Pensar la Unidad Sudamericana hoy | Agenda feminista en América Latina

Pensar la Unidad Sudamericana hoy | Agenda feminista en América Latina

El miércoles 10 de noviembre se llevó adelante el segundo diálogo del ciclo de “Pensar la Unidad Sudamericana Hoy” edición 2021, coordinado por Mariana Vázquez. Los participantes del panel fueron: Virginia Franganillo, coordinadora de la Comisión de Cuidados de los Equipos Técnicos del Partido Justicialista y quien integra el Comité de Expertos para la elaboración del anteproyecto de ley de cuidados integrales; Ingrid Gomez, feminista de la 4a Transformación en México y Secretaria de las Mujeres de la Ciudad de México; y Rosa Neide, diputada brasileña por el Partido de los Trabajadores (PT) y coordinadora adjunta de la Bancada Femenina de la Secretaría de la Mujer de la Cámara de Diputados.

En la presentación inicial, Vazquez enfatizó la centralidad de los debates que son parte de la Agenda feminista, destacando que  “cada espacio donde sigamos dando esta lucha” es un lugar “que tenemos que ocupar y es muy relevante”.

La primera oradora fue la socióloga y creadora del Consejo Nacional de la Mujer Virginia Franganillo, quien remarcó las características regionales de este movimiento: “América Latina, el continente más desigual, América Latina con el más potente proceso o movimiento del feminismo. Fue algo muy vivificante. La potencia que tienen nuestras líderes populares creo que son el reaseguro para este presente y para lo que viene”.

También se refirió a la coyuntura en la que se encuentra la Argentina en este momento previo a las elecciones legislativas del próximo domingo 14 de noviembre donde hay una “oposición que representa sin tapujo a los poderes fácticos”  frente a un gobierno que “tuvo poco tiempo para desarrollar su proyecto” porque a los dos meses de su asunción, tuvo que enfrentar la pandemia desplegando “políticas activas” para toda la sociedad.

Además de la denuncia de las violencias, para Franganillo el paro feminista que hubo en argentina años atrás fue uno de los hitos que además se “internacionalizó” y que permitió que temas como la feminizacion de los cuidados, la división sexual del trabajo, la feminización e infantilización de la pobreza, la relación entre patriarcado y capitalismo sean parte de una “agenda” que además “supimos recoger desde el peronismo” haciendo una propuesta “sobre los cuidados”.

“Era un enunciado y había que transformarla en política pública”, reflexionó la socióloga y luego relató el proceso por el que se llegó a la elaboración, a partir de un grupo de expertos y expertas, de un anteproyecto de ley que propone un “nuevo paradigma que es ni más ni menos que el Estado asume algo que históricamente asumimos las mujeres (…) con esta ley se propone un sistema nacional de cuidados”.

Luego la psicóloga mexicana Ingrid Gomez quien afirmó que la alineación del gobierno nacional de Manuel López Obrador con el de la Ciudad de México permitió avances como la creación de la Secretaría de las Mujeres en la capital y el decreto de una “emergencia que permita la alineación de una serie de políticas públicas para atender las situaciones de violencia”.

“Desde la política pública del gobierno de la ciudad (de México) se pone en el centro el bienestar de las personas y la garantía del ejercicio de los derechos, y desde la agenda feminista, la emergencia de poder generar estrategias y políticas públias que prevengan y atiendan la violencia, y brinden el acceso a la justicia de las mujeres”, expresó Gómez.

Algunas de las estrategias que mencionó está la creación de las Unidades Territoriales de Atención y Prevención de la Violencia basada en un “modelo muy territorializado y de la proximidad barrial”; la prevención de violencia en el transporte y espacios públicos seguros; y la creación de la Fiscalía especializada en la investigación de delitos de femicidio.

La diputada brasileña Rosa Neide expuso sobre la situación actual de las demandas feministas y sociales con el gobierno de Jair Bolsonaro “estamos viendo fuertemente el papel de las mujeres (…) en  la lucha por la supervivencia” y criticó el cambio del Ministerio de la Mujer por otro más amplio que “no responde por todo aquello que necesitamos en relación a las mujeres del país que en su mayoría están en una situación de sufrimiento”.

“Durante la pandemia, con el aumento de violencia contra las niñas y mujeres, el gobierno registró el menor valor de inversiones en los programas y políticas para las mujeres desde 2015. Es un gobierno que realmente retiró las políticas de las mujeres como políticas prioritarias”, explicó Neide.

Y agregó: “Las mujeres pierden mucho espacio con un gobierno de este modelo. Necesitamos en este momento tener una decisión para que podamos derrotar este proyecto fascista”.

Luego de la exposición de las tres referentes latinoamericanas, hubo espacio para preguntas y respuestas, donde pudieron intercambiar ideas con las y los asistentes a la charla.

El próximo, y último encuentro de “Pensar la Unidad Sudamericana Hoy”  de este año, tendrá lugar el próximo miércoles 24 de noviembre bajo el título Democracia y Participación Popular como Pilar de la Unidad Sudamericana.

Pensar la Unidad Sudamericana hoy | Cambio climático, asimetrías de desarrollo y justicia social

Pensar la Unidad Sudamericana hoy | Cambio climático, asimetrías de desarrollo y justicia social

El miércoles 27 de octubre se llevó adelante el tecer diálogo del ciclo de “Pensar la Unidad Sudamericana Hoy” edición 2021, coordinado por Mariana Vázquez. El panel llevó por título “Cambio climático, asimetrías de desarrollo y justicia social” y los participantes fueron: Mónica Bruckmann, profesora de la Universidad Federal de Río de Janeiro – Brasil, Carlos Viteri Gualinga, Parlamentario ecuatoriano exiliado en México y David Choquehuanca Céspedes,  Vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia.

Antes de comenzar el panel, Federico Montero, director del Observatorio del Sur Global, recordó al expresidente argentino y primer Secretario General de la UNASUR, Néstor Carlos Kirchner, al conmemorarse el 11° aniversario de su paso a la inmortalidad.

Monica Bruckman comenzó por recordar la figura de Néstor Kirchner, su papel para soñar la unidad latinoamericana y su acción en la defensa de la democracia en la región. Bruckman nos llama a reflexionar sobre el papel de latinoamérica en enfrentar el cambio climático y la descarbonización de la economía mundial. Luego resaltó los tres grandes proyectos estratégicos a nivel mundial:

El Pacto Verde Europeo plantea una modernización completa de la economía para alcanzar la neutralidad climática para 2050, y para ello la transformación del sector industrial en los próximos 5 años. También requieren que todo lo financiado por la UE destine un 20% a temas ambientales. Gran parte de los requerimientos de este plan necesita de la importación de materias primas de América latina.

La estrategia china de transición energética, que plantea llegar a la neutralidad climática en 2060, arrastrará hacia esta fecha al resto de los países debido al impacto de la economía china en todos los ciclos industriales.

El Green New Deal de Estados Unidos es el proyecto más frágil. Si bien Biden plantea regresar a la agenda ambiental que había abandonado Trump, ha quedado en desventaja con respecto a Europa y China.

Hay dos grandes espacios para pensar una transición hacia una economía de  bajo carbono: el cambio de matriz energética hacia las energías renovables y la sustitución del parque automotor de vehículos con motor a explosión por vehículos eléctricos o híbridos. Para ambos procesos son necesarios minerales metálicos estratégicos de los cuales América Latina tiene las principales reservas.

La descarbonización de la economía mundial creará un aumento de la demanda de estos minerales, ocasionando una devastación ecológica por la extracción de estos minerales y aumentando los conflictos socioambientales.

Carlos Viteri Gualinga también reconoció a Nestor Kirchner por su lucha contra el neoliberalismo y por la defensa de los derechos humanos y la Patria Grande. A continuación comenzó por definir al cambio climático como una creación del modelo político, económico, social y religioso de la civilización capitalista y eurocéntrica. Las asimetrías tienen por origen el modelo colonial y neocolonial, donde resultan favorecidas las élites. Los pueblos originarios tienen tres veces más probabilidades de padecer la pobreza extrema que otras comunidades. América latina sigue siendo la región más desigual del mundo y esto afecta más a las comunidades indígenas.

Para muchos pueblos originarios, la etapa republicana no presentó mejoras con respecto a la etapa colonial. Los pueblos originarios aún poseen conocimientos, a pesar del afán de dominación y exterminio, para cambiar el estilo de vida y los patrones de consumo. La propuesta de los pueblos originarios es el “Buen vivir”, que propone una nueva sociedad basada en la reciprocidad y la solidaridad, ante el fracaso de la civilización que llegó al continente hace 500 años. Plantea una nueva relación con lo que nos rodea, donde la pobreza es algo aberrante e inaceptable.

