Mirada Multipolar | Sinofobia, Mentiras y Guerra Híbrida

Observatorio
Observatorio
11 Minutos Leídos

Por Pepe Escobar para Asia Times

Le llevó un minuto al presidente Trump introducir un virus en la virtual 75ª Asamblea General de las Naciones Unidas, lanzando “la nación que desató esta plaga en el mundo”.

Y luego todo fue cuesta abajo.

Incluso cuando Trump esencialmente estaba pronunciando un discurso de campaña y no podía importarle menos el multilateralismo de la ONU, al menos el panorama era lo suficientemente claro para que lo viera toda la “comunidad internacional” que mantiene la distancia social.

Aquí está la declaración completa del presidente Xi. Y aquí está la declaración completa del presidente Putin. Y aquí está el tablero de ajedrez geopolítico, una vez más; es la “nación indispensable” frente a la asociación estratégica de Rusia y China.

Mientras enfatizaba la importancia de la ONU, Xi no podría ser más explícito en el sentido de que ninguna nación tiene derecho a controlar el destino de los demás: “Menos aún se le debería permitir a uno hacer lo que quiera y ser el hegemón, el matón o el jefe de el mundo.

La clase dominante de Estados Unidos, obviamente, no aceptará este acto de desafío sin responder. El espectro completo de técnicas de Guerra Híbrida continuará siendo implacablemente turboalimentado contra China, junto con una sinofobia desenfrenada, incluso cuando le parece a muchos Dr. Strangelove que la única forma de realmente “disuadir” a China sería una guerra en caliente.

Por desgracia, el Pentágono está sobrecargado: Siria, Irán, Venezuela, el Mar de China Meridional. Y todos los analistas conocen las capacidades de guerra cibernética de China, los sistemas integrados de defensa aérea y los misiles destructores de portaaviones Dongfeng.

Para tener una perspectiva, siempre es muy instructivo comparar el gasto militar. El año pasado, China gastó $ 261 mil millones mientras que Estados Unidos gastó $ 732 mil millones (38% del total mundial).

La retórica, al menos por el momento, prevalece. El tema clave de conversación, martillado incesantemente, es siempre acerca de China como una amenaza existencial para el “mundo libre”, incluso cuando la miríada de versiones de lo que una vez fue el “giro hacia Asia” de Obama no tan sutilmente intenta la fabricación del consentimiento para una guerra futura.

Este informe del Qiao Collective identifica claramente el proceso:

“Lo llamamos Sinophobia, Inc. – un complejo industrial de información donde la financiación estatal occidental, los fabricantes de armas de miles de millones de dólares y los think tanks de derecha se unen y operan en sincronía para inundar los medios con mensajes de que China es el enemigo público número uno. Armados con fondos estatales y patrocinadores de la industria de armas, este puñado de influyentes think tanks están estableciendo los términos de la Nueva Guerra Fría en China. El mismo ecosistema de medios que engrasó las ruedas de la guerra perpetua hacia una intervención desastrosa en el Medio Oriente ahora está ocupado fabricando consentimiento para el conflicto con China “.


Esa “ventaja militar estadounidense”

La demonización de China, imbuida de un racismo descarado y un anticomunismo rabioso, se muestra en una paleta multicolor completa: Hong Kong, Xinjiang (“campos de concentración”), Tíbet (“trabajo forzado”), Taiwán, el “virus de China”, la “trampa de la deuda” de la Franja y la Ruta.

La guerra comercial se desarrolla en paralelo – evidencia evidente de cómo el “socialismo con características chinas” está derrotando al capitalismo occidental en su propio juego de alta tecnología. De ahí la sanción de más de 150 empresas que fabrican chips para Huawei y ZTE, o el intento de arruinar el negocio de TikTok en los EE. UU. (“Pero no se puede robarlo y convertirlo en un bebé estadounidense”, como tuiteó el editor en jefe del Global Times, Hu Xijin).

Aún así, SMIC (Semiconductor Manufacturing International Corporation), la principal compañía de chips de China, que recientemente se benefició de una OPI de $ 7.5 mil millones en Shanghai, tarde o temprano podría adelantarse a los fabricantes de chips estadounidenses.

En el frente militar, la “máxima presión” sobre el borde oriental de China continúa sin cesar, desde el resurgimiento del Quad hasta la lucha por impulsar la estrategia del Indo-Pacífico.

Think Tanklandia es esencial para coordinar todo el proceso, a través de, por ejemplo, el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, con “corporaciones y asociaciones comerciales donantes” contando con los sospechosos habituales como Raytheon, Lockheed Martin, Boeing, General Dynamics y Northrop Grumman.

