Pensar la Unidad Sudamericana hoy | Geopolítica de los recursos naturales e integración sudamericana

Pensar la Unidad Sudamericana hoy | Geopolítica de los recursos naturales e integración sudamericana

El miércoles 28 de Octubre tuvimos el quinto diálogo del ciclo “Pensar la Unidad Sudamericana hoy”, coordinado por Mariana Vázquez y el auspicio del Centro de Estudios en Ciudadanía, Estado y Asuntos Políticos de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Podés ver el video completo aquí:

El título del quinto diálogo fue “Geopolítica de los recursos naturales e integración sudamericana”. Los participantes fueron Mónica Bruckman, Dra. en Ciencia Política y profesora de la Universidad Federal de Rio de Janeiro, y Amado Boudou, ex-Vicepresidente de la Argentina y ex-Ministro de Economía y Finanzas. Mariana Vazquez realizó la presentación del tema y estuvo a cargo de la moderación.

Mónica Bruckman comenzó explicando que los procesos de integración regional comienzan a plantear la necesidad de pensar la geopolítica de los recursos naturales, a partir de la recuperación de la teoría de la dependencia y de la teoría del imperialismo. Tiene una relacion directa con el planteamiento de una soberanía regional, a partir de 2008, pero se hace más fuerte hacia 2011-2012.

La disputa por los recursos naturales estratégicos es la característica principal del sistema capitalista mundial. Esto puede verse en la “Guerra contra el terrorismo” y su relación con los recursos naturales. Para EEUU, el acceso a los recursos naturales estratégicos son una necesidad de Seguridad Nacional, por lo que todos los recursos del Estado están disponible para ello. Pero estos recursos naturales no se encuentran dentro de sus fronteras, sino que están principalmente en África y América Latina. Sus políticas de defensa se reservan el derecho de utilizar la fuerza unilateralmente para mantener su seguridad nacional y, por lo tanto, el acceso a estos recursos.

¿Qué es un Recurso Natural Estratégico? Algunos lo asocian a la produccion y reproducción de la Vida. Otros sólo a la generación de energía nuclear. Pero su principal característica es la escasez. Esto le da la dimensión estratégica. La demanda de la economía mundial sobre estos recursos o su participación en ciclos tecnológicos que van a dominar la producción.

Estos recursos cambian con el tiempo. El carbón era estratégico en el sigo XIX y hoy ya no lo es.

Para establecer políticas efectivas sobre el uso de los recursos naturales estratégicos, debemos tener instrumentos adecuados de inventario y gestión de estos recursos.

En 1/3 de los minerales estratégicos, EEUU depende entre 100% y el 90% de las importaciones. En otro tercio entre 90 y 50%. Principalmente estas importaciones vienen de China, África  y países de América.

China en 2008 ya se convierte en el principal socio comercial de la mayoría de los países de América latina. China asume los 5 principios de Coexistencia Pacífica (de la Conferencia de Bandung) para su relación con América latina. Pero la región sólo logra profundizar su reprimarización de exportaciones, especialmente en los últimos 5 años, donde se le suma un proceso de desindustrialización. Debido a la correlación política, Argentina toma relevancia para lograr con China una relación de beneficio mutuo. China propone negociar con la región completa, en conjunto, para disminuir la inestabilidad política y tener una relación a largo plazo.

La alianza entre China y Rusia, junto a la Nueva Ruta de la Seda, sirve para reestructurar Eurasia. La crisis del COVID 19 aceleró la inversión en este proyecto. ¿De dónde van a salir los recursos para este proyecto? Pues de América latina, especialmente del Sur, ya que cuenta con grandes reservas de litio, niobio, cobre, plata, oro, etc.

África también esta repensando su integración para negociar con China, igualmente hace el sudeste asiático. Pero América Latina va a contramano, no avanza en su integración.

América del Sur cuenta con el 28% de las reservas mundiales de agua dulce. Pero estos recursos son compartidos e interdependientes, por lo que deben ser gestionados en conjunto.

El Siglo XXI es el siglo del Litio. Hay 3 ciclos tecnológicos que reconfiguran la industria mundial y necesitan del litio:

  • Baterías recargables de todo dispositivo electrónico portátil
  • Vehículos eléctricos
  • Cambio de matriz energética

Estos ciclos tecnológicos pueden durar entre 30 y 40 años, generando gran demanda durante este tiempo. Por lo que permiten la planificación a largo plazo. El 83% de las reservas mundiales están en Sudamérica y China consume el 39% de la producción. Se espera que la demanda mundial se triplique para 2025.

Más del 68% del mercado de materias primas está en mano de especuladores. Hay un proceso de financierización de las materias primas, en forma de commodities.

Estamos perdiendo el momento para fortalecer nuestro lugar tras los cambios en el sistema internacional. Va a haber un momento de gran tensiones sociales tras el COVID 19, y esta tensión impulsará a los movimientos sociales que promuevan la soberanía y los proyectos de desarrollo.

 

Amado Boudou

Las crisis son cómodas para el capitalismo. Hay muchas chances de que se reconfigure y se mantenga el sistema, como lo hizo en 2008, y no que caiga el sistema por el COVID19.}

Nosotros deberíamos ver la China de principios del siglo XIX para entender nuestra situación en el sistema internacional. La firma de tratados desiguales y el Siglo de la Humillación es lo que tenemos que ver como ejemplo para no repetir. La constitución de la soberanía de las 20 patrias chicas creadas tras el proceso de independencia fue en contra de la creación de una Patria Grande. Si bien se trabajó mucho por la integración en la UNASUR, desde lo militar y lo económico, hoy en día se acabó con todo eso.

Con la institucionalidad supranacional que funciona desde Washington, no tenemos chance de hacer lo que debemos en este contexto. Desde acá se aceptan las decisiones tomadas desde los países centrales sobre nuestros recursos y nuestros procesos de industrialización. Necesitamos crear nuestra propia institucionalidad supranacional regional para proteger estos procesos y recursos. Para esto tenemos que lograr espacios de reflexión y disputa de sentido por fuera de los gobiernos. Los necesitamos para generar estas instituciones, en cuanto se recupere la capacidad estatal.

Seguimos viviendo en una etapa de Imperialismo. Éste opera de manera indirecta, impone sus leyes y cortes a través del Lawfare. Logramos decirle no a Bush y su proyecto imperial en 2005, pero EEUU pudo imponerse más adelante con tratados de bilaterales.

¿Cómo es posible que no haya más obra pública de escala binacional o supranacional en la región? Este era el rol del Banco del Sur. Argentina no puede pensarse sin Brasil y viceversa. América del Sur no puede pensarse sin ese eje. La obra pública que enlaza los países es lo que permite la integración. Y esta debe llevarse adelante con empresas regionales.

La pospandemia la juegan las grandes empresas hoy. Avanzan tratando de sacar partido. ¿Cómo será la pospandemia? ¿Va a haber más explotación? Tenemos que acabar con la etapa de acumulación por disposición que comenzó en los 90’s. Las cumbres iberoamericanas les dieron ventaja a España en las privatizaciones en los países de la región. Las tarifas de servicios y tasas de interés tienen que ser variables de desarrollo y no de enriquecimiento de algunas empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *