Economía mundial y redistribución de la riqueza

El pasado 23 de Junio, desde el Observatorio del Sur Global realizamos el encuentro llamado “Economía mundial y redistribución de la riqueza. Una mirada desde el Sur global”. En esta ocasión contamos con la presencia de Cecilia Nahon, Haroldo Montagu y Marcos Cleri. La coordinación estuvo a cargo de Mariana Vazquez y Federico Montero.

A continuación una breve síntesis de los momentos más importantes de la charla:

Repasá el encuentro completo en nuestro canal de Youtube.

Desde el Observatorio organizamos este diálogo con el objetivo de poner en discusión colectiva los temas emergentes de la crisis económica desatada por el coronavirus, sin perder de vista las viejas desigualdades que esta coyuntura profundiza sobre todo a nivel regional y en otras latitudes “periféricas”. 

En lineas generales podemos señalar que las tres exposiciones nos alejan de la falsa dicótoma entre salud o economía que intentan instalar algunos discursos y nos invitan a pensar una salida articulada entre las distintas esferas de la sociedad teniendo como horizonte una redistribución más igualitaria de la riqueza. Frente a tanta incertidumbre, tenemos la certeza de que la crisis acentúa y expone desigualdades preexistentes y que debe ser un Estado presente el protagonista de un nuevo pacto económico-social.

A continuación, presentamos algunas líneas de análisis que quedaron como producto de cada una de las intervenciones para seguir pensando la economía actual y el futuro pospandemia.

Cecilia Nahón. Representante Argentina en el Banco Mundial.

Esta imagen tiene un atributo alt vacío; el nombre del archivo es nahon.bmp

La economista y doctora en ciencias Sociales nos brindó un panorama acerca de las desigualdades entre las economías más desarrolladas y las emergentes. El Banco Mundial proyecta una caída del 7,2% del PBI en América Latina que aparece como la región más afectada por esta crisis.

Los problemas estructurales de las economías más vulnerables no solo requieren soluciones internas, responsabilidad de cada gobierno, sino que es necesario una buena articulación internacional. Esto, por ejemplo, lo vemos en el problema de la deuda. El endeudamiento insostenible no responde únicamente a una mala gestión de los gobiernos sino que también influye la desregulación a nivel internacional.

Con la salida de la crisis del 2008, si bien hubo un intento de regular el flujo financiero, no fue suficiente y el contexto global facilitó la toma de deuda. Esto explica en parte por qué los países emergentes llegan a esta crisis con un 10% del PBI comprometido al pago de la deuda. Lo mismo podemos decir para el problema de la fuga de capitales, es un problema global que requiere de un multilateralismo puesto al servicio de la justicia social.

Para Nahón la pandemia nos brinda una oportunidad para redefinir y rediseñar el rol del Estado, abandonando mitos y viejos paradigmas. Ya no se duda de la importancia del Estado en el desarrollo económico. Son los estados con mayor inversión e intervención del sector público los que están respondiendo mejor en esta crisis.

Dejando de lado la dicotomía entre Estado grande o Estado chico, la pregunta ahora es cómo debe intervenir el Estado, cuál es la política más inteligente. Lo vemos en los países donde cerca del 20% del PBI se invierte en paquetes de ayuda, el debate pasa por cómo se distribuye. Esto nos deja claro que la salida de esta crisis debe ser una articulación entre la capacidad económica y estructural de los Estados, y las buenas decisiones políticas.

Haroldo Montagu. Secretario de Política Económica.

Esta imagen tiene un atributo alt vacío; el nombre del archivo es montagu.bmp

En su turno, Montagu explicó específicamente cómo está respondiendo el gobierno nacional argentino a esta crisis. En su exposición definió 4 grandes brechas estructurales que la pandemia acentuó: la brecha económica que condiciona el acceso a una buena calidad de vida; la laboral, que implica la desigualdad entre el trabajo informal y el formal; la digital relacionada con el acceso y la capacidad de acceder al teletrabajo; y, por último, la desigualdad género, particularmente lo vinculado a las tareas de cuidado que durante el aislamiento se acentuaron.

En segundo lugar también explicó los tres grandes principios que se tuvieron en cuenta a la hora de tomar decisiones políticas para atender esta crisis: la extensión del seguro de desempleo, el cuidado de los puestos de trabajo y capacidad productiva, y la transferencia monetaria a los sectores más vulnerables. Según el Ministerio de Economía, gracias al IFE se evitó que entre 3 y 4 millones de persona caigan en la pobreza. El gasto público por parte del Estado tiene un rol central a la hora de redistribuir el ingreso y atacar las desigualdades.

El Secretario de Política Económica cerró su intervención reafirmando que a pesar de la gran incertidumbre que caracteriza esta situación, está claro que de esta pandemia debemos salir con un Estado reforzado y más inteligente.

Marcos Cleri. Diputado Nacional por Santa Fe.

Esta imagen tiene un atributo alt vacío; el nombre del archivo es MARCOS-CLERI.bmp

En la ultima exposición, el docente universitario y legislador nacional nos remarcó la importancia de avanzar a un nuevo pacto económico y social, salir del pensamiento lineal y abandonar viejos paradigmas. Esto mismo postuló Alberto Fernández en el G20 donde también habló de la necesidad un fondo especial para asistir a la economía global, poniendo sobre la mesa la necesidad de una mayor solidaridad internacional.

Cleri coincidió con Nahón y Montagu en la importancia del Estado a la hora de planificar una salida a la crisis y sostuvo que esta situación demuestra que es necesario fortalecer las toma de decisiones políticas que tienen al ser humano como centro.

Advirtió que a pesar de la incertidumbre sobre cómo va a ser la salida de la crisis, está claro que la misma debe ser rápida, con una organización social que permita un nuevo entramado social y un nuevo sistema económico. Cleri ve como principal desafío coyuntural volver a construir un modelo armónico de desarrollo, una oportunidad para que generacionalmente asumamos el protagonismo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *