Perspectiva Latinoamericana | Primarias legislativas en Argentina

El domingo 12 de Septiembre el pueblo argentino acude a las urnas para dirimir las internas en los partidos políticos y definir las listas a las elecciones legislativas de medio término, a celebrarse en Noviembre.  Está en disputa la mitad de la cámara de diputados y un tercio del senado nacional, además de cargos legislativos provinciales y consejos municipales en todo el país. El calendario tradicional suele ubicar estas elecciones en Agosto y las definitivas en Octubre, pero las fechas fueron modificadas a razón de la pandemia de COVID-19.

Las PASO

El sistema utilizado para estas elecciones es denominado Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), fue establecido por la ley 26.571 del 2009 y entró en vigencia por primera vez en las elecciones primarias de 2011. Estas elecciones son “abiertas” porque cualquier ciudadano puede participar en las elecciones primarias sin ser afiliado al partido político por el que va a votar, son “simultáneas” porque todos los partidos las realizan al mismo tiempo y son “obligatorias” para los ciudadanos entre 18 y 70 años, como todas las otras elecciones.

Cada partido puede optar por presentar una lista única o múltiples listas, que llevan la misma numeración pero cada variante tiene una letra distinta. La lista que se presenta a la elección definitiva está compuesta por lo candidatos de las listas que fueron a la primaria, representando proporcionalmente la cantidad de votos obtenidas en la PASO. Estas elecciones también sirven para fijar un piso electoral, ya que sólo podrán participar de las elecciones definitivas aquellos partidos que reúnan al menos el 1,5% de los votos válidos en las PASO.

¿Qué se vota?

Los cargos nacionales para los cuales se definen las listas, son 127 diputados y 24 senadores. Los precandidatos a diputados son elegidos en todas las provincias, en cambio los precandidatos a senadores corresponden sólo a 8 provincias: Catamarca, Chubut, Córdoba, Corrientes, La Pampa, Mendoza, Santa Fe y Tucumán.

De acuerdo a los frentes electorales, en la cámara de diputados el Frente de Todos renueva 51 de sus 120 curules. El escenario que desea es mantenerlos y alcanzar 9 bancas nuevas. Esto le otorgaría la capacidad de contar con quórum propio. Por otro lado, Juntos por el Cambio renueva 60 de sus 115 bancas. En el Senado, el Frente de Todos renueva 15 de 43 curules. Aún perdiendo 6 bancas conservaría la mayoría (37 curules). Juntos por el Cambio sólo renueva 9 de sus 29 bancas. Muchas de las provincias que renuevan senadores son gobernadas por la oposición, por lo que es posible que Juntos vea un aumento en su representación en el Senado.

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires y 13 provincias también definen sus candidatos para sus comicios internos, estos son legisladores y concejales municipales.

El padrón abarca 34.332.992 electores habilitados distribuidos en 101.457 mesas, siendo la Provincia de Buenos Aires el distrito más poblado con el 37% del padrón. A diferencia de las elecciones definitivas, que tendrán lugar en Noviembre, los ciudadanos argentinos en el exterior no pueden participar.

El voto extranjero

Los extranjeros residentes en Argentina no pueden participar de las elecciones a cargos nacionales. Sin embargo, sí lo pueden hacer en las elecciones a nivel provincial y municipal. Cada provincia establece los requisitos para el empadronamiento de los extranjeros y éstos cuentan con mesas especiales donde no se encuentran las boletas de los cargos nacionales.

La novedad en estas elecciones es que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires adoptó el empadronamiento automático de los ciudadanos extranjeros. Esto sumó más de 400.000 electores al padrón de la ciudad, pasando los extranjeros de representar el 1% del padrón al 16% del total. Otros distritos, como la Provincia de Buenos Aires, tienen el empadronamiento automático hace años.

Medidas de seguridad sanitaria

La justicia electoral argentina estableció una serie de medidas para que el comicio transcurra con la mayor seguridad posible, en cuanto a evitar la propagación del COVID-19. La primer medida fue atrasar el calendario 5 semanas para que al momento de la elección haya una mayor cantidad de electores vacunados, especialmente con dos dosis, y un clima más templado.

Se han incorporado más centros de votación, permitiendo que cada centro cuente con menos mesas y, por lo tanto, una menor aglomeración de personas. Cada centro contará con un “facilitador sanitario” que mantenga las medidas de higiene del lugar y las personas que pertenezcan a grupos de riesgo contarán con prioridad para votar entre las 10:30 y las 12:30 am.

Los electores sólo se retirarán el barbijo si las autoridades de mesa se lo requieren para identificarlo, se mostrará el DNI pero no se lo entregará en mano, y cada uno deberá llevar su propio bolígrafo para firmar el padrón electoral tras emitir el voto.

 

Este es el primer proceso electoral que Argentina transcurre durante la pandemia, por lo que servirá de prueba para las elecciones parlamentarias del próximo Noviembre. También es la primer oportunidad para que el pueblo argentino emita su juicio sobre cómo el gobierno de Fernández manejó la pandemia de COVID-19. El curso del resto del mandato de Fernández comienza a plantearse a partir de la definición de los candidatos en estas primarias y terminará por sellarse tras las elecciones de Noviembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *