Encuentro de Integración regional a 30 años del MERCOSUR

Este Sábado 24 de Abril, se desarrolló el Encuentro Internacional “A 30 años del MERCOSUR – Debates urgentes sobre la integración en nuestro tiempo”, organizado por el Frente de Todos junto a representantes de las fuerzas populares y progresistas de Argentina, Uruguay, Brasil y Paraguay con la firme decisión de profundizar la integración regional como motor del desarrollo y la justicia social.


El encuentro comenzó con la presentación de Marina Magnani, Concejal en Rosario por el Frente de Todos, y de Federico Montero – Director del Observatorio del Sur Global, quienes dieron marco a los objetivos de la jornada.

Mariana Magnani inició la jornada afirmando que “nos proponemos pensar las distintas etapas que atravesó el MERCOSUR en estos 30 años y afrontar los desafíos por delante, entendiendo la heterogeneidad de nuestros pueblos, pero reivindicando la rica tradición de integración que tenemos”.

Federico Montero recordó que “hoy es el día internacional del multilateralismo y la democracia para la paz que promueve Naciones Unidas, y hoy frente a la pandemia es fundamental desarrollar esa integración en un momento que es el más difícil pero el más necesario para pensarla. Esta jornada de discusión y producción de conocimiento va a nutrir la agenda para pensar qué tipo de integración necesitamos con los actores políticos, sociales parlamentarios, para reivindicar el ideario de la integración”.

Desafíos de la soberanía nacional

La primera Mesa Redonda denominada “Desafíos de la soberanía regional ante una nueva agenda de demandas sociales y cambios geopolíticos globales” conto con la coordinación de Verónica García Valeiron – Militante de La Cámpora en el área de Política Internacional, y dio paso a la intervención de la Diputada Federal del Partido de los Trabajadores por el Estado de Mato Grosso, Rosa Neide. Como pedagoga y profesora universitaria, la diputada reafirmo la importancia tecnologías de la información y la comunicación para continuar con la educación en el confinamiento y garantizar la educación a distancia con internet y energía asequibles para todas y todos como reclama la UNESCO. Además, planteó como desafío la sustentabilidad ambiental, impulsando la preservación de la Amazonia como obligación del bloque regional; la lucha contra la violencia política hacia las mujeres, para acabar con la violencia de género, la desigualdad salarial, la trata y la explotación.

A su termino, Johanna Ortega, candidata a intendenta de Asunción del Paraguay por el Frente Guazú, caracterizó la ola progresista del 2000 en la región como el elemento que le otorgó un carácter político y social al Mercosur, que había comenzado como una articulación comercial. Así se ganó en solidaridad, con los fondos de convergencia estructural (FOCEM), se ganó en la defensa de los derechos humanos. “Se empezó a hablar de autonomía en la región y entendimos que juntos éramos más fuertes en el escenario internacional. También se impulsó un Mercosur social con su dimensión ciudadana. La esperanza en una ola de progreso se puede vislumbrar desde el multilateralismo que se vaya construyendo con la experiencia desde lo local para potenciarlo a nivel nacional y regional”– reafirmó la expositora.

La tercera intervención correspondió a Cecilia Bottino, Diputada del Movimiento de Participación Popular/Frente Amplio (Uruguay), quien afirmó: – “Como mujer de Izquierda y diputada por Paisandu, es un honor participar en este espacio porque la integración regional es motor del crecimiento y del desarrollo conjunto. La articulación regional tiene que tener como eje un modelo de desarrollo social, ambiental y económico”. La diputada fue enfática en afirmar que “Es irresponsable pensar propuestas unilaterales de los países miembros del Mercosur, no se puede debilitar la integración, hay que reforzarla en materia científico tecnológica, en los regímenes educativos, hay que poner el foco en las mujeres y en la infancia, niñez, la soberanía tiene que ser construida regionalmente”.

