Planificación anticipada

por Gustavo Girado¹ para China Daily

La previsión y la orientación han permitido y permitirán a China lograr con éxito una serie de objetivos a largo plazo.

La política que ha guiado a los líderes chinos a convertir el crecimiento económico en desarrollo ha revelado muchos giros y baches en el camino y China lo ha recorrido con gran esfuerzo. Los resultados están a la vista, una serie de objetivos que se habían planificado durante años se han logrado con éxito. Por ejemplo, como se establece en el Programa de mediano y largo plazo para el desarrollo de la ciencia y la tecnología (2006-20), los líderes de China estaban comprometidos con el proyecto para iniciar y estimular la “innovación autóctona”, ya que lo veían como un medio para primero reducir la pobreza y luego erradicarla, acelerando el proceso de convergencia de China con las economías más desarrolladas en términos de ingresos.

La eliminación de la pobreza extrema en China es una prueba concluyente del éxito de la planificación del país. Desde mi punto de vista, esto es muy importante, no solo porque China ha vencido la pobreza extrema, un logro que muy pocos países en el mundo pueden reclamar, sino que lo ha logrado como economía en desarrollo. Y esa, para mí, es su principal virtud: aun con muchos problemas por resolver, China ha logrado un éxito que casi ninguna otra economía del mundo ha logrado, y es un incentivo importante para aquellos países que aún enfrentan el graves problemas del subdesarrollo y sus consecuencias socioeconómicas. Precisamente, el pueblo chino está viviendo un momento muy interesante porque no solo tiene motivos para sentirse orgulloso del éxito de sus políticas, sino que algunos de ellos coinciden con el centenario de la fundación del Partido Comunista de China, que se conmemora en 2021.

Uno de los aspectos de China que más me ha llamado la atención es cómo, a pesar de ser una economía en desarrollo, que todavía tenía mucha pobreza y que exportaba productos intensivos en mano de obra y de baja composición tecnológica desde la década de los ochenta, busca convertirse en una vanguardia tecnológica en varios sectores de alta tecnología. Observar ese proceso me llevó a estudiar las políticas de China para integrar a sus empresas dentro de las cadenas de valor globales y comprender que, a su vez, tenía que estudiar en profundidad las políticas de ciencia y tecnología que China adoptó desde aproximadamente 1978 en adelante.

Conocer todo esto me llevó varios años, mucho trabajo académico y viajes a China, en los que comprobé que no hay una política propuesta por China que no tenga un plan detrás. Por eso, dadas las características que siempre han distinguido a China (una enorme población y un gran territorio), y teniendo en cuenta las terribles condiciones de desarrollo económico y humano que enfrentó el PCCh al tomar el poder en 1949, entiendo que la planificación orientada a objetivos ha sido una de las mejores herramientas utilizadas por el Estado. El éxito logrado en la eliminación de la pobreza en pocas décadas se debe al estricto cumplimiento de planes preestablecidos. El centenario del PCCh es un momento excelente para evaluar el resultado de los planes quinquenales que el Partido diseñó a tiempo para llevar a cabo transformaciones tremendas y exitosas.

Como dijo el presidente Xi Jinping en una reunión que marcó los logros de alivio de la pobreza de la nación a fines de febrero, se han logrado grandes logros históricos en la construcción integral de una sociedad moderadamente acomodada. “Lanzamos el último ataque contra la fortaleza de la pobreza extrema y vencimos el ‘hueso más difícil de romper'”. En ocho años, casi 100 millones de residentes rurales que viven en condiciones difíciles han salido de la pobreza extrema de acuerdo con los estándares nacionales actuales, mientras que 832 condados pobres se han elevado por encima de la línea de pobreza.

Puede ser difícil para América Latina aplicar las mismas políticas dado que los regímenes políticos son diferentes. Sin embargo, los países de la región tienen excelentes experiencias de planes pasados, que a partir de mediados del siglo XX pudieron mostrar importantes mejoras en las condiciones de vida.

Los programas de planificación fueron desmantelados por políticas posteriores y los evidentes intentos de impedir que América Latina progresara. Creo que el ejemplo de China y el éxito logrado con su planificación en el campo de las condiciones de vida son un estímulo para que los países de la región redoblen nuestros esfuerzos, en los que la cooperación puede ser una herramienta fundamental.

En las “dos sesiones” de este año, conferencias de la legislatura nacional y el máximo órgano asesor político de China, el Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, reafirmó el camino que seguirá la República Popular China para consolidar una serie de políticas de relaciones internacionales que ya había anticipado y, en varios casos, se han estado desarrollando durante algún tiempo. Los beneficios cooperativos de estas políticas ya se están demostrando. Habló del brote del nuevo coronavirus y sus consecuencias, junto con el tipo de relación que China pretende establecer con aquellas economías que considera cercanas porque comparte una visión de una comunidad con un futuro compartido.

También en las “dos sesiones”, el presidente Xi ofreció su visión de las próximas tres décadas a partir del próximo plan quinquenal, que será la guía para identificar los vectores de crecimiento económico en el país, imprescindibles para saber afrontar los riesgos financieros, el envejecimiento de la población, entre otros importantes desafíos.

Por lo tanto, la experiencia china puede ser muy útil para las economías en desarrollo en la medida en que trabajen juntas para enriquecer el espíritu de las relaciones interregionales, que China viene defendiendo frente al abandono, casi el desprecio, de otras economías importantes. China ha levantado la bandera en defensa del multilateralismo y el sistema de gobernanza global, reafirmando una posición en la que encuentra a América Latina y el Caribe, en general, a su lado.

Además, como dijo Wang sobre la Organización Mundial del Comercio, los últimos 20 años han proporcionado cuatro inspiraciones para China: persistir en la política fundamental de apertura al exterior; adherirse al concepto de cooperación para beneficio mutuo y beneficio compartido; defender la globalización económica y el papel central de la Organización Mundial del Comercio, porque frente a los nuevos problemas y desafíos que trae la globalización, China entiende que no puede volver al proteccionismo, el cerramiento o la desvinculación; y trabajar en conjunto con otros países para promover este proceso hacia una mayor apertura, inclusión, beneficios universales, equilibrio y beneficio compartido.

Eso es auspicioso para los países de América Latina y el Caribe. Una forma en que se ha aplicado ese enfoque cooperativo es en el marco de la cooperación en salud, gracias a la ayuda que China ha brindado y está brindando a las economías más pobres, reconociendo que sus capacidades le permiten ayudar y no verlo desde una “perspectiva comercial”. Es por ello que las palabras del Canciller chino son auspiciosas y muy bienvenidas en el marco de la Ruta de la Seda de la Salud, ya que estas políticas reafirman el compromiso de China con la cooperación efectiva, y que esto no son simplemente palabras en papel.


¹ Economista, Mg. en Relaciones Internacionales; Director de posgrado sobre Estudios en China Contemporánea en la  Universidad Nacional de Lanús (UNLa)  y autor de “¿Cómo lo hicieron los chinos? Algunas de las causas del gran desarrollo del gigante asiático”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *