Fernández consigue apoyo europeo frente al FMI

Fernández consigue apoyo europeo frente al FMI

por Manuel Lozano

El domingo 9 de mayo el Presidente de la República Argentina, Alberto Fernández, inició una gira por diversos países de Europa, que implica visitas a Portugal, España, Francia, Italia y el Vaticano. En la misma busca apoyo en la renegociación de la deuda que el país tiene con el Fondo Monetario Internacional y a donde también espera generar consensos respectos a la liberación de las patentes de la vacuna contra el COVID-19.

Portugal

La comitiva conformada por el Ministro de Economía, Martín Guzman, el Canciller, Felipe Solá, entre otros, arribó el lunes 10 a su primer destino: Lisboa, capital de Portugal. Allí, Fernández mantuvo una reunión bilateral con el Presidente Marcelo Rebelo de Sousa y al día siguiente, el lunes fue recibido por el Primer Ministro Antonio Costa.

El tema central fue la cuestión del FMI, con especial énfasis en los sobrecargos que el organismo establece para la tasa de interés en los países que han superado su cuota de endeudamiento. El Presidente Fernández destacó el apoyo de Portugal en esta discusión que Argentina tiene con el organismo acreedor, con el objetivo de obtener una mejor situación para su país pero también buscando modificar algunas reglas del sistema financiero internacional, ante esta situación de sobretasas. Problemática que Portugal ha atravesado y que hoy la Argentina debe enfrentar con el pago de 952 millones de dólares para este año.

Otro de los temas abordados fue la relación entre el Mercosur y la Unión Europea, destacando la necesidad de avanzar en temas donde no haya contradicciones, como por ejemplo el cambio climático.

España

Luego la comitiva presidencial se trasladó a España. En Madrid, Fernández se reunió con su par Pedro Sanchez así como también con el Rey Felipe VI. Allí se buscó profundizar el apoyo en la renegociación de Argentina con el FMI y se oficializó la futura visita del presidente español para el 8 y 9 de junio próximo. Visita que tiene como objetivo la consolidación de un acuerdo estratégico entre ambos países, buscando la obtención de inversiones españolas en Argentina que se enmarcan dentro de un plan para América Latina que busca invertir más de 4.500 millones de euros.

Francia

Más tarde, se trasladaron a Francia, donde el Presidente se reunió con su par Emmanuel Macron. Obtuvo un fuerte apoyo por parte del mandatario francés respecto a la situación con el FMI pero fundamentalmente con el Club de París, al cual Argentina debe afrontar un vencimiento el próximo 30 de mayo de 2.900 millones de dólares. Así lo destacó Macron:

“Francia está a su lado, y queremos que Argentina hable de manera constructiva con el Club de París, lo que será muy importante para el conjunto de la población.”

En la sede de la Embajada Argentina en Francia, Fernández se reunió con un grupo de empresarios franceses que tienen inversiones en Argentina. Entre ellos se encontraron Arnaud Breuillac (Total), Laurent Dassault (Dassault), Eric Scotto (Akuo Energy), Christel Bories (Eramet), David Corchia (Total Eren), Raphael Latz (Louis Dreyfus Company), Jean-Louis Girodolle (Lazard) y Facundo Etchebehere (Danone).

Vaticano

Finalizado su paso por Francia, el Presidente Fernández se trasladó hacia Italia. Primero mantuvo una cálida reunión en la Ciudad del Vaticano con el Papa Francisco.

El encuentro con el sumo pontífice duró menos de media hora y el comunicado de la Santa Sede destacó:

“nos centramos en la situación del país, con especial referencia a algunos problemas como la gestión de la emergencia pandémica, la crisis económico-financiera y la lucha contra la pobreza, destacando, en este contexto, el importante aporte que la Iglesia Católica ofrecido y sigue asegurando”.

Luego Fernández se reunió con Pietro Parolin, un hombre de mucho peso en el Vaticano y lo acompañaron el canciller Felipe Solá y el secretario de Culto Guillermo Olivieri. También estuvo presente el Monseñor Paul Richard Gallagher, Secretario para las Relaciones con los Estados de la Santa Sede.

Italia

El jueves 13, el Presidente se reunió con su par de Italia, Sergio Mattarella, y por el premier, Mario Draghi. Allí, los mandatarios analizaron la situación global y la evolución epidemiológica de ambos países, en el marco de la pandemia del COVID-19, y a su vez destacaron la importancia de fortalecer la relación bilateral.

Las reuniones anteriores dieron su fruto el viernes, cuando Fernández se encontró con la titular del FMI, Kristalina Georgieva,en el hotel Sofitel, ubicado en Vila Borghese, Roma. Esta reunión fue positiva, exploratoria y continuará con el trabajo de los equipos técnicos. En palabras de Georgieva:

“Nos comprometimos a continuar trabajando juntos en un programa respaldado por el FMI que puede ayudar a Argentina y a su gente a superar estos desafíos, fortaleciendo la estabilidad económica, protegiendo a los más vulnerables y sentando las bases para un crecimiento más sostenible e inclusivo” (…) Tomé nota de la solicitud del presidente Fernández de reformar la política de sobrecargos del FMI y consultaré con nuestros miembros sobre este tema”

De esta manera, en una gira de cinco días, el Presidente Fernandez sumó apoyos significativos para lo que significa una difícil negociación por la problemática que afecta a los argentinos que es la deuda externa contraída por la gestión de Mauricio Macri y también se permitió conversar con líderes europeos sobre la situación epidemiológica y la posibilidad de distribuir más equitativamente a nivel global las vacunas contra el COVID-19.

Principales ejes de Política Internacional en el discurso de Alberto Fernandez

Principales ejes de Política Internacional en el discurso de Alberto Fernandez

por Manuel Lozano

El pasado 1ro de marzo el Presidente de la República Argentina, Alberto Fernández, dio inicio al periodo legislativo en el cual pronunció un discurso donde hizo un repaso de las principales acciones en su primer año de gobierno y expresó definiciones respecto al rumbo que tomará a futuro. Respecto a la política internacional de la Nación, Fernández profundizó en temas como el golpe de Estado en el Estado Plurinacional de Bolivia, la relación con México, la integración con la CELAC, el desafío de la vacunación y la reafirmación de la soberanía por las Islas Malvinas.

Vacunas

En primer lugar Fernández habló sobre las vacunas contra el COVID-19. Destacó el rol que tuvo el gobierno argentino para dialogar con diferentes empresas y países que producen vacunas. Por ejemplo, la relación con México que entre ambos países permite la producción de la vacuna de Oxford-AstraZéneca que tiene como destino la totalidad del continente latinoamericano.

“Somos un país solidario. Con México dimos impulso a la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe, la CELAC, que será el marco para la distribución de vacunas a precio accesible. Nuestro presente y nuestro futuro es con la Patria Grande. Queremos una América Latina unida.”

También destacó la participación en el fondo de COVAX que es promovido por la Organización Mundial de la Salud y proveerá de manera organizada y solidaria las vacunas. Argentina está recibiendo desde diciembre las vacunas SPUTNIK-V,  sobre las que Fernández mencionó que la provisión de las mismas está siendo a un ritmo menor de lo establecido contractualmente. Y en febrero comenzaron a recibir las vacunas Sinopharm, provenientes de la República Popular China.

Más allá de mencionar los diversos acuerdos de las vacunas que Argentina negoció y acordó, el Presidente realizó una crítica al principal problema que surge respecto a este tema: el 10% de los países concentra el 90% de la disponibilidad de dosis existentes. Marcando así el problema existente de la falta de cooperación entre las naciones y la profunda inequidad que afecta al mundo.

“Dos veces propuse en las cumbres del G-20 un Pacto de Solidaridad Global y un Fondo Humanitario para hacer frente al impacto del coronavirus. Cuando nuestro gobierno reclama más multilateralismo, piensa en nuestro pueblo y en los otros pueblos. Un mundo con vacunas para pocos será un mundo más injusto y más violento.”

Deuda

En segundo lugar, Fernández destacó que Argentina logró una exitosa renegociación con los tenedores de deuda externa privada que le permitió al país ahorrar U$S 34.800 millones de dólares entre el período 2020-2030. A su vez agradeció el apoyo internacional en esta difícil situación:

“Quiero agradecer muy especialmente el apoyo que recibí de líderes y lideresas del mundo para lograr ese objetivo. Y el apoyo que continúan dando para resolver otros desafíos pendientes.”

Sin embargo, también hizo énfasis en el préstamo que adquirió la República Argentina en la gestión del ex-Presidente Mauricio Macri por un total de U$S44.000 millones de dólares y que se utilizaron exclusivamente como facilitador para la fuga de capitales del mercado financiero argentino permitido por las autoridades de la gestión de Macri. En una crítica clara el FMI sintetizó:

“por boca del mismísimo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, que en sus días de director del Fondo Monetario Internacional en representación de la administración Trump, impulsó el otorgamiento de semejante préstamo para favorecer al entonces presidente Macri en la búsqueda de su reelección.”

Por ello decidió solicitar el inicio de una querella criminal que determine quiénes fueron los autores de tal fraudulenta administración y que todo aquello que sea objeto de denuncia en la Argentina sea puesto en conocimiento ante la Oficina de Evaluación Independiente del FMI.

“Nuestras negociaciones con el Fondo Monetario Internacional seguirán adelante, en un marco de respeto y tratando de arribar a buen puerto. El diálogo ha sido hasta aquí muy constructivo. Hemos recibido muestras de apoyo tanto de la comunidad internacional como de los miembros del G-20.”

Soberanía

Otro de los temas que fueron parte del discurso de Fernández fue la cuestión Antártida. Argentina es el país que mayor presencia ininterrumpida tiene en el continente antártico y a su vez es el que más bases posee. Enfatizó que el gobierno argentino tiene como prioridad reivindicar la recuperación del ejercicio de la soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes y de los recursos naturales en el Atlántico Sur.

En la gestión de Fernández se aprobó un proyecto de ley que tiene como objetivo el avance en la defensa de la soberanía. Este significó la ampliación de la Plataforma Continental que permite identificar con claridad los límites del territorio nacional y combatir la exfoliación de recursos por parte de otros países como es la pesca ilegal.

“Nuestra estrategia de desarrollo concibe una Argentina bicontinental que va de La Quiaca al Polo Sur. Una Argentina que está dispuesta, de la mano de América Latina y de la gran mayoría de los países del mundo que en el 2020 han vuelto a apoyar nuestra posición en todos los organismos multilaterales, a mantener nuestro firme reclamo al Reino Unido para la reapertura del diálogo bilateral por la soberanía en los términos que plantean las Naciones Unidas.”

Bolivia

Los derechos humanos también fueron parte del discurso. El Presidente se refirió al orgullo que siente respecto a la política de fraternidad con el Estado Plurinacional de Bolivia, desconociendo el régimen de facto que derrocó a Evo Morales y ayudando a darle asilo tanto a él como a otros tantos ciudadanos bolivianos que durante los días del golpe sus vidas corrieron peligro. Recordemos el rol que tuvo la República Argentina en el acompañamiento para que Bolivia pueda reincorporarse a la senda democrática.

Mercosur

Por último realizó una mención al treinta aniversario del Mercosur que se cumplirá este 26 de marzo y donde Argentina ejerce la presidencia pro-tempore hasta mediados de año. Profundizar las relaciones económicas y políticas en la región es uno de los grandes desafíos de Fernández en su agenda internacional.

“Festejaremos los 30 años del Tratado de Asunción, que fue la piedra basal para nuestra integración, la que permite una convivencia cordial y productiva con los vecinos y permite que, juntos, podamos negociar mejor en el mundo.”

De esta manera, pudimos ver a un Presidente que apuesta por la agenda bilateral pero también por los espacios de cooperación y de multilateralismo, por ejemplo, ejerciendo sus críticas para con el Fondo Monetario Internacional pero generando espacios de respeto y trabajo conjunto. Así como también la necesidad de avanzar en la integración regional.

Perspectiva Latinoamericana | Municipales en Brasil: se afianza el centro

Perspectiva Latinoamericana | Municipales en Brasil: se afianza el centro

Por Manuel Lozano

El pasado domingo 29 de noviembre se realizaron en la República Federativa del Brasil la segunda vuelta de las elecciones municipales en 57 municipios.

En San Pablo, la ciudad más importante que se encontraba en disputa, Bruno Covas del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB – centroderecha) obtuvo su reelección con casi el 60% de los votos. Covas había asumido la intendencia paulista luego de que Joao Doria renunciara tras ser electo gobernador de San Pablo en 2018. Su competidor en esta segunda vuelta fue Guilherme Boulos del Partido Socialismo y Libertad (PSOL – izquierda) obtuvo un 40% de los votos. Si bien no logró acceder al ejecutivo, este resultado es más que positivo que le permite ubicarse como uno de los principales líderes de la izquierda brasileña. Destaquemos que el candidato de Bolsonaro, Celso Russomano, que apenas obtuvo el 10% de los votos en la primera vuelta.

En Río de Janeiro, el intendente actual y candidato del bolsonarismo, Marcelo Crivella del Partido Republicanos no logró la reelección ya que obtuvo el 36% de los votos lo que hizo que perdiera frente al ex-intendente Eduardo Paes que finalizó la jornada con el 64% de los votos.

En tanto, la izquierda no realizó una mala performance electoral en los diversos municipios en disputa. Ya que hubo un crecimiento de Boulos sumado a la victoria de dos capitales por parte del Partido Democratico Laboralista (PDT) y otras dos a manos del Partido Socialista Brasileño (PSB). Sin embargo, el Partido de los Trabajadores por primera vez desde el retorno de la democracia no gobernará en ninguna capital brasileña.

Así fue el caso de Recife donde la candidata petista Marilia Arraes, quien contaba con un fuerte apoyo del ex-Presidente Luiz Ignacio Lula da Silva, perdió con el 43,76% de los votos frente a Joao Campos del Partido Socialista Brasileño que obtuvo el 56%.

En primer lugar lo que arrojaron los resultados fue un fuerte rechazo a los candidatos del Presidente Jair Bolsonaro. Esto es un dato importante ya que es su primera elección luego del triunfo que lo llevó a la presidencia y que, además, la primera elección siempre tiende a fortalecer a quien detenta el ejecutivo. Por otro lado, los candidatos del Partido de los Trabajadores no lograron una buena performance electoral y quienes sí se vieron victoriosos de esta jornada fueron los partidos tradicionales de la centro derecha brasileña que lograron recuperar terreno.

Así se puede ver la variación que hubo en los partidos políticos los municipios que obtuvieron en 2016 y en estas últimas elecciones.

Suscribite a todas las actividades y newsletters del Observatorio del Sur Global