Así que aquí tenemos lo que Ray McGovern describe brillantemente como MICIMATT – el complejo Militar-Industrial-Congresional-Inteligencia-Medios-Academia-Think-Tank – como los controladores de Sinophobia Inc.

Suponiendo que haya una victoria demócrata en noviembre, nada cambiará. El próximo jefe del Pentágono probablemente sea Michele Flournoy, ex subsecretaria de Defensa para Políticas (2009-2012) y cofundadora del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense, al cual le encanta tanto el “desafío de China” como la “amenaza de Corea del Norte”. Flournoy apuesta todo a impulsar la “ventaja militar estadounidense”en Asia.

Entonces, ¿qué está haciendo China?

El principal principio de la política exterior de China es promover una “comunidad de futuro compartido para la humanidad”. Eso está escrito en la constitución e implica que la Guerra Fría 2.0 es una imposición de actores extranjeros.

Las tres principales prioridades de China después del Covid-19 son finalmente erradicar la pobreza; solidificar el vasto mercado interno; y volver con toda su fuerza al comercio/inversión en todo el Sur Global.

La “amenaza existencial” de China también está simbolizada por el impulso para implementar un sistema de inversión y comercio no occidental, que incluye todo, desde el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) y el Fondo de la Ruta de la Seda hasta el comerciar salteando el dólar estadounidense.

Un informe de la Escuela Kennedy de Harvard al menos trató de comprender cómo la “resiliencia autoritaria” china atrae a nivel nacional. El informe descubrió que el PCCh en realidad se benefició de un mayor apoyo popular de 2003 a 2016, alcanzando un asombroso 93%, esencialmente debido a los programas de bienestar social y la batalla contra la corrupción.

Por el contrario, cuando tenemos un MICCIMAT que invierte en la Guerra Perpetua, o “Guerra Larga” (terminología del Pentágono desde 2001), en lugar de mejorar la salud, la educación y la infraestructura, lo que queda es una clásica cortina de humo. La sinofobia es perfecta para culpar de la pésima respuesta al Covid-19, la extinción de las pequeñas empresas y la inminente Nueva Gran Depresión a la “amenaza existencial” china.

Todo el proceso no tiene nada que ver con la “derrota moral” y la queja de que “corremos el riesgo de perder la competencia y poner en peligro al mundo”.

El mundo no está “en peligro” porque al menos vastas franjas del Sur Global son plenamente conscientes de que el tan publicitado “orden internacional basado en reglas” no es más que un eufemismo bastante atractivo para la Pax Americana – o el Excepcionalismo. Lo que fue diseñado por Washington para después de la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría y el “momento unilateral” ya no se aplica.

Adiós Mackinder

Como el presidente Putin ha dejado muy claro una y otra vez, Estados Unidos ya no es “capaz de llegar a un acuerdo“. En cuanto al “orden internacional basado en reglas”, en el mejor de los casos es un eufemismo para el capitalismo financiero controlado de forma privada a escala global.

La asociación estratégica Rusia-China ha dejado muy claro, una y otra vez, que contra la expansión de la OTAN y del Quad, su proyecto depende del comercio, el desarrollo y la integración diplomática en toda Eurasia.

A diferencia del caso desde el siglo XVI hasta las últimas décadas del siglo XX, ahora la iniciativa no viene de Occidente, sino de Asia Oriental (esa es la belleza de la “iniciativa” incorporada al acrónimo BRI).

Entrada a los corredores continentales y los ejes de desarrollo que atraviesan el sudeste de Asia, Asia central, el Océano Índico, el suroeste de Asia y Rusia hasta Europa, junto con una Ruta de la Seda Marítima a través de la región del sur de Asia.

Por primera vez en su historia milenaria, China puede igualar la expansión política y económica ultradinámica tanto por tierra como a través de los mares. Esto va mucho más allá de la breve era de las expediciones marítimas de Zheng He durante la dinastía Ming a principios del siglo XV.

No es de extrañar que Occidente, y especialmente el Hegemón, simplemente no puedan comprender la enormidad geopolítica de todo esto. Y es por eso que tenemos tanta sinofobia, tantas técnicas de guerra híbrida desplegadas para apagar la “amenaza”.

Eurasia, en el pasado reciente, era una colonia occidental o un dominio soviético. Ahora, está a punto de deshacerse finalmente de los escenarios de Mackinder, Mahan y Spykman, ya que el heartland y el rimland se integran progresiva e inexorablemente, en sus propios términos, llegando hasta mediados del siglo XXI.

Suscribite a todas las actividades y newsletters del Observatorio del Sur Global

Compartir este artículo
Dejanos tu comentario