David Choquehuanca Céspedes comenzó por saludar a Lula Da Silva por su cumpleaños número 76. Continuó explicando las consecuencias del modelo de desarrollo occidental capitalista. Vivimos una crisis múltiple: energética, alimentaria, financiera, institucional, de valores y sanitaria.

Hoy en día tenemos una crisis climática, no un cambio climático, provocada por un modelo de desarrollo. Este antropoceno ha llevado al planeta al borde de una catástrofe global si no hacemos nada. Advirtió sobre la desaparición de los glaciares, que afecta a la disponibilidad de agua potable. Tenemos que tomar conciencia que todos somos hijos de la Pacahamama, y por lo tanto hermanos. Somos parte de una gran familia, no sólo constituida por humanos, sino de todos los seres que habitamos en las faldas de nuestra madre tierra.

Los pueblos originarios tienen códigos que están aflorando frente a la crisis del capitalismo. Todos somos semejantes, pero al mismo tiempo somos diferentes.

No podemos seguir el camino del desarrollo que llevó al planeta al borde del colapso. Tenemos que volver al camino de la complementariedad, del equilibrio, del consenso, de la armonía. No sólo tenemos que pensar en justicia social, necesitamos construir unidad para enfrentar a los ecocidas.

Por último, se hicieron unas rondas de preguntas del público a todos los miembros del panel durante una hora más.

El próximo encuentro de “Pensar la Unidad Sudamericana Hoy” tendrá lugar el próximo miércoles 10 de Noviembre bajo el título Mujeres, diversidades y política.

Pensar la Unidad Sudamericana hoy | ¿Hacia dónde va el Mercosur?

Pensar la Unidad Sudamericana hoy | ¿Hacia dónde va el Mercosur?

El miércoles 13 de octubre se llevó adelante el segundo diálogo del ciclo de “Pensar la Unidad Sudamericana Hoy” edición 2021, coordinado por Mariana Vázquez. Los participantes del panel fueron: Cecilia Nahón, Directora Ejecutiva Alterna por Argentina y el Cono Sur en el Banco Mundial, y Daniel Caggiani, Diputado Nacional por el Frente Amplio – Uruguay – Actual Parlamentario y Ex Presidente del Parlamento del Mercosur.  El título de este encuentro fue: ¿Hacia dónde va el Mercosur?

Cecilia Nahón inició el debate destacando que “es interesante repensar sobre el Mercosur” porque muchas veces desde la prensa o algunas expresiones políticas resulta “muy fácil caer en posiciones derrotistas con respecto a este bloque, a su presente y su futuro”. La economista aseguró que si bien “hay datos que justificarían tener una visión un poco más negativa” luego destacó que las condiciones estructurales de la economía global están abriendo una “oportunidad para los regionalismos”.

“Si uno mira por ejemplo la evolución y la trayectoria del comercio del Mercosur, se puede ver que durante los primeros veinte años el comercio intra Mercosur creció muy fuertemente. Lo que se llama el comercio intrazona (…) tenía una trayectoria muy marcada, sin embargo desde 2011 ha venido decreciendo”, describió Nahón y agregó que en el momento actual “está en un nivel muy bajo, está solamente en un 10% del comercio total del bloque”.

“Esto es significativamente más bajo que lo que tiene la Unión Europea o el NAFTA”, aseguró. Por esta tendencia, Nahón dijo que resulta “muy fácil a veces decir que el Mercosur fracasó”.

Luego comentó que su objetivo es realizar “un análisis que mire esta tendencia” pero a la vez “que tenga una mirada más amplia y que tome como punto de partida también cuáles son las tendencias globales que están teniendo lugar”.

“Cuando uno expande la mirada y mira lo que está pasando en el mundo lo que veo es que por alguna razón el Mercosur ha sido tan resiliente (…) Incluso con gobiernos de signos muy diferentes (…) el Mercosur se ha mantenido como principal política de Estado en materia de política exterior y de relaciones internacionales  y creo que también de los otros países que conforman nuestro bloque”, destacó.

Se trata de un bloque que “tiene mucho presente pero también tiene mucho futuro” afirmó Nahón y se detuvo en lo que consideró su argumento central: “el Covid lo que ha hecho es profundizar sobre ciertas tendencias estructurales de la economía mundial que generan una mayor oportunidad y necesidad para el Mercosur”.

“Creo que es muy curioso y a la vez maravilloso que hoy el Mercosur, en un momento de dificultad, en realidad esté también frente a una oportunidad muy importante. Una oportunidad que (…) está basada en la confluencia de las tendencias estructurales de la economía global que le dan una oportunidad y una posibilidad nuevamente a los regionalismos”, sintetizó.

A su turno, Daniel Caggiani quiso “aprovechar la oportunidad” para centrarse en algunos “elementos importantes desde el punto de vista político”.

La inserción internacional de un país y de un bloque siempre es la contracara de su estrategia de desarrollo y el gran problema que tenemos nuestros países del Mercosur, además de los problemas estructurales que señaló Cecilia, que tiene que ver con la baja inversión o la falta de infraestructura, la desigualdad, el desempleo y la distribución de la riqueza, tenemos diversas estrategias de desarrollo. Algunas con una mirada más importante desde los gobiernos (…) y otras con una visión quizás más liberal donde el sector agroexportador tiene un peso muy importante”, describió el Diputado Nacional.

Desde su punto de vista “cualquier estrategia de inserción internacional va a estar tensionada con eso”, comentó.

Luego agregó: “si no diversificamos la discusión con este tema es difícil que después logremos tener grados de concertación política, económica y social en materia de integración regional”.

Apuntó a las “retóricas de la integración” con “menos práctica” y pidió poner la mirada no solo “en lo que hay que hacer” sino también en “lo que fallamos” porque muchas veces “las agendas de la integración estuvieron supeditadas a las agendas nacionales”  aunque es normal a veces tener cuestiones internas “urgentes”.

El legislador nacional se centró también en los niveles de “dependencia extrema de las materias primas” que generan “condicionamientos importantes” y a los que se agregan las tensiones comerciales actuales entre Estados Unidos y China.  Por eso, destacó el fundamento económico de Nahón “sobre la necesidad de la integración”.

A eso agregó “la necesidad de la conducción” del proceso de integración pero “todavía no hay una mirada que permita poner estos desafíos en contexto”.

“Argentina se encuentra muy sola, esperemos que las próximas elecciones que van a haber en la región (…) no lo esté por mucho tiempo”, dijo Caggiani en referencia a los comicios de Chile, Brasil y Colombia desde este año hasta el 2023.

El diputado concluyó: “No hay dudas de que el mundo va hacia las cadenas regionales de valor” y citó a un pensador uruguayo socialista que indicaba que “va a haber integración de nuestros países el problema es si es de adentro para afuera o de afuera para adentro. La discusión y la responsabilidad es nuestra”.

El próximo encuentro de “Pensar la Unidad Sudamericana Hoy” tendrá lugar el próximo miércoles 27 de octubre bajo el título “Cambio climático, asimetrías de desarrollo y justicia social”.

Pensar la Unidad Sudamericana hoy | ¿Qué significa hoy pensar en la Unidad Regional en América Latina? Condicionantes y dilemas

Pensar la Unidad Sudamericana hoy | ¿Qué significa hoy pensar en la Unidad Regional en América Latina? Condicionantes y dilemas

El miércoles 29 de Septiembre se llevó adelante el primer diálogo del segundo ciclo de “Pensar la Unidad Sudamericana Hoy”, coordinado por Mariana Vázquez y presentado por el Director del Observatorio del Sur Global, Federico Montero. Los participantes del panel fueron: Maximiliano Reyes Zúñiga, subsecretario para América Latina y el Caribe de los Estados Unidos Mexicanos, Daiana Ferraro, ex coordinadora de la secretaría del MERCOSUR y ex coordinadora adjunta del MERCOSUR por Uruguay, Pablo Vilas, parlamentario del MERCOSUR por Argentina y Amado Boudou, ex vice-presidente y ex ministro de Economía de Argentina.

Podés ver el video completo aquí:

Maximiliano Reyes Zúñiga abrió el debate mediante un mensaje grabado en video, donde destacó la apuesta de México por la CELAC, porque creen que las similaridades de la región deben prevelecer por sobre las diferencias, y recorrió los logros obtenidos durante la presidencia pro-témpore de ese país. Hizo hincapié en los alcanzados en la última reunión como: la creación del fondo CELAC para desastres, el plan de autosuficiencia sanitaria y la Agencia Latinoamericana y Caribeña del Espacio (ALCE). Recordó que los retos de nuestra región no tienen ideologías y nos afectan de igual manera, por lo que destacó que las diferencias ideológicas fueron superadas en la última cumbre de la CELAC, al poder sentar a la misma mesa presidentes que antes no lo habían hecho. Finalmente propuso discutir el sistema interamericano para construir una América latina unida, fuerte y próspera.

El panel continuó con la presentación de Daiana Ferraro, quien reflexionó sobre los objetivos y los condicionantes de la unidad latinoamericana hoy en día. Comenzó por plantear la pregunta: ¿Tiene vigencia la unidad regional de América Latina? ¿Para qué la queremos? 
Ella respondió con tres objetivos que buscamos en la Unidad: El bienestar de la ciudadania, que incluye temas de sustentabilidad social: distribución del ingreso, derechos humanos, tipo de empleo, etc.; La solución pacífica de conflictos, siendo increíble que no haya más espacios para esto a nivel regional; y la autonomía, mediante la cual América Latina necesita para el desarrollo de sus propias políticas y para proyectar algunos principios a escala global. 

Pero hay varios condicionantes en el marco actual. Entre ellos encuentra: la transición hegemónica entre Estados Unidos y China, el paso de la economía centrada en el Atlántico al Pacífico, la aceleración de los cambios económicos, y el resultado de lo que quede de la pandemia. Planteó que la idea de una unidad latinoamericana implica la idea de una comunidad que comparte una visión del mundo y que a partir de ahí se relaciona con el mundo, por lo que es muy importante decidir con quién se vincula esa unidad.

Pablo Vilas continuó con el debate, explicando cómo la idea de una identidad común se vió contrastada con la realidad de los diferentes pueblos del continente, porque no somos tan iguales, pero sí tenemos las mismas necesidades. En pocas palabras:
“no es por amor, sino por espanto que buscamos la unidad”. El momento más plausible de alcanzar esa unidad fue el No al ALCA en 2005, cuando el principal desafío era la unidad de los sectores populares y los trabajadores. Sin embargo, para resistir a la crisis económica de 2009, se dejó de lado los procesos de cooperación con los pueblos hermanos de la región.

Vilas terminó dejando en claro que es desde la diversidad que vamos a lograr construir lo objetivos que nos lleven a la unidad. Recordó que la UNASUR fue una buena experiencia, marcó  un piso, pero no hay que volver a lo mismo, sino hay que buscar nuevas estructuras adecuadas a la realidad actual. 

El último en exponer fue Amado Boudou. Sostuvo que además de preguntarse para qué queremos tener una Patria Grande, es importante dilucidar a quién le sirve la no integración. Comentó que tiene la sensación que a partir de la instauración de la Razón Neoliberal, desaparecieron los seres humanos del análisis político, económico e histórico. Aparece en reemplazo la Economía, y ésta es más importante que los hombres. Recordó que en algún G20, ante el discurso dominante de la libertad de capital y de comercio, hizo la pregunta de por qué no la libertad de movilidad de las personas. La respuesta fue claramente negativa. Esto debido a que la no integración le sirve a las potencias coloniales, que aún existen, y a las oligarquías locales que son los socios de las potencias coloniales. Son las potencias coloniales que crearon las repúblicas puerto, desde donde sacar los productos locales hacia el exterior.

Según Boudou, los mercados ya no son lo que dicen las antiguas teorías liberales, donde se crea valor y se lo distribuye. Los mercados son mecanismos para extraer valor de la ciudadanía para llevárselo a los países centrales. Explicó que gran parte del valor de lo que exportamos, todos nuestros países, sufre la discriminación en la morfología de los mercados. Para los productos primarios, un precio con rentabilidad mínima. Para los servicios necesarios para esa exportación, precios monopólicos u oligopólicos.

Sobre el contexto internacional explicó que la irrupción de China es una gran oportunidad para todos nuestros países. Pero no todo lo que es bueno para China es bueno para nosotros. Estamos en otro tipo de enfrentamiento entre las grandes potencias, pero tan determinante como lo fue la Guerra Fría. En esta nueva situación, estamos en presencia de una guerra entre dos potencias, pero una de ellas está en decadencia. No produce un discurso que pueda entusiasmar a otros países. Necesita cada vez más violencia para sostener su hegemonía. 

El próximo encuentro de “Pensar la Unidad Sudamericana Hoy” tendrá lugar el próximo miércoles 13 de octubre y buscará responder a la pregunta: ¿Hacia dónde va el MERCOSUR?