Por último, el panel contó con la intervención de Juan Manuel Huss, Diputado por el Frente de Todos de la Provincia de Entre Ríos (Argentina), quien afirmó: “Nos duele la ausencia de más de 60 mil argentinos como producto de las consecuencias de la pandemia, pero también nos resulta auspiciosa la producción de la vacuna Sputnik V en Argentina. Por eso tenemos que seguir trabajando en la idea de la colaboración de los pueblos que parten de una historia en común, porque quienes desconocen la historia caen en los mismos errores. Hay que seguir profundizando la unión de los pueblos no solo en materia económica sino cultural, social, educativa que va llevando a una región con menos desigualdades y la pandemia nos da la pauta para pensar horizontes en común y nuevos desafíos”.

Debates urgentes sobre la integración en nuestro tiempo

El segundo panel de la jornada estuvo organizado en torno a personalidades vinculadas a la vida económica regional, tanto en términos del comercio justo, la vida empresaria, y la del movimiento obrero. La concejala Magnani dio inicio para expresar un vínculo regional de integración que ya existe: “ Por ejemplo con la red de comercio justo y mercado solidario de rosario, cámaras empresariales, y representantes de los trabajadores, la articulación en términos institucionales pero también se las articulaciones en el plano económico y de los intercambios entre otras cuestiones. La idea es que este encuentro mantenga la continuidad de las acciones para construir y reafirmar un Mercosur social”.


En primer lugar intervino Roberto García, Integrante de la Red de Comercio Justo que ya lleva más de 15 años de trabajo en todo el litoral argentino, llamando a “que la integración sea beneficiosa para los pueblos de la patria grande, desde el punto de vista de las organizaciones sociales que trabajamos desde la economía alternativa, popular, colaborativa, que están por fuera de la lógica de acumulación del mercado, pasamos de una situación de explosión neoliberal en 2001 a los gobiernos progresistas. Así, las necesidades de las economías regionales que están siempre a merced de los grandes capitales pasaron a fortalecer otras áreas como la soberanía alimentaria y el movimiento social en la economía regional es importante para defender esta perspectiva. La soberanía alimentaria es totalmente alternativa al esquema de los agronegocios, y es esencial para un desarrollo autónomo”.

A continuación, Gastón Raggio, Analista en Política y Negocios Internacionales – Coordinador de Políticas Industriales de CAME, desarrolló la perspectiva de integración como un proceso de articulación política económica y cultural: “nuestra América debe dejar de ser rica para los demás y pobre para nosotros, la globalización no tiene vuelta atrás pero para entrar en ella es necesario un Mercosur integrado, que es la única política de estado común y sustentable durante más de 30 años. Tenemos que generar una política común como bloque, flexibilizar el Mercosur es atentar contra él, por eso la clausula 33 plantea que todos los países tienen que tomarse el tiempo para aceptar las resoluciones por consenso, sino no se avanza en la integración”.

Roy Daza, Diputado vicepresidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional de Venezuela, miembro del Partido Socialista Unido de Venezuela. “Desde Venezuela estamos convencidos de la importancia de la integración para darle respuesta a nuestros pueblos y promover el desarrollo sustentable. Es imperativo el desarrollo del Mercosur y que se restablezca la Unasur. La solución a nuestros problemas está vinculada a la integración de América latina, no solo a nuestras economías locales. El intercambio de saberes para enfrentar la pandemia fue nuy importante entre Venezuela, Cuba, Nicaragua, Bolivia, Rusia, China, fue muy importante en el marco del bloqueo impuesto por Estados Unidos. Tenemos que ganar la batalla de las idea demostrando desde el punto de vista político académico y de nuestra realidad cotidiana que la integración está por encima del individualismo y el aislamiento”.

Daniel Bentancur – Ex Secretario Ejecutivo de la Reunión Especializada de Cooperativas del MERCOSUR, y Coordinador de la Secretaría Técnica del Comité para el Desarrollo de la Cuenca del Río Uruguay, reafirmó la importancia de los gobiernos provinciales y estados federales para que haya una integración más encarnada en el territorio. “La posibilidad de trabajar en temas estratégicos como el acuífero guaraní se dieron desde la sociedad civil. Con los gobiernos populares se crea la UNASUR sin la intromisión de Estados Unidos y se crea la IIRSA (Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana) como potencial para el desarrollo regional. Tenemos que recuperar infraestructura en una flota mercante, en trenes, hay que repensar y hacer acuerdos pero no por separado sino conjuntamente. Estamos obligados a pensar colectivamente, hay que hacerlo en infraestructura, salud soberanía alimentaria, ciencia y tecnología, y fortalecimiento del valor agregado para mejorar los términos de intercambio comerciales”.

Por último, Pedro Wasiejko, Secretario General de FETIA/CTA – Secretario de Interior de la Central de los Trabajadores de la Argentina CTA-T, recordó que el movimiento obrero aporto mucho al Mercosur a partir de la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur, con la democratización de las sociedades y con la lucha frente a un mundo globalizado y con democracias condicionadas económicamente por el neoliberalismo. “Desde el movimiento obrero y el campo popular tenemos que ser muy claros en poner la prioridad en la infraestructura tecnológica para el desarrollo nacional, no nos podemos permitir el lujo de prescindir de un banco de desarrollo regional, un sistema financiero coordinado que promueva la infraestructura tecnológica, algunos desafíos clave para la argentina son la industria automotriz y la electrónica, que nos generan perdida de divisas. La industria automotriz genera empleo y exportaciones pero corremos el peligro de quedar afuera de la electromovilidad que se está pensando en China. Debemos tener presente esas innovaciones estratégicas para nuestro desarrollo”.

Mesa de Cierre y nuevas acciones

Como cierre de la intensa jornada de trabajo, se realizó la Mesa integrada por Mariano Kestelboim, Embajador de la República Argentina ante MERCOSUR y ALADI y Marcos Cleri, Diputado Nacional por el Frente de Todos – Provincia de Santa Fe, bajo la coordinación de Mariana Vazquez – Militante de la Cámpora/Política Internacional.

Mariano Kestelboim recordó que “El mundo cambio con la caída del muro, la globalización y la expansión de China. En la región hubo una reprimarización de la economía pero al menos hubo una regionalización que permite una plataforma de negociación en el intercambio mundial. Es fundamental la complementación productiva. En el marco de la pandemia se ha demostrado la importancia de la autosuficiencia productiva, Argentina va a poder producir la vacuna Sputnik V”. Además desmitificó algunas creencias que se intentan imponer desde las elites económicas y mediáticas: “El mundo no es liberal como pretenden los manuales de texto, exportar materias primas o la libre circulación de trabajadores a los centros mundiales está vedada, nosotros también tenemos que negociar soberanamente para defender nuestros intereses y promover el desarrollo industrial y tecnológico. Desde algunos lugares se empeñan en menospreciar las posibilidades que realmente tenemos: Argentina va a fabricar la vacuna Sputnik V, ese es un solo ejemplo del potencial que tenemos y muchas veces desde afuera se ve más claro que en nuestro propio país”.

Por último, Marcos Cleri agradeció al Complejo Cultural Atlas y al Observatorio del Sur Global por el impulso de la jornada “Es un espacio central para la construcción de una agenda común, la unidad del pueblo hace que los gobiernos tomen esas propuestas para impulsar propuestas en términos de salud, educación, ciencia y tecnología, innovación cultural y política. Perón decía que los hombres pasan pero los pueblos quedan y son ellos quienes construyen y encarnan los avances estratégicos y consolidan la integración regional. La verdadera unidad es la del pueblo que luego hace que los gobiernos la plasmen en políticas públicas”.

A su vez desarrolló un posible recorrido de los desafíos por delante: “El mercosur tiene que continuar con iniciativas como el UNASUR, el IIRSA, FOCEM, impulsando un núcleo de coincidencias básicas para desarrollo mancomunado en seguridad, defensa, salud, el cuidado del ambiente, el cambio climático, en la innovación tecnológica para compartir regionalmente los avances y potenciar la incorporación de tecnología de nuestros pueblos en esta 4° revolución tecnológica mundial que estamos viviendo. Nuestros Libertadores reconocieron la necesidad de la unidad latinoamericana para ser grandes e insertarnos en el mundo desde una posición soberana, ese es el camino y la agenda que tenemos que construir”.

Toda la actividad de la jornada , con sus tres mesas de trabajo, puede verse completa a continuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *