en Doha. Por lo tanto, surge la pregunta de si este grupo es lo suficientemente influyente como para sofocar el desacuerdo del movimiento general con los planes de Turquía. Hasta donde lo demuestra su declaración, parece que no lo son.

También podría haber otra motivación en juego, y es que Turquía cree que este medio podría expandir de manera más efectiva su influencia en el país sin litoral. Al controlar o garantizar el acceso internacional dentro y fuera de la capital afgana, Ankara se convertiría en uno de los actores más estratégicos de Afganistán. Esto, a su vez, podría aprovecharse para fines económicos relacionados con la posibilidad de revivir el Corredor de Lapis Lazuli (LLC) para ser pionero en una nueva ruta de conectividad multimodal con su aliado paquistaní a través del Caspio y el sur del Cáucaso. En la práctica, esta visión representa un corredor secundario de la propuesta N-CPEC + para expandir Corredor Económico chino-pakistaní (CPEC) hacia el norte.

Es de suponer que los talibanes no tienen ningún problema para facilitar dicha conectividad transregional, ya que pueden beneficiarse del tránsito a través del territorio bajo su control. El problema entonces podría ser que sospecha que el control de Turquía del aeropuerto de Kabul podría ser explotado por la OTAN y los Estados Unidos en particular para desarrollar una “solución” a su acuerdo de retirada mediante el cual contratistas militares privados (PMC), si no fuerzas especiales reales, podrían ser subrepticiamente enviado al país después del 11 de septiembre a través de esa puerta de entrada. Por lo tanto, los talibanes preferirían que el aeropuerto permaneciera bajo control civil, no el control de ningún país de la OTAN como Turquía.

Cabe señalar que la reciente declaración de los talibanes sobre este tema también enfatizó los estrechos vínculos que tiene con Turquía. Sus palabras exactas fueron las siguientes: “De lo contrario, Turquía es un gran país islámico. Afganistán ha tenido relaciones históricas con él. Esperamos tener relaciones estrechas y buenas con ellos a medida que se establezca un nuevo gobierno islámico en el país en el futuro ”. Por lo tanto, es posible que los talibanes acuerden el control civil turco del aeropuerto en lugar de que sus militares aliados de la OTAN hagan lo mismo como parte de un compromiso con Ankara. Sin embargo, el país de Asia occidental podría no estar de acuerdo con esto, ya que él y sus aliados temen la captura del aeropuerto por parte de los talibanes.

El mejor de los casos es que Ankara esté de acuerdo con ese posible compromiso. Esto le permitiría servir simultáneamente a los intereses de sus aliados, aunque de una manera que no corra el riesgo de arruinar las relaciones con los talibanes y, por lo tanto, impedir el posible resurgimiento del LLC. Los talibanes realmente quieren expandir los lazos con Turquía, pero aún sospechan de los planes militares de ese país para el aeropuerto de Kabul a pesar de la influencia especulativa de lo que Danilov describió como el “grupo talibán pro-Qatar”. Si este problema no se puede resolver de manera amistosa, el futuro de las relaciones entre Turquía y los talibanes se volverá incierto, lo que agregará otra capa de inestabilidad al país.

El camino hacia un posible compromiso podría ser que Pakistán medie en discusiones sensibles entre sus socios turcos y talibanes en la búsqueda del compromiso propuesto. Islamabad también se beneficiaría de que sus aliados en Ankara expandieran su influencia en Afganistán después de la retirada de Estados Unidos, especialmente con respecto a que esto se aproveche para revivir el LLC. Por lo tanto, Pakistán debería proponer el uso de sus servicios diplomáticos para ayudar a llegar a una solución amistosa a este problema. No está claro si tendrá éxito, pero aún así debería hacer todo lo posible debido a todo lo que está en juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *