Perspectiva Latinoamericana | Preguntas clave y respuestas parciales ante la incertidumbre en el gabinete de Castillo

por Florencia Tursi Colombo

No ha pasado ni un mes desde que Pedro Castillo asumió la presidencia del Perú. Sin embargo, hasta ahora, el Congreso citó a 5 de sus ministros, provocando la renuncia del canciller, y se han preparado nuevas mociones de censura contra otros ministros. También los medios de comunicación se lanzaron en una feroz campaña de ‘terruqueo’ y se especuló con el pedido de vacancia presidencial.

Aquí nos hacemos algunas preguntas clave ante la incertidumbre que rodea al gabinete encabezado por el Presidente del Consejo de Ministros Guido Bellido y proponemos algunas respuestas parciales: ¿Por qué renunció el canciller Béjar? ¿Quién es la oposición? ¿Habrá voto de confianza? ¿Habrá vacancia? y ¿cuál es la estrategia de Castillo?

¿Por qué renunció el canciller Béjar?

La bancada en el Congreso del fujimorismo con sus aliados de Avanza País y la extrema derecha de Renovación Popular, presentaron una moción para interpelar al canciller Héctor Béjar. Le solicitaban que se expresara por unas declaraciones de antes de asumir el cargo. Asimismo, lo exhortaban a posicionarse “contra el socialismo” y en “defensa de la democracia”.

La oposición reaccionó presentando dicha moción luego de que se dio a conocer la salida del Grupo de Lima. La retirada del Perú del grupo de países originario de su ciudad capital fue un gesto potente de una nueva política exterior, una nueva concepción geopolítica y la aplicación del principio de no intervención en asuntos internos. Como consecuencia, la salida del Grupo de Lima, marca el fracaso de las medidas de intervención de la derecha peruana en la política de Venezuela y Bolivia, entre otros países de la región.

Las declaraciones de Béjar que iniciaron el supuesto “escándalo” fueron el 24 de noviembre del año pasado, cuando no era funcionario, dijo: “el terrorismo en Perú lo inició la Marina” y que “han sido entrenados para eso por la CIA”.

En 1977 dos barcos pesqueros cubanos fueron hundidos en las costas de Perú, sobre esos hechos se refirió Béjar, al señalar que la Marina estuvo implicada. Incluso, algunos años antes, en 1974 la Marina había intentado una insurrección contra el gobierno de Velasco Alvarado.

Sin embargo, los dichos de Béjar fueron usados mediáticamente para emparentarlo con el grupo armado Sendero Luminoso durante el conflicto armado interno en los 80 y 90. Aunque Béjar no hizo referencia a ese momento, sino a uno previo.

No obstante, en el Perú, falta una autocrítica por parte del Estado y de las FFAA sobre el conflicto armado. La forma en que se resolvió el conflicto implicó la responsabilidad casi por completo en un único partícipe. Pero el Estado tuvo participación en, por ejemplo, los falsos positivos. Asimismo, no se ha investigado lo suficiente la ligazón que tuvieron las FFAA con EEUU, sobre todo la formación llevada a cabo allí.

La campaña mediática contra el canciller fue brutal y consistió en el tradicional ‘terruqueo’, es decir, se acusó a Béjar de terrorista por tener aparentes relaciones con Sendero Luminoso. Incluso, al googlear “Héctor Béjar”, lo primero que aparecía en la biografía de Wikipedia era: “asesino y terrorista del grupo Sendero Luminoso”.

¿Quién es la oposición?

Hay que entender la oposición a Castillo desde su presencia en tres espacios. En primer lugar las bancadas de derecha en el Congreso, el espacio del fujimorismo, Fuerza Popular, sumado a Avanza País y Renovación Popular. Un poco más hacia el centro, es decir con una actitud más moderada, se encuentran las bancadas de Acción Popular y Alianza para el Progreso.

La oposición obtuvo la mesa directiva del Congreso con una fórmula presentada por Acción Popular, Alianza para el Progreso, Avanza País y Podemos Perú, la cual fue apoyada por el fujimorismo.

Además, la oposición preside las principales comisiones en el Congreso. Perú Libre solo pudo quedarse con las comisiones de Ciencia y Tecnología, Comercio Exterior y Turismo, Cultura y Patrimonio, Inclusión Social, Mujer y Familia, Producción, y Pueblos Andinos y Ambiente. No pudo obtener las comisiones de Educación, Constitución y Presupuesto, tres áreas clave las cuales tenía interés en presidir.

En segundo lugar, la oposición tiene presencia en los medios de comunicación, o mejor dicho, los medios de comunicación juegan en la oposición. Campañas mediáticas como la que sufrió Béjar la semana pasada ponen en escena el accionar político de los medios, que confluye con las intenciones de la derecha en el Congreso que busca desestabilizar al gobierno de Castillo.

En tercer lugar, luego de la segunda vuelta electoral comenzó a darse un nuevo fenómeno, una serie de marchas de grupos de derecha y extrema derecha, con actitudes racistas y mensajes de odio que se movilizaban contra la victoria electoral de Pedro Castillo. Fueron movilizaciones que cuestionaban el resultado electoral y denunciaban un supuesto fraude, respaldando la postura de Keiko Fujimori, aunque nunca pudieron probar las maniobras de fraude.

Después de la proclamación de Castillo y de su asunción, las manifestaciones continuaron y aún no cesan. Iniciaron en Lima y se fueron extendiendo a otras ciudades del país. Tal vez, podemos caracterizarlas como fenómenos de las áreas urbanas. Marchan contra el gobierno de Castillo, también han iniciado una junta de firmas contra la convocación a una Asamblea Constituyente, asimismo mezclan mensajes anti-vacunas.

¿Habrá voto de confianza?

El gabinete de Bellido solicitará el voto de confianza al Congreso el próximo 26 de agosto. Bellido debe exponer ante el pleno del Congreso las políticas diagramadas por el ejecutivo para los próximos 5 años.

Algunos congresistas ya han adelantado que no obtendrá el voto de confianza. De hecho, congresistas de Avanza País presentaron una moción para que se declare como “acto inmoral” la designación de Bellido. Sin embargo, la moción no fue aprobada por 61 votos en contra, 47 a favor y 6 abstenciones. El rechazo de dicha moción marca la posibilidad de una moderación en el Congreso, la cual sería más favorable a otorgar el voto de confianza.

No obstante, el grupo más radicalizado de derecha tiene chances de imponer sus intereses en el Congreso, con el apoyo de los medios de comunicación y las movilizaciones en las ciudades, generan un clima de rechazo y odio hacia el gabinete de Bellido.

¿Habrá vacancia?

Ya se planteó el tema de la vacancia entre los distintos sectores de oposición que integran el Congreso.

El pleno del Congreso aprobó la propuesta de Renovación Popular de crear una comisión para investigar el proceso electoral de este año. Aunque la propuesta tuvo 46 votos a favor, 50 en contra y 28 abstenciones, la comisión quedó aprobada ya que el reglamento indica que las comisiones se aprueban al alcanzar el 35%, es decir 46 votos. La propuesta fue presentada para investigar “presuntas irregularidades” en la elección presidencial de este año y proponer modificaciones a la norma electoral.

Sin embargo, hasta el momento no pudo demostrarse ningún tipo de fraude ni de irregularidad en la elección. Este fue el argumento central que expuso la bancada de Perú Libre al oponerse a la nueva comisión, ya que no hay pruebas de fraude y parece que la oposición de derecha, extrema derecha y el fujimorismo “hasta la fecha, no han comprendido que perdieron las elecciones” dijo la congresista Betssy Chávez.

Por otro lado, existe el Acuerdo Nacional, un foro creado en 2002 con el objetivo de mantener una colaboración entre los distintos niveles del Estado, ejecutivo, legislativo y judicial, y las instituciones políticas y sociales. Allí se planteó la posibilidad de eliminar las figuras de la vacancia presidencial y la cuestión de confianza con el objetivo de fortalecer la política, permitir la gobernabilidad y mantener el equilibrio de poderes. La propuesta consiste en cambiar la vacancia presidencial por el juicio político y eliminar la cuestión de confianza. También se planteó el regreso a una bicameralidad. Aunque estas propuestas parecen estar lejos de ser aprobadas.

¿Cuál es la estrategia de Castillo?

El escenario es complejo. Aunque Castillo definió un gabinete, hay incertidumbre respecto de su continuidad.

La renuncia de Béjar deja al descubierto que Castillo no pudo sostener a su ministro ante los ataques y mentiras de los medios de comunicación y de la derecha.

Para algunos, Castillo debería haber defendido a su canciller, incluso, aquellos que lo apoyan mostraron su preocupación ante el silencio del presidente, parecería ser que no está dispuesto a defender a su gabinete ante los ataques de la oposición.

Tal vez, Castillo, prefiera asumir una actitud pragmática ante lo que le espera en el Congreso. La semana que viene Bellido deberá presentarse para pedir el voto de confianza y es probable que no se lo otorguen. En este sentido, el pragmatismo de Castillo ante las designaciones debe entenderse como una actitud para privilegiar la continuidad de un gobierno. El congreso seguirá interpelando a ministros pero el presidente debe procurar la estabilidad para tener un marco general en donde, más allá de las figuras que pasen por el gabinete, poder gobernar.

Castillo ha cambiado de aliados y volverá a cambiar si lo considera necesario. La salida de Béjar no debe entenderse como una victoria del Congreso o de la derecha o del fujimorismo. Sino, más bien, como una maniobra de estabilidad, siendo que detrás estaba siendo cuestionada la Marina de guerra. Justamente, fue la Marina la que más presionó al gobierno por las declaraciones de Béjar. Castillo decidió privilegiar la relación con las Fuerzas Armadas, encontrando allí la estabilidad. Al respecto se ha citado el Art.169 de la Constitución para recordarles a las FFAA y la Policía Nacional que “no son deliberantes”, sino que “están subordinadas al poder constitucional”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *